Sigue el éxodo masivo por las guerras imperialistas en Medio Oriente

exodo

Cientos de refugiados y migrantes fueron detenidos por soldados de Macedonia al cruzar al país desde Grecia tras atravesar un río con el agua hasta las caderas, en medio de creciente desesperación de decenas de miles de refugiados varados en suelo griego desde el cierre de la ruta de los Balcanes.

Unas 2.000 personas lograron su cometido de ingresar en Macedonia tras abandonar a pie el desbordado campamento de Idomeni, en el norte de Grecia, caminar horas bajo una lluvia torrencial y cruzar el río, muchos de ellos con chicos y pertenencias sobre sus cabezas, informó la agencia de noticias DPA.

Luego, los refugiados o migrantes hallaron un agujero en una recientemente construida valla fronteriza cerca de la localidad griega de Chamilo, y cruzaron a Macedonia.

En escenas caóticas, voluntarios griegos y extranjeros ayudaron a los migrantes a cruzar el río usando una soga para que pudieran avanzar con mayor seguridad a través de la corriente.

Una vez en Macedonia, sin embargo, el Ejército rodeó a cientos de los migrantes, les ordenó sentarse en el suelo y comenzó subirlos a camiones con la aparente intención de devolverlos a Grecia, informó la policía, que no dio más detalles.

Unos 20 periodistas que acompañaban a los refugiados fueron trasladados a una comisaría en la localidad fronteriza macedonia de Gevgelija.

Horas antes, la policía de Macedonia informó haber hallado en una zona cercana los cadáveres de tres personas que se cree eran migrantes que intentaron cruzar otro río.

La frontera de Macedonia con Grecia ha estado sellada desde hace 10 días, luego de restricciones de tránsito establecidas por Austria, un país de la Unión Europea (UE).

Los migrantes dejaron este lunes el campamento de Idomeni y caminaron hacia el Oeste, desoyendo repetidas órdenes de la policía griega, que les advertía que su plan no tenía sentido pues del lado macedonio ya estaban siendo esperados y serían repelidos de nuevo a Grecia.

La policía griega intentó frenar su marcha, pero al final los dejó pasar y no hizo uso de la violencia, según DPA.

Más de 44.000 personas se encuentran varadas en Grecia desde que Macedonia y otras ex repúblicas yugoslavas cerraron sus fronteras a los migrantes y refugiados, obligándolos a buscar rutas más largas y peligrosas.

Alrededor de 14.000 están en el campamento improvisado de Idomeni, donde la situación es dramática: tras fuertes lluvias está totalmente embarrado y decenas de personas, entre ellas muchos niños, sufren problemas respiratorios, informó la televisión estatal griega.

Las autoridades llamaron a los migrantes a abandonar el campamento para ir a otros organizados en el interior del país, pero apenas 1.000 hicieron caso.

En una señal de los riesgos que enfrentan, la policía de Macedonia dijo que los cuerpos de un hombre y dos mujeres, al parecer migrantes, fueron hallados flotando en una orilla del río Suva Reka, cerca de la frontera con Grecia.

Veinte migrantes lograron cruzar el río sin sufrir problemas y otros tres fueron hospitalizados, agregó la policía.

“Esta es una situación en la que la gente está desesperada y frustrada”, dijo Ljubinka Brasnarska, una vocera en Macedonia del organismo del la ONU para los refugiados (Acnur).

“Las restricciones fronterizas impuestas por los países han forzado a las personas a adoptar acciones desesperadas”, agregó.

Policías macedonios han intensificado los patrullajes a lo largo de la valla construida por el gobierno del país, especialmente en las zonas donde se cree que el paso es más sencillo.

Partes de la valla consisten únicamente en rollos de alambres de púas, y hay varias brechas en la barrera a la altura de ríos o de laderas de montañas, sobre todo al oeste de Idomeni.

Un tope a los ingresos de migrantes impuesto por Austria el mes pasado desató un efecto dominó de cierres fronterizos en la ruta migratoria de los Balcanes, dejando a miles varados por Grecia.

La mayoría de los migrantes son refugiados de las guerras imperialistas en Siria, Irak y Afganistán que cruzan el mar desde Turquía hacia las islas griegas e ingresan así de manera irregular en Europa, para luego trasladarse a la Grecia continental en ferries y seguir su marcha hacia sus destinos preferidos: Alemania y Suecia.

Con la llegada en las últimas 24 horas de 1.255 migrantes y refugiados más a las islas griegas del mar Egeo procedentes de Turquía, Grecia acoge ya 44.532 personas en los distintos campamentos repartidos por todo su territorio, según datos ofrecidos hoy por el centro de coordinación del gobierno.

Las llegadas a las islas se redujeron con respecto a las anteriores 24 horas, periodo en el que arribaron a Grecia más de 2.000 migrantes, pero siguen superando el millar, a pesar del aumento de las patrullas de Frontex, guardacostas griegos y turcos, así como el despliegue de la OTAN en las aguas del mar Egeo.

Más de 400 migrantes han muerto ahogados en el Egeo en lo que va del año al naufragar sus embarcaciones precarias, que son pilotadas por traficantes de personas que cobran altas sumas de dinero.

Hoy, ocho migrantes que viajaban en un bote quedaron desaparecidos al naufragar la nave ante las costas de la isla griega de Kos, informó la Guardia Costera griega, que lanzó una operación de búsqueda de las víctimas.

En el bote iban 13 refugiados, y los cinco restantes consiguieron llegar a Kos a nado, agregó la misma fuente.

En las islas del Egeo oriental están en espera de continuar hacia el puerto del Pireo, en Atenas, o hacia Salónica, en el norte del país, 7.736 personas.

En el campamento improvisado en las instalaciones del puerto ateniense del Pireo, al que hoy no han llegado transbordadores con refugiados a bordo, se encuentran 3.381 migrantes y refugiados, y entre este y los centros de acogida oficiales se cuentan 11.131 personas registradas en la región capitalina de Ática.

En el superpoblado Idomeni, donde hay unas 14.000 personas, más 7.000 en otros centros de los alrededores, una niña siria de 9 años fue diagnosticada con hepatitis A el viernes pasado, según la agencia de control de enfermedades infecciosas de Grecia, (KEELPNO), aunque fue aislada y se descarta el riesgo de contagio.

Las autoridades griegas llevan a cabo el desalojo voluntario del campamento hacia otros puntos de Grecia, todo ello descartando el uso de la fuerza. Todos los esfuerzos van encaminados a “persuadir” a los refugiados y migrantes que acepten a ser trasladados a otros centros cercanos.

LibreRed | Telam

Sigue el éxodo masivo por las guerras imperialistas en Medio Oriente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *