17 cosas por las que podían acusar a alguien de brujería en el siglo 17

Si grupos de mujeres se congregaban el acto se consideraba una “reunión para adorar al diablo”.

Todos hemos oído hablar de los Juicios de las Brujas de Salem que comenzaron en la primavera de 1692. Las historias han sido enormemente mitificada a través de la literatura y el cine, pero el hecho es que un número incontable de mujeres, niños y hombres eran acusados y a menudo ejecutados por crímenes que no cometieron.

Todo comenzó en Salem, Massachusetts, cuando los funcionarios acusaron a un grupo de niñas de estar poseídas por el diablo y, al mismo tiempo, varias mujeres fueron acusadas de brujería. Después de estas acusaciones se produjeron olas de histeria por el pueblo, por lo que un tribunal especial las convocó para escuchar los casos, la mayoría de los cuales terminaron en sentencia de muerte.

En esta lista te presentamos algunas de las cosas por las que podrías estar acusada de brujería en 1692 en Salem, y en muchas partes del mundo.

Dale un vistazo:

  • 1. Primero lo primero: ¡Si eras mujer!. Había una diferencia muy grande de las acusaciones por brujería entre hombres y mujeres. Obviamente por la predominancia masculina de esos tiempos.
  • 2. Si mostrabas un comportamiento raro, obstinado o fuera de lo común… Cualquier impertinencia o excentricidad podría convertirte en bruja, y en esos tiempos había una amplia gama de “comportamientos extraños”.
  • 3. Si formabas parte de un grupo amigas. Si grupos de mujeres se congregaban o simplemente pasaban el tiempo sin un hombre, el acto se consideraba una “reunión para adorar al diablo”.
  • 4. Si tenías un lunar o una marca de nacimiento. Eran llamados como “marcas del diablo”, no son lo más agradable pero no es para tanto…
  • 5. Si eras rica o tenías buena posición económica.. Si no dependías de un hombre financieramente, había altas posibilidades que te acusaran de brujería.
  • 6. Si eras pobre… Debido a que eras de la clase más vulnerable y sin poder para defenderte.
  • 7. Si tenías pocos o ningún hijo. Otras familias miraban a las mujeres que no tenían hijos y pensaban que les tenían celos, había incluso más riesgo para las viudas en esta condición.
  • 8. Si tenías muchos hijos… Tal nivel de fertilidad era pensado como magia negra, además si alguien trataba de concebir sin éxito, se decía que la persona con muchos hijos le robaba las posibilidades.
  • 9. Si habías sido acusado de otros crímenes anteriormente. Si rompías la ley, era obvio que tenías un pacto con el diablo… Al menos en 1692.
  • 10. Si alguna vez habías discutido con alguien… Ya que todos se podían acusar sin más problema, después de discutir con alguien esa persona podía tomar venganza.
  • 11. Si no podías recitar una plegaria perfectamente. La ‘plegaría del señor’ era un examen oficial para determinar si alguien era bruja: Si al recitarla el o la acusada tenían un solo error de pronunciación, por muy insignificante, eran acusados de brujería.
  • 12. Si una “bruja confesada” te acusaba de ser una. Porque claro, ¿Quien iba desconfiar de una bruja que había “confesado” ser bruja?.
  • 13. Si por alguna situación te relacionabas con una bruja… Pensaban que aprenderías sus técnicas y estabas bajo sospecha.
  • 14. Si estabas alrededor de los 40 o 50 años. Sin razón aparente, las personas de más edad eran más propensas a acusaciones.
  • 15. Si pasabas el “examen de tocar”. Otro test oficial era este examen, en el que si una persona que estaba histérica se calmaba cuando la tocabas, era la confirmación de que andabas en malos pasos.
  • 16. Si habías roto alguna regla de la biblia. ¿Qué mayor prueba de que eras bruja que romper las leyes divinas?.
  • 17. Si habías tenido relaciones sexuales fuera del matrimonio… Ya te la esperabas… ¿No?. Es decir en ese tiempo todos podrían ser brujos… Imagina si las mismas reglas se siguieran en la actualidad, todos calificaríamos por hacer casi todo lo de esta lista.

http://adictamente.blogspot.com.es/2016/04/17-cosas-por-las-que-podian-acusar.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *