La ultraderecha gana las presidenciales en Austria

El candidato antimigración del Partido de la Libertad de Austria alcanza el primer puesto en las elecciones presidenciales del domingo, según las primeras estimaciones que, sin embargo, apuntan a una segunda vuelta
Norbert Hofer, candidato del populista FPÖ (siglas del partido en alemán), se hizo con un 36,4 % de los votos, porcentaje insuficiente para garantizarle en una primera vuelta el cargo: de carácter mayormente simbólico.
Tras él figura, con el 20,4 %, el independiente de 72 años Alexander Van der Bellen, apoyado por Los Verdes. Van der Bellen mantuvo durante la campaña un discurso favorable a la acogida de refugiados y previsiblemente se enfrentará a Hofer en la segunda vuelta, prevista para el 22 mayo.
Frente a ellos, los candidatos de los dos partidos de la coalición gobernante no han llegado siquiera a los puestos que los hubieran mantenido en la carrera, siempre según los resultados preliminares.
Tanto el candidato del Partido Popular Austriaco (ÖVP, en alemán) como el del Partido Socialdemócrata Austriaco (SPÖ) obtienen hasta ahora un 11,2 % de los sufragios, por detrás incluso de una segunda candidata independiente, Irmgard Griss, que ha quedado tercera con un 18,5 %.
Se espera que se publiquen los resultados definitivos a lo largo de la jornada de este lunes.
El presidente saliente, el socialdemócrata Heinz Fischer (2004-), no estaba autorizado a presentarse para un tercer mandato.
“Esto es el comienzo de una nueva era política”, declaró en la noche del domingo el presidente del FPÖ, Heinz-Christian Strache, que calificó los resultados de “históricos”.
La victoria del FPÖ supone un verdadero aldabonazo en un país en que la Presidencia ha estado ocupada desde la Segunda Guerra Mundial o por los socialdemócratas o por los “populares.
“Hay algo que ha quedado claro, y es una inmensa insatisfacción con el Gobierno”, constató Strache en su discurso de la noche electoral, antes de proclamar su convicción de que “como presidente, Norbert Hofer se comportará como protector del pueblo austriaco”.
El resultado electoral es un reflejo más del resentimiento xenófobo creciente en Europa, que ha experimentado en los últimos meses una afluencia sin precedentes de solicitantes de asilo procedentes de países del norte de África y el suroeste de Asia azotados por guerras y conflictos.
La crisis migratoria se suma a la amenaza terrorista de una generación de extremistas europeos que, tras sembrar el terror en Siria, Irak y Libia con la complicidad de sus Gobiernos, regresan a sus países de origen bien entrenados en tácticas letales y terroristas.
http://carlosagaton.blogspot.com.es/2016/04/la-ultraderecha-gana-las-presidenciales.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *