El negocio de las medicinas pone en riesgo nuestras vidas

 

El documental que les ofrecemos no tiene realmente desperdicio. Científicos e investigadores nos ofrecen su testimonio directo y sin ambages, acerca de cómo funciona el fabuloso “negocio de las medicinas”.
 La síntesis del mismo puede resumirse en una sola frase: “la sociedad invierte cantidades astronómicas en la investigación farmacológica, pero luego la industria privada se apropia de ella y se la revende”.
“Los precios de los medicamentos se fijan con una completa arbitrariedad”,dice en una reciente entrevista Elena Villanueva Olivo, coordinadora de políticas de ISGlobal y portavoz de “No Es Sano”, una campaña coral que nace de la preocupación de varias organizaciones por sanear el modelo de innovación de los medicamentos, un bien público y de salud, en manos actualmente de los intereses económicos de la farmaindustria.
“No hay transparencia”, asegura . “En una negociación entre país y empresa farmacéutica, si la capacidad de compra que tiene España es más alta que la que tiene Egipto, el precio de un medicamento que pagará España será más alto que el que pague Egipto y el que pague EE.UU., por lo tanto, será todavía más alto”.
El 80% de la investigación básica, que forma parte de la primera fase proceso de investigación, la hacen los institutos de investigación públicos. Pero ocurre que la mayoría de los ensayos clínicos al final del proceso, – continua relatando Elena Villanueva – los centros de investigación públicos no tienen la capacidad de hacerlos. Pero la investigación básica, que es la más larga y compleja, es la que supone muchas horas de laboratorio hasta que das con una molécula prometedora, y se hace desde lo público. Y una vez que llega la molécula prometedora, llegan las farmacéuticas, la compran y hacen los ensayos clínicos.
La industria privada lo que paga son los ensayos. La verdadera investigación e innovación se está haciendo desde lo público. Así que tenemos que cambiar el argumentario de que la innovación la está haciendo la industria farmacéutica. Lo público, las instituciones y los ciudadanos, están a merced de la industria farmacéutica. Es el doble pago. Estamos financiando la investigación básica, la más compleja, y se la vendemos a la industriacediendo todos los derechos sobre ese producto, sin asegurarnos que luego se venderá a un precio accesible para el ciudadano.
En una sociedad de mercado como la que tenemos, explica Elena Villanueva, estas cosas pasan no solo con medicamentos. Pero en este caso de los medicamentos estamos hablando de bienes públicos de salud. No podemos hablar de esto como si fuese un producto cualquiera. Y además, es que ni siquiera en otros sectores la diferencia de precios es tan exageradamente brutal.
Según Villanueva, el hecho de que el ciudadano europeo o norteamericano esté empezando a sufrir las consecuencias que hasta ahora solo sufrían los ciudadanos de países en desarrollo nos haga despertar y decir, ojo, que hasta ahora nosotros como europeos teníamos aseguradas nuestras medicinas, y con el caso de la hepatitis C hemos visto que no es así. Y ese argumento tan extendido, esa justificación por parte del ciudadano, de que gracias a que las farmacéuticas gastan mucho en investigación tenemos estas posibilidades, empieza a caerse.
Vea, pues, este interesante documental. Le va en ello nada menos que la vida.

ttp://canarias-semanal.org/not/18296/como-la-insaciable-codicia-en-el-negocio-de-las-medicinas-pone-en-riesgo-nuestras-vidas-video-/

3 comentarios en “El negocio de las medicinas pone en riesgo nuestras vidas

  1. Uno de los mayores logros y beneficios de los humanos es un buen sistema de salud pública. Si se deja esta en manos privadas comienza el desastre y el mercadeo.

    Convertir la salud en un objeto de negocio es ( fue ) muy mala idea. Hay cosas que deben quedar al margen del vaivén económico. Y la salud es una de ellas.

    Ahora estamos asistiendo al nacimiento de otro error mayúsculo, que es la apropiación de la agricultura mundial por 5 empresas económicas. Hablo de las semillas transgénicas.

    Son el inicio de lo que, en un futuro, será una privatización de las semillas. Que inevitablemente llevará a un mercadeo, a un negocio más allá de las necesidades básicas de alimento.

    Ya cometimos el error con las medicinas, privatizando y haciendo objeto de negocio la salud. Y no será fácil, si acaso es posible, revertir éso. Deberíamos poner atención e impedir que ocurra lo mismo con las semillas. Ya que TODO nace de la agricultura. Si la dejamos en manos privadas las consecuencias serán catastróficas.

    La salud, la alimentación y la seguridad JAMÁS deberian ser objeto de negocio y mercadeo. estamos avisados.

    1. Asi es y asi debería de evitarse, como bien dice JOSE.
      Los paises poderosos vieron la manera de dominar el mundo entero controlando sus puntos vitales. Si no han podido lograrlo con guerras (o además de las mismas) ahora lo intentan con sibilinos Tratados, como tenemos ahora el llamado TTIP.
      Europa ha sido desde hace mucho el objeto oscuro de deseo para tirios y troyanos, y no sé si saldremos de esta.
      Desde luego India y Pakistan ya pasaron de pertenecer a los británicos a los yankees, Africa un tanto de lo mismo con los belgas, franceses y demás tribus, avidas de diamantes y oro, para pasar a ser dominada ahora por sus metales para las nuevas tecnologias… y de paso pegarles el cambiazo en su agricultura y exponerla a nuevas epidemias con las que experimentar.
      Si a todo este devenir en el mundo no se le puede etiquetar como “Agenda oscura ” de unos pocos, ¿en qué nos estan engañando para seguir tan pasivos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *