Aida. Una novedosa manera de cultivar tomates orgánicos en su hogar

Una novedosa manera de cultivar tomates orgánicos en su hogar

Una novedosa manera de cultivar tomates orgánicos en su hogar (Worms)
Cultivar tomates con muy poco espacio (y dinero) es posible. En su pequeño balcón o lavadero, siempre y cuando dé el sol, puede tener una hermosa planta de tomate colgante.

Los tomates son una fruta dulce y deliciosa que resalta y colorea cualquier plato. Sin embargo, con el paso del tiempo han perdido su sabor natural, su jugo y sus propiedades debido a los fuertes químicos con los que son tratados o fumigados.

Como los tomates -en relación a otros cultivos- son sencillos de cuidar, la propuesta en esta oportunidad es que podamos tener un cultivo invertido, es decir una planta colgando del techo, para recoger los más exquisitos, coloridos y saludables tomates orgánicos.

Esta es una planta arbustiva que puede crecer en forma recta, semi-recta o rastrera. Por eso, no hay problema en hacer que crezca colgada y orientada hacia abajo.

Lo que debe asegurarse es que el gancho o la viga de donde son colgados sea resistente, ya que la planta puede ponerse muy pesada cuando de sus frutos. Esta forma de cultivo, además de ocupar muy poco espacio es muy económica ya que solo necesita una botella de plástico, aunque también puede adaptarse a un cesto colgante.

Paso a paso para cultivar tomates en forma invertida

Prepare el colgante: elija un lugar interno con sol donde colgar el contenedor de la planta de tomate. Puede atarla a una viga o hacerlo a través de un gancho en el techo, en función del espacio que tenga.

LEA TAMBIÉN
La Hora del Planeta: Apagarán las luces en 178 países por el clima
Elija una planta de tomate pequeña: las plantas compradas o cultivadas de la semilla son igualmente buenas. Riegue bien esta planta y déjela a un lado.

(Foto: Eco Inventos)

(Foto: Eco Inventos)

Tome la botella grande de plástico o de jugo y córtele la base: lávela bien y quite la tapa.

(Foto: Eco Inventos)

(Foto: Eco Inventos)

Ate la cuerda o el hilo a los bordes de la parte cortada para colgar la botella: haga agujeros con una agujereadora o un objeto afilado como un tornillo, para poder pasar el hilo o la cuerda. Ate la cuerda con vueltas para ajustar el contenedor a los colgadores que hizo.

(Foto: Eco Inventos)

(Foto: Eco Inventos)

Retire la planta de tomate de su maceta original: hágalo con cuidado para luego colocarla en la botella, su nuevo contenedor. Pase la planta a través del pico de la botella con mucho cuidado, para que la planta de tomate cuelgue por fuera de la boca, con las raíces aún dentro de la botella.

(Foto: Eco Inventos)

(Foto: Eco Inventos)

Llene la botella con una mezcla de tierra orgánica y buen compost: luego, riéguela. Ahora verá por qué se puso primero el colgador: es imposible poner la planta sobre una superficie sin cubrirla con tierra o sin dañar la planta. Si usa una cesta, introduzca la botella dentro de ella para colgarla; si no, sólo cuelgue la botella directamente de los ganchos. Ahora puede comenzar a cultivar su planta de tomate invertida. De forma opcional puede perforar con aproximadamente 10 agujeros la base de la botella que quedó sin utilizar y colocarla de forma invertida como un techo así realiza un sistema de goteo casero. Si quiere que quede más estético, puede cubrir la botella con una lona o tela, o con lo que más le guste.

(Foto: Eco Inventos)
(Foto: Eco Inventos)
Riegue la planta de tomate invertida con frecuencia: de a pequeñas cantidades y varias veces al día,es mejor que mucho y esporádico. Asegúrese de que la planta de tomate tenga mucho sol, ya que es la clave para tener tomates oscuros y maduros.

La Gran Época

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *