FBI en Costa Rica por invasión de pandillas

La invasión de dos pandillas panameñas en Costa Rica, las cuales instalaron centros de operaciones en suelo nacional, puso en alerta a todas las autoridades, a tal punto que oficiales del FBI y la Unidad Antipandillas de Panamá llegaron hasta Ciudad Neily.
La preocupación es tal que la Policía de Control de Drogas (PCD) y la Fiscalía Adjunta contra la Delincuencia Organizada (Facdo) y el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) recibieron a esos cuerpos policiales para explicar el problema con las pandillas en la Zona Sur.
La intención era abordar la investigación y persecución penal de miembros de esos grupos, que además están asentados en la frontera entre ambos países, provocando efectos negativos en los dos.
Además del ya conocido narcotráfico y los métodos de estas pandillas para hacer sus negocios, también se identificaron homicidios perpetrados o dirigidos por esos clanes procedentes de la capital canalera.
“Estas son las acciones que demanda la delincuencia organizada, donde efectivamente su presencia involucra a países de la región, lo cual exige que tengamos el mismo nivel de coordinación y comunicación para poder atacar las manifestaciones del crimen organizado.
Además nos permiten estrechar lazos con las autoridades con las que tenemos que trabajar de manera coordinada para compartir información y ejercer la acción penal. Con ello pretendemos ser más eficientes y eficaces en la persecución de la delincuencia organizada”, declaró el fiscal adjunto de la Facdo, Francisco Fonseca.
Como resultados del encuentro se hizo el intercambio de información para abrir nuevas investigaciones conjuntas y capacitación a policías y fiscales sobre el abordaje de ese tipo de fenómenos.
LAS DOS AGRUPACIONES
Tal como lo informó DIARIO EXTRA en ediciones anteriores, las dos agrupaciones que según la policía panameña mantienen sus operaciones en Costa Rica son Bagdag y Kalor-Kalor, con base en un análisis del Sistema de Integración de Estadísticas Criminales.
Estos grupos usan principalmente Limón como punto de ingreso de la droga y posterior almacenamiento para seguir su ruta hacia Norteamérica.
El mismo estudio reveló que en la zona fronteriza entre Panamá y Costa Rica existen 356 puntos ciegos que “facilitan el tráfico de drogas y autos robados, el contrabando de productos y la trata de personas”.
RELLENAN VACAS CON DROGA
El Periódico de más Venta en Costa Rica además hizo una segunda publicación sobre las nuevas tendencias de esos criminales para el trasiego de drogas, utilizando animales a los cuales usan cruelmente.
Los aberrados violan vacas con tacos de cocaína para que pasen sin ser detectados por los controles policiales por el puente de tráfico centroamericano.
Una investigación de la Unidad Antipandillas de la Policía Nacional de Panamá reveló que estos grupos están implementando la técnica del ganado para el tráfico como una de sus nuevas estrategias para mover la droga hacia Costa Rica.
“Otra modalidad que destaca en el crimen de las pandillas, por su mutación, es el hurto pecuario. La economía de Nicaragua, por ejemplo, ha registrado cerca del 16% en impuestos debido al contrabando de ganado. Informes de Insight Crime indican que los grupos organizados del crimen utilizan a estos animales para el transporte de drogas junto a los carteles mexicanos.
La cocaína se introduce en condones por el recto de los animales con el objeto de realizar tráfico internacional. También utilizan las frutas y vegetales, en los que disfrazan el tráfico”, señala la información del estudio replicada por varios medios canaleros.
LÍDER PANDILLERO CAYÓ EN CURRI
Uno de los precedentes que dejan más clara la presencia de estos delincuentes en el país es la captura del panameño Jorge Cossio, uno de los cabecillas de Kalor-Kalor, a quien detuvieron el año pasado tras fugarse de la cárcel La Joya en su país.
En su país lo caracterizaron como una persona peligrosa, un criminal de alto perfil, líder de una organización a la que se le vincula con 60 supuestos homicidios, asaltos, un tumbonazo de cocaína, sicariato, tráfico de drogas y armas, y no se descartan contactos con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).
“Tenemos informaciones que indican que ‘Kike El Tico’ (otro pandillero) estuvo desde un inicio en suelo costarricense, es una persona con el mismo reporte de delitos que Cossio, pero que se le considera la mano derecha del panameño. En las próximas horas queremos enviar información de inteligencia a Costa Rica para que procedan como se debe”, dijo Javier Caraballo, fiscal primero de Drogas en Panamá.
http://www.diarioextra.com/Noticia/detalle/290289/fbi-en-costa-rica-por-invasion-de-pandillas#sthash.yF995uDL.dpuf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *