Lola Sánchez: “PP y PSOE han conseguido que el TTIP no esté en el debate público”

Lola-Sanchez-entrevista-TTIP
Lola Sánchez, en su despacho del Parlamento Europeo. / Arantxa Hurtado

Patricia Horrillo * | Cuartopoder |

En estos días se ha celebrado en Barcelona el Encuentro Pan-Europeo de Autoridades locales y Nueva Generación de Tratados de Libre Comercioal que han asistido más de mil ciudades para frenar el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversión (TTIP en sus siglas en inglés). Hemos hablado con la eurodiputada de Podemos Lola Sánchez (@LolaPodemos), que lleva desde 2014 en la Comisión de Comercio Internacional vertiendo algo de luz sobre unas negociaciones que eran completamente opacas. Gracias a la presión ciudadana, según nos explica, ha podido acceder a los documentos secretos de este tratado y, aunque no puede entrar en detalles (porque firmaron un acuerdo de confidencialidad por el que podrían tener problemas administrativos y penales), al menos puede transmitir a grandes rasgos aquello que encuentra. Sánchez se muestra esperanzada y valora positivamente el encuentro de Barcelona del que saldrá un documento conjunto para seguir presionando en Bruselas contra el tratado trasatlántico.

— ¿Cuál era tu visión sobre el Parlamento Europeo antes de llegar allí?

— Pensaba que era una institución bastante desconocida pero que tenía buena reputación porque del Parlamento Europeo muchas veces vienen las noticias sobre Derechos Humanos, resoluciones… Lo cierto es que, legislativamente, no tenemos mucho margen de acción y es normal que lo que salgan sean esas noticias. Sólo conocía lo que salía en los medios de comunicación y lo que había estudiado en la carrera (Ciencias Políticas y Sociología) sobre las instituciones europeas.

“Lo que no cabe en la cabeza es que un grupo que se hace llamar socialdemócrata esté abogando por este Tratado

— ¿Qué te has encontrado al convertirte en una representante de la ciudadanía?

— Una institución muy burocratizada, con menos poder legislativo del que me esperaba y vendida a los intereses empresariales. Es un aparato muy rígido en los procesos administrativos. Lo primero que tienes que hacer es aprender cómo son todos esos procesos porque no hay nadie que te ayude. Como es una máquina tan brutal que te absorbe, puedes llegar a olvidar para qué has llegado allí, cosa que le pasa a mucha gente.

— ¿A qué crees que se debe que el Parlamento Europeo esté en esta situación?

— En parte, al secuestro institucional evidente por parte de las grandes multinacionales. Los lobistas tienen tarjetas como nosotros para poder entrar y salir del Parlamento Europeo y llaman a las puertas de los despachos. No sabemos muy bien qué pasa luego allí dentro. Hay eurodiputados que han presentado enmiendas que son copias textuales de solicitudes que hacen las grandes compañías. A uno se le pilló porque no perdió ni el tiempo en copiarlo y mandó un email con la enmienda que le había mandado la Volkswagen con su sello.

— ¿Tenéis constancia de que existan pagos o beneficios para estos eurodiputados?

— Lo de los pagos es más difícil de comprobar. Pero lo de las puertas giratorias es escandaloso, más que en España porque van y vuelven. Como nadie presta demasiada atención (somos 751 eurodiputados y muchos no son conocidos ni siquiera en sus Estados), pueden usar las puertas giratorias varias veces. Hay muchos eurodiputados que tienen acciones en grandes empresas y están haciendo informes, poniendo enmiendas, arrastrando a su grupo hacia un determinado voto…

Lola_Sanchez_emtrevista_2
La eurodiputada de Podemos, en otra imagen. / A. H.

— ¿Cuándo empezaste a abordar la lucha contra el TTIP?

— Un poco antes de aparecer Podemos, moviéndome por redes, había leído algo sobre el TTIP. Pero había muy poca información. A la hora de repartir las comisiones de trabajo pensé que debíamos estar en la de comercio internacional. Yo sabía que el tratado se estaba negociando en secreto y con absoluta opacidad y que la poca información que había era de algunas ONGs, que decían que era terrible. Así que me metí y ha sido toda una labor de investigación: poca información desde el propio Parlamento Europeo y lo que hemos aprendido ha sido a través de estudios sobre filtraciones que sacan la verdadera peligrosidad de este tratado. Luego ya pude entrar en la sala de lectura, donde están los documentos secretos de negociación, pero no puedo contar lo que leo allí. Firmamos un documento de confidencialidad por el que podemos llegar a tener problemas administrativos y penales porque sería desclasificación de documentos confidenciales de la Unión Europea.

— ¿La ciudadanía no tiene derecho a acceder a ellos?

— No. Pero la Comisión Europea se lava la boca diciendo que sus representantes sí. Pero, ¿de qué me sirve a mí leerlo si no puedo siquiera trabajar con ello? No podría siquiera poner una enmienda relacionada con información que he leído ahí dentro, porque la estaría desclasificando. Puedo dar a grandes rasgos un análisis de lo que he leído allí.

— ¿Cuántos partidos se han sumado a este combate contra el tratado comercial?

— En la Comisión de Comercio Internacional mi grupo parlamentario tiene un asiento solo, los verdes tienen dos, y somos la única fuerza que nos oponemos. Teniendo en cuenta que hay ocho o nueve diputados del PP, seis o siete del grupo socialista que también están a favor (del TTIP), pues somos la voz minoritaria. Ciudadanos son ultraliberales y están a favor del libre comercio sin ningún tipo de trabas ni de protección. El PP, lo mismo. Lo que no cabe en la cabeza es que un grupo que se hace llamar socialdemócrata esté abogando por la eliminación total de protecciones sociales, medioambientales, al consumidor… para favorecer al comercio de las grandes empresas.

“Los grandes medios no sacan el tema porque pertenecen a los principales bancos y ellos son los grandes beneficiarios del TTIP

— ¿Cómo podríamos explicar lo que significa el TTIP para la ciudadanía?

— Una persona que va a un supermercado y quiere comprar pollo no sabrá de dónde viene, si es clonado o si ha sido lavado en cloro después de haber sido desplumado, ni si ha sido alimentado con productos transgénicos… No lo va a saber porque en el etiquetado no va a aparecer absolutamente nada. Puede ir a comprar fruta o unos cereales y que sean transgénicos de Monsanto y tampoco lo sabrá. Desde Podemos no estamos radicalmente en contra de los transgénicos porque muchos de ellos sirven para investigación farmacológica, lo que no puede ser es darles vía libre para que se pueda hacer producción masiva de alimentos y poder jugar con ellos en bolsa. También, si vas a una farmacia, comprarás un producto farmacéutico que no ha pasado las revisiones que hoy en día en Europa son obligatorias para ser comercializado, basándose en el principio de precaución para comprobar que los efectos secundarios son normales. En Estados Unidos esto es al revés: una empresa puede comercializar cualquier tipo de producto y es la sociedad o un organismo independiente el que tiene que ponerse a estudiar sus efectos. Se utiliza a la población como conejos de laboratorio. Además, la privatización de servicios públicos será masiva. Otra de las cosas que prohíbe el TTIP es los monopolios públicos, por lo que sería el fin de empresas como Correos, Renfe y cualquier empresa propiedad del Estado al considerarlo competencia ilegítima.

— ¿Se puede frenar el TTIP?

— Sí, todavía hay margen. He visto un cambio brutal en el argumentario, en el discurso y en las formas de actuar de la Comisión Europea desde que llegué hace dos años. No nos daban ningún tipo de información y nos decían que nos fiáramos de sus negociadores que estaban “protegiendo los intereses de los europeos”. A raíz del aumento, que ha sido exponencial, de la presión ciudadana, no sólo de partidos políticos sino de movimientos sociales y ONGs, y el aumento de los municipios que se están declarando por toda Europa contra el TTIP, les ha hecho rebajar bastante el discurso. No hay un plazo y todavía no está redactado, para lo que se necesita mucho tiempo, pero aunque la Comisión Europea tiene bastante prisa y quiere que se apruebe antes de que se vaya Obama en noviembre, eso es imposible. Por otro lado, hay que decir que el TTIP es una apuesta personal de Barack Obama, Martin Schulz y Jean-Claude Juncker. No se sabe si el acuerdo deberá ser aprobado por unanimidad de todos los Estados o por mayoría cualificada. La parte más difícil y lo que queremos conseguir es que el TTIP sea considerado un acuerdo mixto, por lo que cada uno de los Estados miembros tiene que aprobarlo en sus parlamentos nacionales. Entonces tendríamos 28 zancadillas para ponerle al TTIP porque estamos seguros que, de los 28 parlamentos europeos, más de uno lo tiraría abajo.

— ¿Qué puede hacer la ciudadanía para ayudar en este proceso?

— Protestar, movilizarse y saber a quién se está votando. Porque aquí en España los grandes partidos lo han hecho muy bien y han conseguido que el TTIP no esté en el debate público ni en periódicos ni en televisiones y no entra en ninguna de las campañas electorales. Y los grandes medios de comunicación no lo sacan porque pertenecen a los principales bancos y ellos son los grandes beneficiarios del TTIP y su mayor liberalización.

— ¿Cómo valoras el encuentro de estos días en Barcelona?

— El balance es muy positivo porque ayer se reunieron muchos alcaldes y representantes de ayuntamientos que se han declarado libres del TTIP, y está muy bien que empiecen a crear red. La Comisión Europea le tiene mucho miedo a esto. Puede que los ayuntamientos de algunos pueblos pasen desapercibidos, pero ciudades como Barcelona, Berlín o París se declaren libres del TTIP son puñaladas muy grandes al acuerdo. Estos encuentros son valiosísimos para establecer estrategias comunes de acción, y con la publicidad que se da se está viendo que las cosas se mueven y no nos conformamos.

Lola Sánchez: “PP y PSOE han conseguido que el TTIP no esté en el debate público”

6 comentarios en “Lola Sánchez: “PP y PSOE han conseguido que el TTIP no esté en el debate público”

  1. El TTIP es una dictadura impuesta y un acto terrorista por parte de nuetros “dirigentes electos” y de los que ni hemos elegido.
    Ya es malo que no nos permitan elegirlo o descartarlo en un referendum, es que hacen todo lo posible para que no llegue a la gente.

    1. Y tanto marimer, es más grave aún que hacen todo lo posible para que no llegue a la gente.
      ¡Que pena de gente!. No entiendo como halla quienes le voten.

  2. Lo malo de todo este asunto es que somos muy pocos los que realmente nos interesamos por saber qué es y qué implica el TTIP. A la mayor parte de la gente sólo le preocupa el nuevo modelo de teléfono inteligente, la nueva temporada de cualquier serie televisiva y la vida de cualquier cantante.

    Internet ha posibilitado que se sepa y se mueva la gente en éste sentido, pero también ha provocado una fractura social dejando los temas importantes reducidos a grupos pequeños y dispersos.

    Tiene razón Lola Sánchez, hay que recuperar el debate social sobre asuntos que nos atañen a todos y hay que movilizarse en ése sentido.

    Buen artículo. Necesario y conveniente.

  3. Que exista una campaña para la “no información” sobre las negociaciones del tratado, lo veo absurdo, salvo que hasta que no existan acuerdos concretos sobre los aranceles o normas que lo regulen no quieran trasladarlo al publico.

    La idea de eliminar aranceles y burocracias en el transito de mercancías no es una idea que a priori tenga que gozar, hasta donde yo se, de un rechazo frontal. La UE fue pionera en el libre comercio y el resultado creo ha sido satisfactorio.
    Un mundo “GLOBAL” de ideas, de personas de comercio, debería ser un anhelo por que las fronteras,barreras, religiones, etc, son diferencias, que distancian al hombre.

    La historia ha ido abriendo fronteras y agrupando las comunidades, no al revés, debemos estar preparados para ser UNO SOLO ante el universo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *