‘El golpe en Brasil forma parte de golpe blando de EEUU’

El juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff es un golpe de Estado y parte del llamado Plan Cóndor de EE.UU. para retomar el control de la región, denuncia el movimiento argentino Patria Grande.

“La voluntad de 60 millones de brasileños es reemplazada por la de un grupo de legisladores que representa al poder económico concentrado y que en su mayoría están sospechados de corrupción”, reza el manifiesto de la agrupación en alusión a la decisión de la Cámara Baja de dar seguimiento al juicio político contra la mandataria.

A su criterio, esta decisión legislativa busca “alinear a los países de América Latina y el Caribe con la estrategia de EE.UU.”, que puso en ejercicio bajo el nombre de Plan Cóndor y se caracterizó por el secuestro, la tortura, el asesinato y la desaparición de miles de personas en la zona.

La voluntad de 60 millones de brasileños es reemplazada por la de un grupo de legisladores que representan al poder económico concentrado y que en su mayoría están sospechados de corrupción”, reza el manifiesto del movimiento argentino Patria Grande.

La forma nueva de dicha estrategia, agrega, “es la del llamado golpe blando” a través de la cual intenta dar un tono legítimo a la destitución de los gobiernos con los que no está de acuerdo y, para lograr este objetivo, recurre a los medios privados de comunicación y sectores del Poder Judicial y el Parlamento.

El terreno está preparado para avanzar más decididamente contra los gobiernos y los pueblos de Venezuela, Bolivia y Ecuador y para iniciar un nuevo ciclo de ajuste neoliberal sobre todo el continente”, aclara el movimiento argentino.

Aludiendo también al triunfo del presidente Mauricio Macri en las elecciones de Argentina y al “golpe en Brasil” se ha mostrado preocupado por los últimos acontecimientos en la región,lo que en su opinión, está en el marco de las políticas del imperialismo.

Los 367 diputados de la Cámara Baja de Brasil —el 71,53 por ciento del foro— votó favor de iniciar un impeachment contra la presidenta. Ahora le toca al Senado de Brasil organizar una comisión y decidir en los próximos 10 días si finalmente aprueba o no el juicio que intenta destituir a la mandataria.

Si más del 50 por ciento de los senadores aprueban el inicio del proceso de destitución contra Rousseff, ella deberá abandonar el cargo por un periodo de 180 días, en cuyo transcurso los parlamentarios investigarán su caso.

El vicepresidente del Parlamento del Mercado Común del Sur (Mercosur), Daniel Caggiani, ha advertido este lunes de la posibilidad de la ruptura democrática en Brasil, si el Senado de este país lo aprueba. Por tal razón, ha urgido al Gobierno de su país que pida la aplicación de la cláusula democrática de este ente regional.

Diferentes países latinoamericanos han alzado su voz para rechazar el juicio político de Roussef y defender la democracia de Brasil.

msm/ncl/hnb

http://www.hispantv.com/newsdetail/argentina/252891/patria-grande-impeachmente-plan-condor-eeuu

Un comentario en “‘El golpe en Brasil forma parte de golpe blando de EEUU’

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *