* Sol, clima espacial, cometas y migración polar magnética *

Hace rato no hablamos del Sol y el clima espacial y es que la inactividad nos obliga a informar muy poco, pero ya saben que lo monitoreo diariamente como siempre, así que les voy a compartir de qué va la cosa.
No llamaradas y el monitor de rayos X muestra la evidencia;



Manchas solares que enfrentan a la Tierra;



Las tres manchas en estado de letargo y con bajísimas chances de provocar algún evento si quiera menor.
A la vista casi nada para esperar, excepto una sola mancha que apronta su ingreso por encima de la banda ecuatorial del Sol;



La actividad generada por el Sol cobra protagonismo con los agujeros coronales que han estado y seguirán soplando interesantes vientos en co-rotación que han estado provocando leves tormentas geomagnéticas.
Los vemos;



La velocidad de éstos vientos osciló en los últimos 7 días entre 300 y 600 Kms. por segundo, en caídas abruptas y arremetidas también repentinas.
Ésta situación puso a nuestro campo magnético en fuerte inestabilidad tal como vemos en el monitor inferior, con dos shocks, abriendo y cerrando el Bz, saltando de positivo a negativo en valores estimados de entre 26nT y -20 nT;



Éstas condiciones de inestabilidad en nuestro campo magnético van persistir al menos por unas 48 horas más.
Veamos ahora los filamentos en la cara solar que enfrenta a nuestro planeta;



Y hablando de filamentos y protuberancias, dos eventos hemos tenido, uno ayer y otro hoy;





Ambos eventos ocurrieron en ángulos opuestos, el de ayer en el Sur-Oeste y el de hoy en el Nor-Este.
Según NOAA ambos no tienen incidencia geoefectiva.

Culminando con el Sol y el clima espacial, otro que no descansa y sigue cazando cometas es nuestro querido amigo y lector Lehaim, quien me informa que un nuevo cometa se ha dirigido con rumbo de colisión solar, al cual ha bautizado como JERSON =TFLHM-JERSON=, como siempre en honor y agradecimiento a nuestros numerosos lectores.

Sinceramente debo decir que he repasado una y otra vez el video LASCO C3 y no logro identificar al cometa, Lehaim me indica que su ángulo de viaje de partida es Sur-Oeste, estimo que habrá de situarse por encima o a los laterales del brazo de disco de ocultación, donde la gran cantidad de elementos espúreos no me permite identificar a JERSON. Agradecería a Lehaim si es posible, congelar la imágen y apuntar al objeto en cuestión, y dejarla aquí a través de la sección comentarios o bien en privado. 

Pido ésto como para que nuestro amigo JERSON pueda tener el testimonio de su viaje solar, que al parecer según me cuenta Lehaim provocó un estallido en la cara oculta del Sol. 
Será que mis dioptrías no revelan un buen estado de mi vista, porque del ojo de Hunter Lehaim…ninguna duda de su precisión.

Les dejo con un nuevo estudio que viene a ponerle algo de credibilidad a lo que les compartiera hace unos días sobre la migración de los polos magnéticos de nuestro planeta;



Rápidas reversiones del campo magnético de la Tierra hace 550 millones de años destruyeron una gran parte de la capa de ozono y dejaron entrar un torrente de radiación ultravioleta, devastando las criaturas del llamado Período Ediacárico y provocando un vuelo de la evolución que condujo al Cámbrico y la explosión de nuevos grupos de animales. Esa es la conclusión de un nuevo estudio, que propone una conexión entre la inversión hiperactiva de los campos magnéticos terrestres con ese momento crucial en la evolución de la vida.

La crisis generó la extinción generalizada y puso fin al periodo Ediacárico. Durante este tiempo, grandes organismos de cuerpo blando, a menudo en forma de discos o frondas, habían vivido en madrigueras poco profundas horizontales debajo de gruesas esteras de bacterias que, a diferencia de hoy, están recubiertos en el fondo del mar. Las esteras viscosas actuaron como una barrera entre el agua por encima y por debajo de los sedimentos, lo que impide que el oxígeno llegue bajo el fondo del mar por lo que es en gran parte inhabitable.



El Ediacárico dio paso a la explosión del Cámbrico, hace 542 millones de años: la rápida aparición de nuevas especies con planes complejos corporales, partes duras para la defensa, y ojos sofisticados.
Los científicos han sostenido durante mucho tiempo sobre lo que causó la explosión del Cámbrico en primer lugar. Las explicaciones potenciales incluyen el aumento del nivel de oxígeno de la atmósfera debido a la fotosíntesis, lo que permite el desarrollo de animales más complejos

En su nuevo estudio, el geólogo Joseph Meert de la Universidad de Florida en Gainesville y sus colegas proponen una hipótesis diferente: que estos cambios evolutivos podrían haber sido conectados a las inversiones rápidas en la dirección del campo magnético de la Tierra. Una reversión se produce aproximadamente una vez cada millón de años.



Sin embargo, en el Período Ediacárico, tales retrocesos eran mucho más comunes. Ciertos minerales en las rocas pueden conservar un registro de la dirección del campo magnético de la Tierra cuando se formó la roca. El estudio de estos registros magnéticos en 550 millones de años en rocas sedimentarias Ediacáricas en los montes Urales en el oeste de Rusia, logró que el equipo descubriera evidencia que sugiere la tasa de reversión, y que fue 20 veces más rápido de lo que es hoy en día. 

*El campo magnético de la Tierra se sometió a un período de reversiones hiperactivas*, dice Meert.
Investigaciones anteriores han sugerido que el campo magnético protector de la Tierra sería más débil a través de tales períodos de frecuente inversión, lo que compromete su capacidad para proteger la vida de la radiación solar dañina y los rayos cósmicos. Además de esto, la duración de cada episodio de reversión tendría un promedio de 7.000-10.000 años y sería probable que el campo quede debilitado temporalmente aún mucho antes de que vuelva a crecer en la dirección opuesta.



Este blindaje debilitado habría permitido que las partículas más energéticas en la atmósfera superior habrían comenzado a romper la capa de ozono que protege a la Tierra de la radiación UV dañina, dice Meert. Entre un 20 a 40% de cobertura de la capa de ozono podría haberse perdido, duplicando la cantidad de radiación UV que alcanza la superficie de la Tierra. Así lo informó el equipo en un paper para Gondwana Research. *Los organismos con la capacidad de escapar de la radiación UV se verían favorecidos en un entorno de este tipo*.

Este aumento de niveles peligrosos de UV, por lo tanto, podrían explicar muchos de los cambios evolutivos que se produjeron durante el último Período Ediacárico y el inicial Cámbrico, dice Meert. Las criaturas con ojos complejos que detectan la luz y tienen la capacidad de buscar refugio ante la radiación mediante la migración hacia aguas más profundas durante el día, habría tenido más éxito. El crecimiento de los recubrimientos duros y conchas concedería protección UV adicional, como sería la capacidad para excavar más profundamente en el fondo del mar.



A su vez, estos cambios pueden haber abierto nuevos entornos. El desarrollo de las conchas, por ejemplo, ayuda a las criaturas a colonizar zonas intermareales y ponerse a salvo no sólo de los rayos UV, sino también de las ondas más fuertes y el riesgo de que se sequen. Del mismo modo, la ruptura de las esteras bacterianas mediante madrigueras tempranas habrían abierto el fondo del mar aún más para garantizarse la vida.
De cara al futuro, los investigadores esperan ahora examinar otros sedimentos ediacáricos de todo el mundo para verificar la señal de los rápidos retrocesos, junto con la caza de evidencia biológica o química de altas dosis de radiación UV en el registro fósil.

El Geobiólogo José Kirschvink del Instituto de Tecnología de California en Pasadena, se muestra escéptico. Aunque la idea de que la radiación UV aumenta la radiación sin el campo magnético de la Tierra es de larga data, su efecto sobre la evolución de la vida en este momento debe ser limitada, dice, ya que la radiación no sería capaz de alcanzar y dañar la línea germinal, las células del cuerpo utilizado en la reproducción sexual para transmitir información genética a la descendencia.



La radiación afectaría a la piel exterior … pero las células germinales son por lo general internas y están protegidas. Por lo tanto, según él, la idea de que el aumento de los niveles de radiación UV afectó significativamente la evolución de la vida en el Ediacárico es un tanto problemático.

Gilgamesh***

Fuente;
-sciencemag

http://tiemposllegados.blogspot.com.es/2016/03/sol-clima-espacial-cometas-y-migracion.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *