“Dibujos de los niños para conocer sus emociones y su personalidad”

Dibujos de los niños para conocer sus emociones y su personalidad

Por años psicólogos han estudiado los dibujos de los niños para conocer sus emociones y su personalidad. No sólo la imaginación y la creatividad rigen los dibujos de los niños. Los trazos, los colores y otros elementos que utilizan para hacerlos pueden reflejar su personalidad  e inquietudes.

Los dibujos infantiles  han sido objeto de análisis para varios psicólogos a través de los años. La psicóloga clínica Amarilys Rodríguez establece que aunque no se ha probado científicamente, los bocetos les sirven como pruebas proyectivas para obtener  información.

“Es bien importante destacar que no es una prueba científica. Es una prueba proyectiva donde buscamos rasgos para ver si hay una situación emocional del niño. Esto nos sugiere situaciones emocionales”, reiteró la doctora.

El lugar donde dibujan los niños en un papel y los trazos, son importantes al observar un dibujo infantil.

Dibujar en el medio del papel es lo normal, sin embargo en el caso que un niño dibuje en la parte inferior del papel o en alguna de las esquinas inferiores, puede representar baja autoestima, según asegura Rodríguez.

“Es importante que estemos pendientes de la ubicación del dibujo en el papel, si está en el medio, en una esquinita o abajo. También es bien importante el tamaño del dibujo. Por ejemplo, un niño que se dibuje bien pequeñito en la parte de abajo del papel pudiera sugerir baja autoestima. Es bien importante que los papás tengan en cuenta el tamaño. Dibujar pequeño lo asociamos a baja autoestima, que se siente menos que otros niños. Si es grande depende de qué parte del dibujo, como si son las manos, las orejas. Por ejemplo, yo atendía un niño que tenía problemas auditivos y se dibujó con las orejas bien grandes”, relató Rodríguez.

Los trazos también son importantes, pues reflejan otro tipo de información, por ejemplo, Rodríguez señaló específicamente aquellos en que los niños dibujan apretando mucho el lápiz, pues pueden sugerir agresividad.

Los colores son los que dan más información sobre el estado emocional y la personalidad de los niños. No obstante, la psicóloga hizo énfasis en que los pequeños, especialmente los de etapa preescolar, pasan por distintas etapas de desarrollo y no necesariamente implica algo emocional.

“Los niños  en etapa preescolar, entre 3 y 4 años, pueden hacer un dibujo y puedes preguntarle ‘¿qué es eso que dibujaste?’. Y dicen, ‘esto es un sol’. Sin embargo, pintan el sol verde. De los siete años en adelante se espera lo que llamamos idoneidad,  que ya el niño sepa que el sol es amarillo y que lo vamos a pintar amarillo y no verde. Ya se espera más de ellos a nivel cognitivo. Cuando los preescolares están aprendiendo a veces se obsesionan con el mismo color, me ha pasado con el amarillo, y pintan todo amarillo. Habría que observarlos. Hay otros que quieren pintar todo multicolor y si van a pintar algo quieren pintar un pedacito de un color y otro de otro. Es como por etapas. Son etapas normales del desarrollo”, dijo la experta.

A continuación presentamos los rasgos generales que pueden atribuirse a cada color en cuanto a temperamento y estado emocional.

El significado de los colores

  • Amarillo – El niño que lo utiliza es sociable, alegre y muy vital. Si lo usa excesivamente indica cautela, precaución y conflictos en su entorno, principalmente en el familiar. También puede representar una época de transición.
  • Anaranjado – Su uso representa a un niño activo, sociable, que necesita tener contacto con la gente. Suele ser rápido e impulsivo. Su uso persistente puede develar que es un pequeño a quien se le hace difícil concentrarse y disfrutar de actividades más relajadas.
  • Negro –Representa duelo, pérdida. Su presencia excesiva representa a un niño rebelde, muy emotivo, sufrido y melancólico o pudoroso.
  • Azul – Indica calma, serenidad, comprensión y capacidad para reflexionar. Los niños tímidos utilizan este color como predominante, pero también aquellos sensibles y reflexivos. Su uso frecuente indica capacidad de control de sí mismo e inteligencia emocional. Para algunos expertos representa un indicio de enuresis, incontinencia urinaria nocturna.
  • Rosado – Aunque se asocia a la femineidad, es un color bastante presente en los dibujos de niños pequeños. Representa a chicos soñadores que les gusta vivir en mundos imaginarios y que prefieren actividades tranquilas. Se asocia a sensibilidad y afectividad. Su uso excesivo puede representar el deseo de escapar de la realidad y desear un mundo ideal.
  • Violeta – Es el color más espiritual. Lo suelen usar niños idealistas que tienen principios bien arraigados ya sean éticos, morales o religiosos.  También puede representar una expresión inconsciente de deseo y también melancolía o tristeza. No es habitual encontrar este color de forma dominante, pero cuando ocurre se relaciona a malestar por patrones estrictos de la crianza de los padres e insatisfacción en la vida del niño.
  • Rojo – Es un color muy utilizado por los niños y se asocia con vitalidad, energía, valor y pasión. Si se usa con otros colores  es una muestra de equilibrio, pero su uso excesivo puede representar hostilidad y agresividad.
  • Verde – Se vincula con tranquilidad, esperanza, el gusto por la naturaleza. Refleja a niños tranquilos y sensibles. Si se utiliza mucho, principalmente en cosas que no son verdes, puede indicar rebeldía, inconformidad o poca tolerancia. También puede ser un signo de creatividad.



Vía » primerahora.com
www.infomistico.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *