Las seis posibles opciones de España

De por qué ninguna salida a la crisis va a ser fácil:

1.- Dejar caer a los bancos:

Ventajas:
Se trata de la opción con mayor respaldo social dado que las decisiones del sistema financiero han sido clave para generar la crisis, conseguir que se deje de bombear dinero a las Cajas de ahorro y los bancos en problemas e, incluso, la devolución de las ayudas ya recibidas por estos unificaría a gran parte de los ciudadanos.

Desventajas:
El sistema financiero es, en la práctica, un mero intermediario, no presta sus propios recursos, toma los de la población que ahorra y los transfiere vía crédito a los que se endeudan.
Si un ingeniero informático de 45 años, un profesor de instituto de Sevilla y un jubilado alemán dejan cada uno de ellos 60 mil euros en una oficina del Banco Popular, y la entidad presta la suma de ese dinero (180.000) a una pareja joven para que compre un inmueble, que a los dos años no puede pagar, si ese apartamento disminuye su valor hasta los 90.000 euros quién paga la diferencia si el banco cae no es su consejo de administración, sino el ingeniero informático, el profesor y el jubilado.


Para evitar todo ello, los fondos se garantizan, lo que equivale a una inyección de dinero público si los problemas de la banca son generalizados.
A ese problema se añade no solo la oposición política puesto que los bancos financian a los partidos sino un posible efecto pánico que ahuyentase a todos los ahorradores de los bancos.

2.- Reducir el tamaño de la administración:

Ventajas: 
Desde el punto de vista económico es la elección optima: reducir gasto administrativo en lugar de hacer que mengüe el de inversión productiva.

Desventajas:
Implicaría el freno al proceso descentralizador lo que a su vez generaría tensiones en un país con importantes e influyentes fuerzas nacionalistas.
A ello habría que sumar la reticencia de los dos grandes partidos puesto que un recorte importante en esas partidas será a costa de las redes clientelares que las formaciones políticas han tejido.
En esas circunstancias se ha tomado el camino opuesto, en España, desde el estallido de la crisis, el número de empleados públicos ha aumentado en más de 300.000 personas, solo en 2011, con una economía en caída libre, las administraciones locales, autonómicas y estatales incrementaron su plantilla en más de 44.000 trabajadores.
Un proceso lógico y que crea un círculo vicioso: el sector privado sufre la crisis, especialmente por la falta de financiación , se despiden empleados, una parte de esos empleados hace uso de sus contactos políticos y consiguen un puesto público, las administraciones apenas reducen sus gastos y al haberse hundido los ingresos aumentan la presión fiscal, no pagan a sus proveedores todo lo cual hace a su vez que el sector privado se hunda un poco más y siga despidiendo.

3.- Reducir el Estado del bienestar:

Ventajas:
Desempleo, sanidad y pensiones forman la mayor partida de gasto público, disminuir esas partidas permitiría bajar los impuestos, reducir el déficit y canalizar los recursos hacia el gasto de inversión.

Desventajas:
En un país con un 23% de desempleo, oscuras expectativas económicas y crecientes problemas, los recortes del Estado del bienestar aumentarían la conflictividad social lo que a su vez acabaría dañando a la economía en un proceso de retroalimentación negativa.

4.- Imprimir dinero / monetizar la deuda:

Ventajas:
Permitiría el pago a los acreedores, el aumento de salarios y el estímulo económico a corto plazo.

Desventajas:
Férrea oposición de los países del norte de Europa. Aumentaría la inflación y la factura de la crisis en lugar de pagarla aquellos que tomaron decisiones erróneas lo harían los ciudadanos y empresas comedidos que hubiesen ahorrado, puesto que el dinero perdería poder de compra.
No se resolverían las causas que provocaron la crisis dado que el aumento del dinero conseguido por las familias no se dirigiría a la compra de productos nacionales sino extranjeros con lo que la balanza exterior volvería a empeorar tal como lo ha hecho en Estados Unidos durante 2011.

5.- Default y/o salida del euro:

Ventajas:
Mayor control político sobre el futuro del país, reduciendo las injerencias extranjeras. Posibilidad de devaluar la moneda. No tener que hacer frente al pago de intereses sobre la deuda.

Desventajas:
El déficit debería reducirse no hasta el 6% sino hasta el 0% puesto que sería imposible obtener financiación externa para financiarlo. Aumento brutal del precio de las importaciones, especialmente de los combustibles y la energía. A diferencia de una monetización de la deuda dentro del euro (que implicaría indirectamente el respaldo de economías sólidas como la holandesa o la alemana) el aumento de la masa monetaria conduciría a la huida de inversores nacionales e internacionales.
Se impondría el corralito bancario dado que los ciudadanos tratarían de recuperar sus ahorros en euros para protegerse contra el nuevo tipo de cambio de la peseta que pasaría de 166 / 1 a 300-330/1.

6.- Deus ex machina:

En algunas obras del teatro clásico griego los conflictos se resolvían con la aparición, en la parte final, de una deidad que descendía del cielosujetada por una grúa,  todos los problemas quedaban solucionados por el ser divino aunque su introducción en la trama fuese un factor completamente ajeno a la historia.

En la crisis económica actual los políticos, ante un abanico de elecciones posibles malas o muy malas, caminos de complicada gestión y muy difíciles de ser entendidos por los ciudadanos, están optando por no enfrentarse a los problemas con la esperanza de que «otro» ya fuera un tercer país o un acontecimiento extraordinario, resuelva los problemas que no quieren afrontarse…

Para que todo pueda continuar siendo igual mientras la situación se deteriora.

http://www.elsentidodelavida.com

2 comentarios en “Las seis posibles opciones de España

  1. 1º Dejar caer a los bancos,
    Los bancos han sido un claro ejemplo de como se nacionalizan las perdidas.

    Aun así dejar caer los bancos seria un mal negocio para todos, aun contando con la masiva aceptación que con ignorancia se reclama. ¿Quien, como y con que se devolverían los ahorros a los impositores?

    Todos perderían su dinero, recibirían una vez liquidada la Entidad menos del 25% de sus ahorros de toda la vida. La supuesta garantía del llamado fondo de garantía de depósitos que se cifran hasta 100.000 euros no podría hacerse efectiva por la magnitud del descalabro, esta medida esta pensada para bancos pequeños que nunca además han caído (solo el Banco de Navarra) por que el gobierno obligaba a absorberlo, hasta ahora, a otro mayor.
    Dicho esto lo que debe hacer el gobierno, después de meter dinero es obligar a estas Entidades a ser mas consecuentes y pacientes con quien ha puesto el dinero; los ciudadanos

    2º Reducir el tamaño de la Administración
    Totalmente de acuerdo, seguramente que con una racionalización acorde podría quedar reducida al 50%, los políticos de la Administración Central, Comunidades Autonomas y Ayuntamientos con el 25% de los actuales ·efectivos· podrían desempeñar sus “funciones” perfectamente.

    La supuesta desventaja, esa tan argumentada de acercar la administración al ciudadano o Implicaría el freno al proceso descentralizador, eran conceptos anteriores a la optimización de los avances tecnológicos, e informáticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.