Los Cristales, Consciencias Sanadoras

Los cristales son transmisores y amplificadores de energías diversas que afectan a nuestro organismo. Pero, además, son constantes en la forma de propagar su energía.

Al conectar un cristal con el organismo, actúa sobre el campo electromagnético de éste, haciéndole reaccionar para provocar los cambios necesarios para su equilibrio y sanación. Provoca cambios en la estructura celular y, por tanto, genera alteraciones de los estados orgánicos enfermos para condicionar la necesidad de autosanarse.

Los cristales tienen la capacidad de absorber la luz y también de reflejarla con una específica longitud de onda. Todo ser vivo se compone de corpúsculos de luz (fotones) y, es sobre éstos, sobre los que actúan los cristales.

James Hurtak en su libro “El libro del conocimiento” dice: “Cuando el complejo cuerpo/mente/espíritu está dispuesto para vibrar de manera similar que sus estados superiores de conciencia, los cristales internos del cuerpo, sus sales electrolíticas, se convierten en la propia red cristalina, de una manera muy sublime, la nueva mente actúa como un rayo láser microbiológico dentro de la propia red cristalina del cuerpo que lo genera y conduce, hasta convertirse en el vehículo de la luz sin ninguna dependencia externa.”

Como receptáculo de luz, al incidir un rayo de luz blanca sobre un cristal, provocará que se desprenda un color específico. El hecho de que sea un color u otro, dependerá del tipo de cristal, de sus componentes. Así, si la luz no es absorbida por el cristal, se verá éste incoloro; si absorbe parte de la luz, lo veremos de color; si absorbe totalmente la luz, el cristal será negro.

Se entiende que el color se produce por la capacidad electrónica que tiene el cristal de absorber la luz, pero también se entiende que el color es la interpretación que le dan nuestras células oculares a un tipo de frecuencia o vibración energética. De esta forma, podremos saber cómo es la energía que tiene un cristal y cuáles son algunas de sus cualidades curativas.

Cristales.

Las células de nuestro organismo vibran al ponerlas en contacto con la energía de los cristales ya que éstas también tienen diferentes tipos de emisión de energía. Por tanto, energetizan los sistemas biológicos desde su nivel celular, por medio de su vibración energética.

Por todo lo expuesto, es fácil entender que los cristales movilizan la energía estancada, pudiendo estabilizarla, ya que al conectar con un campo de energía resuena con él y lo hace vibrar. Si el campo está disminuido o pobre, le aporta la energía que necesite y si el campo está excesivamente cargado, lo libera de la saturación haciendo fluir la energía. Igualmente, cuando la frecuencia está alterada, la normaliza.

Los cristales, a parte de por su color, se agrupan por sus propiedades terapéuticas y afinidad energética.

La forma de utilizarlos en terapias puede ser siguiendo las pautas de la dolencia que se tenga o trabajando a través del cuerpo energético, de los chakras, capas áuricas y meridianos. Ellos pueden ser utilizados, según las necesidades terapéuticas, en cualquier parte de nuestro organismo, pero tenemos que saber las cualidades de los cristales para poder aportar justo lo que la persona necesita y de la forma que lo necesita. Los cristales actúan en todos los planos, esto es: en el físico, emocional, mental y espiritual, a través del energético.

Si lo que queremos es hacer un equilibrado de chakras, podremos utilizar en cada uno de ellos los cristales específicos afines a cada energía. Asimismo, podremos desbloquear meridianos o liberar de energías no deseadas o densas a las capas áuricas.

Al estudiar los cristales, vemos que tenemos 12 grupos de cristales relacionados, a su vez, con los 12 chakras principales de nuestro cuerpo energético. Pero, además, cada bloque incluye sus propias cualidades y propiedades terapéuticas que les da la posibilidad de ser utilizados en los órganos que necesiten su energía, así como para los problemas emocionales o psicológicos que tenga la persona.

Los 12 grupos de color son: negro, ahumado y gris, marrón y rojo, naranja, amarillo, rosa, verde, azul, índigo, violeta, transparente y blanco e irisado. Además, hay otros cristales especiales para los chakras conectados con los cuerpos espirituales.

Hay varios tipos de terapias con cristales como son:

  • Terapia Completa: En este caso, se tumba a la persona en una camilla y, tras un chequeo energético para sacar un diagnóstico de la dolencia, se van colocando los cristales en todas aquellas zonas donde veamos que se da alguna alteración energética. Tras un tiempo de dejar a la persona con los cristales, no menos de 45 minutos, podremos retirarlos.
  • Terapia Local: Este tipo de terapia va enfocada al tratamiento de una zona localizada del cuerpo. Se aplica en casos de problemas físicos prioritariamente, por lo que se incide en los órganos delicados o que se necesite aliviar la sintomatología o el dolor.
  • Manual: Podemos utilizar los cristales para potenciar nuestro magnetismo en las manos, de forma que podamos ponerlas en donde sea necesario incrementando nuestra energía y obteniendo mejores resultados. La energía que se canaliza de esta forma es más potente y pura, ya que el cristal filtra todas las impurezas que pudiesen aportarse por el estado interno del transmisor e incluso pueden evitar que el transmisor de la energía recoja algo de la persona a la que le pase la energía.
  • A distancia: Los cristales tienen la capacidad de enviar energía a donde sea necesario. Esto se consigue por la colaboración de éstos con el terapeuta, mediante técnicas de visualización y meditación.
  • Ayuda: En la vida cotidiana pueden sernos de gran ayuda, simplemente llevándolos encima, ya sea como adorno o dentro de algún bolsillo, eso sí siempre deben estar en contacto con nuestro cuerpo. Por ver algún ejemplo, imaginemos que vamos a una entrevista de trabajo y queremos estar tranquilos y causar buena impresión, lo mejor sería llevar Aguamarina, Citrino y Amatista. Estamos pasando por un momento de gran inquietud y parece que nuestra cabeza vaya a explotar de tantos pensamientos, pues la ayuda la podremos obtener colocándonos en la cabeza Calcita Verde y Aguamarina o, por lo menos, llevándolas encima.
  • Elixires: Otra forma de utilizar los cristales es mediante Elixires, como pasa con las Flores de Bach, por ejemplo. El terapeuta que sepa elaborarlos podrá recomendarlos indicando la dosis específica para cada paciente.

A parte de estas modalidades terapéuticas, los cristales, pueden utilizarse como complemento de otras técnicas, proporcionando más variedad y posibilidades a la hora de obtener resultados. Así los podemos utilizar en Reflexología, Acupuntura, Meditación, Reiki, Visualización o Regresiones.

Como habéis podido comprobar, los Cristales nos abren una infinidad de puertas para conectar con nosotros y con el Universo. Ellos, al proceder de la Madre Tierra y, por tanto, tener un contacto directo con Ella, nos ayudan a elevar nuestra conciencia pudiendo conectar así con planos superiores de evolución que tanto nos ayudarán a sentirnos más libres, más espirituales, más próximos a la humanidad y con mayor capacidad para trabajar con nuestro planeta y por nuestro planeta, para conseguir que la buena energía rija en él y nos alimente a todos.

Por todo ello, os invito a que investiguéis en este fantástico mundo cristalino, estudiando sus cualidades y posibilidades y practicando con ellos, tanto con vosotros como con las personas que os rodeen. Un Cristal nunca os defraudará, ya que es un regalo que la Madre Tierra nos hace para ayudarnos en nuestro camino evolutivo, esa es su Misión.

Sol Ahimsa  – Terapeuta Integrativa

www.solahimsa.org

3 comentarios en “Los Cristales, Consciencias Sanadoras

  1. Interesante. . .

    Me gustaría ver los estudios que avalan esto.

    Hablo de estudios verdaderos y no de un vídeo de youtube ….

    Profesor J

  2. Un Cristal nunca os defraudará… esto sí, que no lo había leído nunca. La nueva espiritualidad nos ha llegado del norte para instalarse, y lo q se ve en el sur sea, de esto, o los tele-pastore$ de la modernidad, lo único que tienen en comun, es q verlos, leerlos o escucharlos, más de un segundo, te falta el aire, lo que si me pregunto es de donde o de quienes sacan tanto dinero, porque es, claramente, un formidable y repugnante, negocio.

  3. Por cierto…Wilhelm Reich fue capaz de acumular la Energía Orgón.

    Es una ENERGÍA CÓSMICA PRIMORDIAL, libre de masa y que fluye a través de cada organismo como fuerza vital.

    Si el gobierno de USA de aquel momento destrozó todos sus aparatos y quemó públicamente seis toneladas de sus libros y estudios condenándolo a la cárcel donde murió sospechosamente justo antes de cumplir su condena, por algo será ¿no?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *