“El monólogo sobre las diferencias entre educar a niños y adolescentes” Carles Capdevila.


Si tienes bebés en casa o adolescentes, da igual. Este video te interesa y te va a partir de risa.

Carles Capdevila es director del diario catalán Ara, colaborador del espacio ‘Guía de Padres’ en el programa Hoy por Hoy de la Ser y padre de 4 hijos. En este vídeo desarrolla un discurso lleno de humor sobre la paternidad, con el que se cerró el encuentro Gestionando Hijos, en Barcelona. Suscitó entre el público carcajadas hablando de la importancia del sentido del humor en la educación de nuestros hijos.

“Para entender la paternidad o maternidad no hace falta ser madre, es suficiente con ser hijo. La educación es el tema más universal, es la vida en estado puro”. Unido a su humor habitual o “la ironía como método para no tener que estar enfadado todo el día”.

Con 19 años de experiencia en paternidad ha llegado a la conclusión de que su misión consiste en “espabilar a los pequeños y controlar a los mayores”, en su caso dos niños y dos adolescentes. “Esta noche cuando llegue a casa dos me abrazarán y dos no”, dice en un momento del monólogo, en el que explica los cinco sentidos que componen la base de su manera de educar, con una estructura similar a la de un mónologo propio de El club de la comedia:

1. Sentido Común. Para intentar aproximarse a su meta aplica el sentido común necesario para que un padre se replantee si es necesario repetirle 27 veces a sus hijos que se vayan a dormir, por ejemplo. “Tal vez es que no entiende tu idioma”, dice con retranca durante la ponencia.

2. Sentido del ridículo. El segundo sentido en el que confía Capdevila: “Padres bajitos que llegan al médico y no entienden por qué su hijo es bajito. Esto ocurre. Y claro el pediatra acaba mirando a ambos y diciéndoles: ‘Felicidades, el hijo es suyo”.

3. Sentido del deber y la responsabilidad. Es decir, aquel que debería servir para que una pareja se pregunte si merece la pena verbalizar la frase ‘¿Tener hijos te cambia la vida?’. “Pobrecitos, mejor que no tengan”, termina por decir el periodista en la ponencia. “Esta resistencia a ser padres y no querer cambiar me sorprende, porque es imposible”.

4. Sentido moral. Se refiere a los valores, los que según Capdevila dependen mucho de la imitación. “A veces los roles los confudimos por la excesiva entrega”, plantea.

5. Sentido del humor. Es el que vertebra su filosofía educativa. “Los padres motivados tenemos ciertos complejos o ansiedades fruto de saber tanto”, dice, “y a mí lo que me apetece es que hablemos de educación y que a la vez nos divirtamos”.

Rodeado de madres y padres que han descubierto en internet una nueva manera de compartir sus experiencias, el periodista cree que esta plataforma sirve para difundir experiencias de una manera más rápida y sencilla. “A veces te ayuda más otro padre o madre que un psicólogo o un pediatra”, opina. “Además, estamos más informados, a veces demasiado. Creo que Google es una maravilla y también una fuente de preocupaciones infundadas”. La sobredosis de información, métodos y consejos pueden tener también consecuencias negativas. “Nos puede acomplejar, nos rebaja la autoestima. Es mejor estar informado, pero ser padre o madre requiere espontaneidad, alegría, seguridad, sentido común”.


verne.elpais.com
www.gestionandohijos.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *