Una nueva oleada de extrañas mutilaciones de ganado azota a varias provincias argentinas

Entre 2001 y 2002 aparecieron miles de vacas mutiladas en varias provincias argentinas, con cortes inexplicables de precisión quirúrgica. A pesar que en ese entonces se barajaron muchas hipótesis, incluyendo las que apuntaban a autores de otro mundo, hasta hoy en día el misterio de las mutilaciones de ganado permanece sin resolver. Ahora, entre abril y mayo de 2016, parece que el fenómeno ha resurgido en proporciones alarmantes en el país gaucho.

Casos en Córdoba, Santa Fé, Santiago del Estero y Entre Ríos estremecen a los locales que no encuentran explicación a por qué su ganado aparece mutilado de la noche a la mañana, según informa el portal investigativo Visión OVNI.

A continuación destacamos algunas del montón que se vienen sucediendo.

Mutilaciones en el monte

En Santiago del Estero, la más norteña de las provincias nombradas, los sucesos habrían ocurrido en los últimos veinte días del mes de abril, más precisamente en el Paraje Las Maravillas (al límite con Chaco). Después de varios días de lluvias que impedían salir a los lugareños, se percataron que las vacas aparecían mutiladas, sin lengua y sin mandíbula. No podían alimentarse ni beber por lo que después de agonizar algunos días, se morían.

Empero en realidad, pese a la intervención policial, de médicos veterinarios y estudiosos de lo paranormal, nunca se pudieron establecer las causas.

Así quedó una de las vacas. «Todos se fueron sin poder saber qué es lo que atacaba y mataba a mis vacunos de una manera tan cruel, porque prácticamente las despellejaban», declaró el campesino Véliz Santillán ante un medio local. «Algunos decían que era obra de una víbora anaconda, otros del tigre y también de marcianos, pero en realidad yo hasta hoy nunca pude saber qué es lo que atacaba a las vacas en ese monte», agregó, recordando que en esa zona murieron unos cien animales por este hecho.

Cuando se le consultó a Santillán si se repitieron estos extraños sucesos respondió: «En toda la zona donde vivo han ocurrido cosas muy extrañas y que siempre somos sorprendidos por ruidos extraños y apariciones. Cuando las vacas volvían del monte con la lengua y la mandíbula mutilada yo denuncié. Los veterinarios examinaron a los animales, pero todo lo que se hizo y se anduvo por descubrir , quedó en la nada».

Los carroñeros no se acercan

Otra de las mutilaciones ocurrió este mes de mayo en la provincia de Entre Ríos, en el límite del departamento de San Salvador y más precisamente en un campo a 30 km de Concordia, ubicado a 10 km del peaje. El animal vacuno apareció con corte en sus genitales, faltante de pabellón auricular, extracción completa de lengua y un corte en herradura en la zona mandibular, perfectamente seccionada.

El Sr. Lugrin, dueño del campo, en declaraciones al diario El Sol mencionó: «En todos los años que vivo y trabajo en el campo, esto es algo que nunca vi. Un animal puede morir por distintos motivos, porque lo pica una víbora o por una enfermedad, pero lo extraño son estas marcas».

Otra de las manifestaciones que realizó el productor es que le habían cuereado la mandíbula, el pabellón auricular y la parte reproductiva. Cortes muy precisos. No comieron ningún pedacito. Quedó sin trompa, nariz y lengua. Además, alrededor del animal, en redondo, colocaron la cerda de la cola. No está comida por los bichos; ni zorros, ni perros ni caranchos.

Lugrin agregó que el vacuno no despedía olor. «Lo encontré de casualidad. Lo ví cuando estaba a 30 metros y pensé que dormía».

En la misma provincia que el caso anterior, se encontró otro vacuno mutilado, esta vez en la localidad de Tiguá, Chajarí.

El cronista Oscar Amau del medio periodístico Tal Cual se acercó a la zona del hecho y logró tomar el testimonio de Oscar, dueño del animal en encontrado en esas extrañas circunstancias.

«Recorría después de las grandes lluvias, acompañado por un peón en la zona del Tiguá. Al llegar a un lugar, el caballo comienza a recular, como si no quisiera marchar hacia adelante», dijo.

En un comienzo pensó que se trataba de un carpincho que asustaba al caballo. «Este pingo le tiene miedo», supo decir el ganadero, lo que motivó que le acortará las riendas obligándolo a seguir.

A metros de allí se encontró con una vaca con extraños cortes. «Estaba caída sobre un zanjón, con parte de la cabeza hacia el costado y con todos los músculos del lado izquierdo arrancados con una “prolijidad quirúrgica”, además de una oreja. También se llevaron la caravana», mencionó Oscar.

Por otra parte, la cola estaba cortada con un círculo que incluía el ano, manteniendo la misma prolijidad. La vaca no estaba mosqueanda, «estaba limpita». Y Oscar también sumo otro elemento que le causó curiosidad, le dijo al periodista: «Vos sabés que esa vaca hacía por lo menos dos días estaba tirada pero no se había acercado ningún ave carroñera que aparece inmediatamente cuando hay un animal muerto».

Sin sangre

El sorprendente hecho tuvo lugar en la tranquila localidad de Caminiaga del departamento Sobremonte, provincia de Córdoba. Dardo Arreguez —campesino del lugar— quedó estupefacto al ver que uno de los animales de su ganado yacía muerto, mutilado, en su chacra ubicada en la bajada del río.

En declaraciones a Informados Diarios, Dardo dio detalles sobre esta llamativa experiencia. «Cuando llegué y la vi sinceramente no lo podía creer, la vaca tenía un corte raro en la cara, muy preciso, como si fuera con un bisturí» aseguró, pero lo que más le llamó la atención fue que «no había sangre en el lugar, le faltaba un ojo y la lengua, había quedado el hueso blanco», destacó con asombro.

La fotografía es impactante, así quedó la vaca en el campo de Dardo Arreguez. La forma en la que se encuentra mutilado el animal es idéntica a todas las fotografías con las que conocíamos las vacas mutiladas hace 15 años en Argentina. Aparentemente, hace poco tiempo apareció un ternero en condiciones similares en la misma zona.

«A mí no me había pasado nunca, sí conocíamos algunos casos pero de hace muchos años (…). Yo lo había visto al animal el día anterior y estaba lo más bien, todo paso durante la noche», ratificó el campesino.

Ante semejante panorama, Dardo también llamó a un veterinario, que le habría dicho que no podía explicar a qué se debe o qué lo causó.

Al igual que en los casos anteriores, los carroñeros no mostraron interés alguno en acercarse y alimentarse de la vaca mutilada. «Es muy extraño todo esto, nosotros no sabemos a qué atribuírselo, va creer que la vaca está muerta ahí en el campo desde hace unos días y ningún animal quiere acercarse, ni siquiera los cuervos la rondan o bajan para comerla».

Artículo publicado en MysteryPlanet.com.ar: Una nueva oleada de extrañas mutilaciones de ganado azota a varias provincias argentinas http://mysteryplanet.com.ar/site/una-nueva-oleada-de-extranas-mutilaciones-de-ganado-azota-a-varias-provincias-argentinas/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *