2 comentarios en “El Ejército Secreto de la OTAN. Operación Gladio. Completo HD.

  1. Esto me hace pensar en los seres sin espíritu.

    Extracto de: los Humanos sin Espíritu.

    Componente superior de conciencia ausente en algunas personas.
    Es la chispa divina, la sede del libre albedrío, el fragmento holográfico del Creador residiendo en el centro mismo de del ser, el “Yo” , el observador de la conciencia interna capaz de observar incluso su propia auto-observación. Por lo tanto parece que no todos los seres humanos tienen espíritu, no tienen conciencia de sí mismos.
    Sin espíritu, ellos son seres temporales, cuya conciencia se forma un poco antes del nacimiento y se disuelve un poco después de su muerte.
    En el caso de personas sin espíritu, la vida comienza de la siguiente manera.
    Al gestarse el cuerpo del feto en el útero, el alma se forma por primera vez, como arena de playa siendo reunida en la forma de un castillo, y se une al cuerpo. Esta combinación produce una conciencia rudimentaria. Después de nacer, tal persona se vuelve nada más que un producto de la genética y el entorno, debido a una ausencia del espíritu. Sin un contrapeso espiritual, las pulsaciones biológicas y la programación social se convierten en sus primeros impulsos en la vida.
    Tras la muerte física su alma evacua el cuerpo, quizás conteniendo una persistente huella del ego, y luego de algún tiempo se desintegra y es reabsorbida en el lago de energías desde el cual originalmente se formó. Nada de su identidad sobrevive.
    Para la gente sin espíritu, esta vida es la única. Ellos se forman al entrar y se disuelven al salir. No puede ser de otra forma si carecen de un núcleo de conciencia individualizada. Y así, ellos no tienen ningún interés por las lecciones de humildad, empatía, compasión, entendimiento o perdón. Sin espíritu no hay un verdadero libre albedrío y no han verdaderas lecciones que puedan ser aprendidas.
    Consecuentemente, otra diferencia entre los Con-espíritu y los Sin-Espíritu es que los primeros tienen todos los siete chakras, mientras que a los últimos les hacen falta los tres superiores (corazón, corona y tercer ojo) .
    Esto contribuye aún más a la percepción intuitiva y clarividente de que la gente sin espíritu son planos e inertes por dentro, sin importar de cuan animados fueran en el exterior, porque al espectro de sus vibraciones etéreas o áuricas les faltan ciertos colores, y por ello son de una resolución general inferior.
    Los humanos sin espíritu tienen también un chakra de garganta, (uno de los chakras inferiores en términos de función) y es por eso que suelen ser listos intelectualmente y no tener límites en su capacidad del habla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *