Aida. La historia del primer ser vivo artificial

Craig Venter -el científico que lideró con su empresa privada el Proyecto Genoma Humano– ha vuelto a revolucionar el campo de la Biología sintética. Billonario y excéntrico, con un punto importante de científico que juega a ser Dios, ha creado el primer organismo con una carga genética desconocida en la naturaleza, 100% diseñada por el ser humano, el primer ser vivo artificial.

Venter, al que se le considera algo así como el “chico malo de la ciencia”, logró en 2010 fabricar en su laboratorio el primer genoma completoconstruido pieza a pieza según las instrucciones que los investigadores le daban a un ordenador e insertárselo a una célula bacteriana vaciada que conseguía tras la operación desarrollar su vida con normalidad, ahora ha dado un paso más allá.

Sintia craig venter

La historia de Sintia. Texto Grupo ETC y arte gráfico Stig de www.etcgroup.org

La primera versión de Syn 3.0, “Sintia 1.0″ se anunció en 2010 después de años de demora y su segunda versión quedó en suspenso desde entonces. Cuando Sintia 2.0 salió al público no fue noticia, al parecer no había mucho que decir de ella, pero esta nueva versión la promueven como un gran salto tecnológico.

En esta viñeta los especialistas de uno de los grupos independientes que mejor conocen el ámbito biotecnológico de la vida sintética, el Grupo ETC, explica de manera sencilla en qué consiste el proyecto de Venter y su equipo.

Como toda vida el organismo del polémico científico ha de ser capaz de reproducirse y cambiar y ahí es donde podría empezar el problema”, comentan.

En los seis años transcurridos desde la primera Sintia, Venter y compañía han reducido el tamaño del genoma necesario para crear la forma más simple de vida autoreplicante, de 901 genes a sólo 473.

Venter asegura que Sintia 3.0 es un gran adelanto, pero casi una tercera parte de sus genes (149), son aún un misterio.

Aparentemente está viva pero sus creadores no saben bien cómo“.

A pesar del lento progreso de este proyecto, este reciente anuncio tiene serias implicaciones científicas y eventualmente comerciales. El equipo de Venter asegura que Sintia 3.0 constituirá la plataforma tecnológica básica -el bloque de construcción esencial- sobre la cual se pueden agregar muchas otras aplicaciones. Sintia 1.0 tardó semanas en replicarse, mientras que su nieta puede hacerlo en tres horas. Ya es posible realizar mucha más investigación y mucho más rápido.

Es difícil separar la ciencia de la especulación y delespectáculo en el último anuncio de Venter”, afirma Jim Thomas, director de programas del Grupo ETC. “Craig Venter es el Donald Trump de las biociencias, proclive a los anuncios espectaculares y las afirmaciones exageradas. Nadie puede estar realmente seguro de que sus logros son éticos desde el punto de vista humano o de los ecosistemas”.

Venter se mueve muchísimo más rápido que los reguladores de los gobiernos y las consideraciones bioéticas. El científico anunció por primera vez en 2003 su intención de “sintetizar la vida”. Sintia 1.0 llegó en mayo de 2010, justo cuando el comité científico intergubernamental delConvenio sobre Diversidad Biológica (CDB) de la ONU se reunía enNairobi.

La noticia pegó como una piedra y algunos países llamaron a una moratoria inmediata sobre la biología sintética hasta que se pudieran estudiar sus implicaciones sociales, para la salud y ambientales y se pudieran establecer normativas. La moratoria tuvo apoyo abrumador pero el consenso requerido para proponerla a nivel internacional fue bloqueado por solamente dos países: Canadá y México.

También el presidente Obama reaccionó ante el anuncio de Venter en 2010 y convocó una comisión sobre las implicaciones éticas de la biología sintética, que presentó un informe en 2011. Pero ni siquiera las débiles recomendaciones de esta comisión presidencial se han cumplido. Finalmente, en 2015, la ONU convocó a la formación de un grupo de trabajo sobre biología sintética que está discutiendo recomendaciones para los gobiernos.

Craig Venter

Craig Venter.

Este último anuncio de Venter será sin duda un tema candente cuando el comité científico del CBD se reúna en Montrealdel 25 al 30 de abril próximo, puesto que la biología sintética es uno de los temas principales en la agenda.

Las recomendaciones de ese comité pasarán a los 195 gobiernos miembro del CBD para la toma de decisiones cuando se reúnan posteriormente enCancún, México, en la Conferencia de las Partes del CDB (COP 13) en diciembre de este año. Desde el Grupo ETC argumentan que dado el desconocimiento sobre cómo afectará a la vida la creación de vida artificial, como mínimo urge acordar el establecimiento de un mecanismo desupervisión global del campo de la biología sintética.

Durante estos días se ha escrito mucho sobre esta historia pero la verdad es que se sabe muy poco y se intuye que son muchas las implicaciones que puede tener. Los avances científicos son bienvenidos siempre que antepongan los intereses humanos a otro tipo de intereses como pueden ser los económicos. Venter trabaja desde el ámbito privado y sus potenciales clientes futuros son casi infinitos; las industrias farmacéutica, química, alimentaria, entre otras.

En esta, como en tantas otras parcelas de la vida, creo que ha de primar elderecho a la información de la ciudadanía en materias que tienen que ver con su salud y la calidad del medio ambiente en que vivimos. Y también hay que contemplar temas éticos o morales.

Miguel Jara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *