“El retrato familiar” José Dunker.

fernando botero

El retrato familiar es un estudio que recoge en un solo cuadro las manifestaciones más importantes de una familia.
Cuando se produce una situación persistente de estrés, cada miembro de la familia enferma en su propio momento y de acuerdo con su propia vulnerabilidad.
De ese modo, el cardiólogo tratará al hipertenso; el endocrinólogo, al diabético; el psiquiatra, al psicótico o al deprimido, mientras que la maestra maneja los problemas escolares.
El retrato familiar es el instrumento para colocar todas esas anomalías en un solo paquete.
El retrato familiar incluye las morbosidades en las tres vías de expresión psicosomática: sea el cuerpo, sea la mente o sea el comportamiento.
Pero, al mismo tiempo debe incluir las manifestaciones positivas.
Es decir, no sólo lo enfermizo y negativo, sino también las fortalezas de la familia y de cada uno de sus miembros.

El retrato familiar es el mejor instrumento para evadir la trampa de señalar a un miembro como enfermo y el resto de la familia como sana.

El genograma es la base para diseñar un retrato familiar y comprende tres ‘tomas’:

a) La primera toma comienza por la familia de origen de cada progenitor. Pueden servir las siguientes preguntas:
¿Cómo funcionaron sus tres vínculos centrales?
¿Cuáles pérdidas se produjeron?
¿Cuáles agendas inconclusas existen?
¿Cuáles realizaciones de la familia de origen son motivo de orgullo?
¿Cuáles son las fortalezas de estas familias?

b) La segunda toma revisa la familia actual. Las preguntas pueden ser las siguientes:
¿Cuál es la situación de los tres vínculos centrales?
¿Cuáles pérdidas se han producido?
¿Cuáles realizaciones existen entre sus miembros?
¿Cuáles son las fortalezas de esta familia?

c) La tercera toma revisa el proyecto futuro de cada miembro de la familia actual. Cada miembro debe decir sus expectativas para dentro de diez años.
¿Qué edad tendrá cada miembro dentro de diez años?
¿Cuál será el oficio y el estado civil de cada uno?
¿Cuántos hijos tendrán?
¿Cuál será el lugar de residencia?
¿Cómo manejará cada cónyuge ese nuevo escenario?
Esta visión de futuro es útil para que los progenitores enfrenten la realidad de la salida de los hijos y la importancia de la relación de pareja:
¿Tienen proyectos propios?
¿Podrán sobrevivir al destete?
¿Podrían sufrir el síndrome del nido vacío?

El retrato familiar tiene indudables ventajas:

a) En primer lugar, contribuye a que la familia construya una nueva visión de su realidad. Desde que se descubre que todos se enferman, cada cual de acuerdo con su particular modo de enfermar, desaparece el mito de que uno sólo de ellos sea el ‘paciente’. Si todos enferman es porque la situación es un mal general, sólo que cada cual revienta por su punto más débil.

b) Otra ventaja es que se descubren tesoros familiares que normalmente pasan inadvertidos, tanto del paciente, como de su familia.

c) Finalmente, la familia aprende a vincular los síntomas con el estrés familiar. La gripe, el tumor, la jaqueca, el sangrado, la fiebre o el episodio psicótico pueden relacionarse con un mismo evento familiar. Cada uno revienta por su punto más débil.

“Los Vínculos Familiares – Una psicopatología de las relaciones familiares”
-José Dunker


Publicado por SAIKU
DE TODO UN POCO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *