La leyenda de la Capilla de Loreto de Santa Fe y su enigmática escalera

Portada-Vista exterior de la Capilla de Loreto de Santa Fe, Nuevo México en cuyo interior se ubica la misteriosa escalera. (Public Domain)

Al noveno día, alguien llamó a la puerta. El hombre, en pie frente a la capilla, decía ser carpintero. Tal vez, después de tantas plegarias, los rezos por fin habían sido escuchados… La Capilla de Loreto, fundada en 1878 como anexo al convento católico “Nuestra Señora de la Luz”, es protagonista de una extraña e inexplicable historia. Enclavada en la ciudad de Santa Fe, Nuevo México, estados Unidos, esta capilla de estilo gótico fue laboriosamente erigida a partir de un proyecto del arquitecto francés Antonio Mouly.

Bloque a bloque, el bello templo fue levantado, y las misas cristianas disfrutaron de un lugar más digno en el que celebrarse. Sin embargo, Mouly tuvo la mala fortuna de fallecer antes de concluir su obra, muriendo cuando aún no se habían conectado la planta alta y la baja del edificio. De hecho, durante mucho tiempo, el coro de la capilla se vio ante la incómoda tarea de acceder al piso superior mediante una estrecha escalera de mano.

La novena y el misterioso desconocido

Debido a tan peligrosa situación y a la incomodidad que representaba tener que utilizar una escalera improvisada, las Hermanas de Loreto decidieron elevar una novena (rezo continuado durante un lapso de nueve días) al mismísimo San José, quien en vida fuera carpintero, pidiéndole que les enviase a una persona capaz de solucionar dicha urgencia.

San José carpintero, óleo sobre lienzo pintado en la década de 1640 por el artista francés Georges de La Tour. Museo del Louvre, París. (Public Domain)

San José carpintero, óleo sobre lienzo pintado en la década de 1640 por el artista francés Georges de La Tour. Museo del Louvre, París. (Public Domain)

Sol tras sol, las hermanas elevaron sus rezos sin efecto aparente. Mas el último día de la novena, una persona que se decía portadora de la solución se presentó frente a la capilla: un forastero humilde, cuya única posesión era un burro cargado con herramientas de carpintería. Tan misterioso como su llegada, el carpintero exigió solo dos curiosas condiciones para desempeñar su oficio: grandes cubas de agua y tres meses de privacidad dentro del recinto cristiano.

Accediendo las hermanas a sus peticiones, el carpintero trabajó en la más absoluta soledad durante muchos días. Cuando las religiosas entraban a rezar al templo, el carpintero dejaba grandes listones de madera en remojo. Cuando se retiraban, volvía a su tarea.

El día en que la escalera estuvo terminada, las Hermanas de Loreto organizaron una cena de agradecimiento. Sin embargo, el extraño jamás se presentó y, después de concluir una de las mejores obras que se conocen en la historia de la carpintería, desapareció sin siquiera decirles su nombre, ni reclamar pago alguno. A partir de entonces, la historia de la escalera comenzó a crecer año tras año. Tanto por  la figura del enigmático carpintero como por la exquisitez de su trabajo, analizado en múltiples ocasiones por ingenieros y arquitectos modernos.

La misteriosa escalera de la Capilla de Loreto de Santa Fe ha sido analizada en múltiples ocasiones por ingenieros y arquitectos modernos. (brianrmurray/CC BY-SA 3.0)

La misteriosa escalera de la Capilla de Loreto de Santa Fe ha sido analizada en múltiples ocasiones por ingenieros y arquitectos modernos. (brianrmurray/CC BY-SA 3.0)

La escalera: 33 peldaños de belleza y misterio

La escalera de Santa Fe es una de las escaleras en espiral más curiosas del mundo. No sólo fue construida sin herramientas eléctricas ni clavo alguno, sino que la pericia de su autor fue mucho más allá de lo imaginado, llegando a sorprender a los mayores expertos en el arte de la madera: la obra entera carece de cola u otros adhesivos, valiéndose únicamente de técnicas de encastre para consolidar la estructura.

Con dos giros completos de 360 grados, su resistencia al desplazamiento vertical fue uno de los enigmas que los científicos tardaron mucho tiempo en descifrar. Tanto es así, que hasta el día de hoy muchos arquitectos e ingenieros piensan que el cuerpo de la misma posee un punto de equilibrio imposible según las leyes de la física.

Mientras que, horizontalmente, la escalera se sostiene mediante un pequeño brazo de metal consolidado a una columna, la ausencia de desplazamientos verticales (movimiento de resorte) sin la ayuda de un soporte central, no ha podido ser explicada aún. La teoría más aceptada defiende que el radio interno de la escalera es tan pequeño que actuaría como un pilar central “virtual” para estabilizar el caracol de madera. No obstante, hay quienes aún encuentran inútil cualquier explicación posible a la hora de responder sobre la estabilidad de la misma.

La escalera de Santa Fe no sólo fue construida sin herramientas eléctricas ni clavo alguno, sino que la obra entera carece de cola u otros adhesivos, valiéndose únicamente de técnicas de encastre para consolidar su estructura. (Public Domain)

La escalera de Santa Fe no sólo fue construida sin herramientas eléctricas ni clavo alguno, sino que la obra entera carece de cola u otros adhesivos, valiéndose únicamente de técnicas de encastre para consolidar su estructura. (Public Domain)

El origen de la madera con la que se construyó la escalera constituye otra de las intrigas de esta historia. Según los estudiosos del misterio de Loreto, la madera no es oriunda de la región, habiendo sido identificada como una especie de abeto tras ser analizada en diversos laboratorios.

Un extraño que aparece y desaparece sin dejar más rastro que una escalera milagrosa, fabricada con madera no autóctona… Hoy, casi 140 años después de su construcción, la escalera de Santa Fe genera más preguntas que nunca. Se dice que muchas de las Hermanas de Loreto que vivieron durante su construcción estaban convencidas de que el carpintero que acudió ante los ruegos de su novena era el mismísimo San José enviado desde el cielo. En cualquier caso, tan prodigioso trabajo realizado en la ciudad de Santa Fe merece, al menos, ser dado a conocer.

Imagen de portada: Vista exterior de la Capilla de Loreto de Santa Fe, Nuevo México en cuyo interior se ubica la misteriosa escalera. (Public Domain)

Autor: Leonardo VintiñiLa Gran Época

Este artículo fue publicado originalmente en La Gran Época y ha sido publicado de nuevo en www.ancient-origins.es con permiso.

– See more at: http://www.ancient-origins.es/noticias-general-mitos-leyendas-americas/la-leyenda-la-capilla-loreto-santa-fe-su-enigm%C3%A1tica-escalera-003328?nopaging=1#sthash.QJalVmo0.dpuf

6 comentarios en “La leyenda de la Capilla de Loreto de Santa Fe y su enigmática escalera

  1. no es un milagro…..

    es ciencia pura.-

    escaleras caracol sin columna central… no es nuevo….. es bastante viejo… pero no deja de maravillar .-

    son cosas que crea la inteligencia humana…..
    _________________________

    pero comprendo que a las paersonas de SANTA FE… les sea mas “util” , la historia de “milagros y misterios”…. porque lleva mas turismo.-

    tampoco es “cuestion” de arruinar una fuente de ingresos.-

    si hay posibilidad de “ganar” una moneda…. bienvenida sea.-

    profesor J

  2. Tal y como está contada la historia es prácticamente imposible.
    Para empezar, hacen falta toneladas de madera para fabricar el despiece de la misma.
    Una persona sola, sin herramientas modernas, no es posible que tornee las balaustradas talle cada uno de los escalones, haga las cajas y espigas para los ensambles…
    Por otra parte mecánicamente no puedo imaginarme como funciona la escalera.
    Sencillamente veo la foto y no me lo puedo creer, pero la historia es mucho mas increíble.

  3. Hoy pensaba eso, cuando veo nuevas construcciones, pienso un genio el q invento “un panel”, y si mira atte, Toni, todos son paneles de una forma u otra te hacen las nuevas constucciones y si, ver una escalera hecha por carpinteros, en el tiempo no se, si sera posible…verdaderos quedan muy pocos. ..trabajar la madera es un arte, y el costo es inmenso…saludos.

  4. El constructor de la escalera conocía a la perfección como construirla sin base.

    Luego se tejió una madeja de mitos alrededor del hecho. Esto es muy habitual en las religiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *