“Monumentos” Omraam Mikhaël Aïvanhov.

Cuando los hombres y las mujeres han aportado muy buenas cosas a una sociedad, a un país o incluso a toda la humanidad, se les erige monumentos o estatuas. Y es razonable. Sin embargo, yo creo que a quienes deberíamos levantar los más bellos monumentos, las más bellas estatuas, es a nuestros enemigos… ¡Porque son ellos nuestros verdaderos bienhechores! Gracias a ellos, nos vemos obligados a ser más vigilantes, más inteligentes, más pacientes, más dueños de nosotros mismos. Para soportar las dificultades que nos crean, debemos tratar de descubrir regiones interiores de paz y de luz que, sin ellos, nunca hubiéramos explorado. ¿Creéis que lo que digo no es serio? Reflexionad de todos modos un poco en esta idea: con sus demostraciones de afecto y sus cumplidos, nuestros amigos a veces nos adormecen, mientras que nuestros enemigos nos estimulan.
Diréis: «Pero estas personas que son hostiles, ¡nos hacen la vida imposible!» Claro que sí, pero si tenéis el deseo sincero de avanzar, recibiréis el saber y la fuerza para utilizar todos los obstáculos que se pongan en vuestro camino. Estos obstáculos serán como escalones que os permitirán subir cada vez más alto.”


www.prosveta.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *