Asesinato de Orlando Letelier se financió con platas del narcotráfico?

Los hallazgos más escabrosos de la investigación realizada por el autor canadiense Peter Dale Scott sobre el crimen del ex canciller Orlando Letelier a manos de la DINA, que tomó lugar en Washington a fines de 1976, muestra una reciente publicación del periodista estadounidense Russ Baker en el sitio web Who What Why.
Para Baker, el atentado que también acabó con la vida de Ronni Moffitt, asistente del ex ministro de Allende, fue perpetrado no sólo por elementos de la inteligencia chilena dirigidos por Manuel Contreras, sino también con el beneplácito de la CIA.
Pese a que esta última opción fue desechada por el hijo de la víctima, el senador Juan Pablo Letelier – quien descartó un involucramiento de la agencia de espionaje de EEUU el año pasado – el profesor Scott afirma que el entonces director de la CIA, George Bush, no entregó al FBI los archivos que poseía contra la DINA, lo cual obstruyó el actuar de la justicia.
Su libro “American War Machine: Deep Politics, the CIA Global Drug Connection, and the Road to Afghanistan” plantea que Bush, a dos días de la muerte de Letelier, recibió un memorándum que especulaba sobre la existencia de “matones cubanos” contratados por el régimen de Pinochet para participar en el atentado, hecho que más tarde se comprobó era cierto.
Para el escritor, Bush no compartió los antecedentes por un motivo más siniestro: la CIA habría intentado ocultar la participación de esos mismos cubanos en operaciones paralelas de narcotráfico.
“Incluso en las mejores versiones del asesinato de Letelier, la arista de las drogas suele ser ignorada. Sin embargo, como veremos más adelante, el Movimiento Nacionalista Cubano (MNC), del cual fueron recogidos los asesinos de Letelier, se habría estado financiando a través de un contrabando de drogas organizado por la DINA”, escribe Scott.
Otra fuente citada por Who What Why es “Cocaine Politics: Drug, Armies, and the CIA in Central America”, libro co-escrito por Peter Dale Scott y Jonathan Marshall. En él, ambos investigadores hablan de las conexiones del CNM – grupo neofascista emplazado en Miami y Nueva Jersey – con la DINA de Contreras y connotados traficantes de droga.
El sectario movimiento anti-castrista se habría contactado primero con el ex parlamentario del régimen de Batista y veterano de la CIA, Juan Restoy, quien fue detenido en los ’70 bajo la Operación Eagle, cuando el Departamento de Justicia gringo desbarató una “red nacional que manejaba el 30% de todas las ventas de heroína y el 80% de las ventas de cocaína en los Estados Unidos”, según el fiscal general de aquel entonces, John Mitchell.
“Los hermanos Ignacio y Guillermo Novo actuaron como contrabandistas para la organización en Nueva Jersey.

El grupo habría lucrado directamente con el tráfico de drogas organizado por la DINA. Una investigación del Congreso (de EEUU) determinó que Omega 7, sucursal nortina del CNM, tenía contacto con Álvaro Carvajal Minota, quien se cree es el líder de una red de narcotráfico descubierta en San Francisco que ayudó a financiar a la Contra (nicaragüense)”, exponen Scott y Marshall.

En las páginas de la investigación agregan que dos militantes del CNM implicados en el crimen del ex canciller Letelier, Virgilio Paz y José Dionisio Suárez, aparecieron más tarde vinculados a una “mafia colombiana de drogas con base en Barranquilla”, a la cual servían como sicarios.
El arresto ocurrido en Miami en 1978 “contra Alvin Ross y Guillermo Novo, dos miembros del CNM sospechosos de asesinar a Letelier, fue la primera señal de las operaciones narcoterroristas del grupo”.
 No obstante, el FBI, sostienen los investigadores, no procesó la evidencia como debía.
El mismo relato apunta a que la policía descubrió en poder de Ross “un gran bolso de cocaína”, mientras que Novo fue hallado en compañía de Manuel Menéndez, un “importante dealer de heroína” puesto más tarde en libertad poque “nadie revisó sus antecedentes”.
CARTEL PERUANO
Entrevistado por El Ciudadano TV en octubre de 2015, el periodista chileno Benedicto Castillo ratificó los vínculos del régimen de Pinochet y el narcotráfico, indicando que Manuel Contreras se relacionó con un cartel peruano de drogas y que las platas que obtuvo le permitieron “financiar las operaciones terroristas que realizaba la DINA en el extranjero”.
Según Castillo, la información fue conocida por el gobierno de Jimmy Carter a través de la DEA, organismo antidrogas de EEUU. Este habría sido otro de los motivos por los que la DINA fue disuelta y convertida más tarde en la Central Nacional de Informaciones (CNI).

 El Caso Letelier
http://www.elciudadano.cl/2016/04/08/273695/autores-plantean-que-asesinato-de-orlando-letelier-se-financio-con-platas-del-narcotrafico/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.