Aida. Asombrosos testimonios sobre alienígenas que ya caminan entre nosotros

Publicado el 20 abr. 2016

Hola a todos

Antes de redactaros parte de lo que estoy viviendo, que vais a alucinar, daros las gracias por vuestras muestras de apoyo. Sois muy grandes y os quiero mucho por todo lo que me estáis demostrando en cada mensaje de cada red social. Me emociona todo lo que leo, se me saltan las lágrimas escribiendo esto.

Aquí sigo en el hospital, escribiendo y publicando con mi teléfono y viviendo una película de amor y terror sin duda como pocas se habrán escrito. Yo lo haré en el futuro de forma completa y en ella habrá de todo pero lo de las últimas 24 horas destacará entre lo demás: la epilepsia te produce en ocasiones variaciones en la percepción que, de forma impresionante, son capaces de crearte filtros sonoros que cambian completamente tu realidad.

No hablamos de escuchar voces o ver alucinaciones, no, hablamos de filtros de audio que se solapan con la forma con la que oimos las voces de forma normal y que se sobreponen a cualquier sonido de voz de cualquier ser humano que hay a mi alrededor.

Esto produce un efecto absolutamente curioso y colosal que hace, como voy contando en twitter, que todas las voces que escucho cerca de mí de cualquier persona, incluida la mía, se oigan con un tono robótico y esto ocurre durante horas y horas.

El singular efecto de escuchar todas las voces así sucede mientras recupero la movilidad de mi cuello y mi espalda mientras vuelvo a caminar como puedo. Me considero una persona normal, luchadora, fuerte y cabal, capaz de contar cientos y miles de historias desde un punto de vista riguroso y periodístico y lo que me está pasando desde un punto de vista médico es de lo más curioso. De hecho, el equipo que está estudiando mi caso está de lo más desconcertado y me mantiene aquí cambiando mi tratamiento porque consideran que es un caso único.

Estoy viviendo algo asombroso y lo hago con el mejor humor que puedo tener y aunque siguen los dolores trato de acallarlos y controlarlos. Estoy recuperando el andar y la sensibilidad de la espalda y espero salir del hospital pronto, en unos días, para seguir la recuperación en casa pero si siguen las variaciones en la percepción de los sonidos no saldré de aquí en varias semanas. Mientras esto ocurre, sigo publicando vídeos que hice en su día y que espero que disfrutéis porque los hice con todo el amor del mundo precisamente por si algo me pasaba. Ese algo ha ocurrido y es espectacular y aquello de lo que hablo hoy aquí también lo es, infiltrados ajenos a la tierra, testimonios reales. Espero que los disfrutéis tanto como lo hice yo cuando los investigué.

Sigo luchando con la epilepsia, habiendo salido de la uvi con estas variaciones alucinantes en mi apartado sonoro y con ganas de volver a casa con mi pareja que me está ayudando muchísimo y que se está portando conmigo como nunca nadie lo ha hecho. Os quiero mucho y estoy seguro de que me recuperaré y lo contaré todo con más detalle. Cuando lo haga, os dejaré de piedra.

Un abrazo y un beso uno por uno. Aunque la cosa está difícil voy mejorando y lucho como un jabato. Lo conseguiré.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *