Insectos como terribles armas de guerra

Abejas, escorpiones y mosquitos están entre los insectos que se han utilizado como armas de guerra a lo largo de la historia. Les presentamos algunos de los ejemplos más impactantes de los soldados-insectos.

Escorpiones

Escorpión
© FLICKR/ CHRIS PARKER
Escorpión

Los escorpiones o alacranes que habitan en las superficies desérticas pueden resultar mortíferos para los seres humanos. Por eso el emperador romano Septimio Severo decidió usarlos como armas y ordenó tirar escorpiones venenosos contra los defensores de la fortaleza que quería asaltar. Aquella fuerte presión —ante todo psicológica- hizo rendirse al enemigo.

Colmenas

Colmena
© FLICKR/ DEVRA
Colmena

Los romanos también usaban colmenas como bombas improvisadas. Posteriormente, muchos otros pueblos las tomaron como armamentos. Así, durante la segunda guerra ítalo-etíope de los años 1935-1936, los etiopios combatieron con colmenas a los tanques italianos. La idea consistía en lanzar una colmena dentro del tanque lo que inmediatamente hacía retirar a la tripulación.

Lea también: Las pequeñas ‘arañas Daesh’

Abejas

Las abejas como armas de guerra se pueden emplear de diversas maneras. Por ejemplo, el pueblo nigeriano Tiv usaba las abejas como balas, las metían en unos tubos de madera y soplaban fuerte apuntando contra el enemigo. A su vez, los escoceses utilizaban las abejas como defensoras de castillos, ya que en caso de ataque, ellas combatían contra el enemigo para defender su propia casa.

Abeja
© FLICKR/ BILL DAMON
Abeja

Además, las abejas se usan para buscar drogas y minas, ya que poseen un olfato extraordinario. Los expertos aseguran que estos insectos son capaces de realizar las tareas de búsqueda mejor que los perros o los dispositivos electrónicos.

Piojos

Piojo
© FLICKR/ GILLES SAN MARTIN
Piojo

Aunque pueda parecer que no infunden tanto terror, los piojos son un instrumento perfecto para transmitir y provocar enfermedades. Durante la segunda guerra mundial, Japón hacía pruebas con piojos para contagiar con enfermedades infecciosas a los prisioneros, y después los usaron contra China, tirándolos desde bombas especiales. Alrededor de 500.000 personas murieron de peste tras aquellos ataques.

Mosquitos

Mosquito
© FLICKR/ CDC GLOBAL
Mosquito

Al igual que los piojos, los mosquitos pueden servir de portadores de enfermedades. En los años 50, EEUU realizó pruebas con bombas cargadas de mosquitos con fiebre amarilla, un arma perspectiva en caso de una guerra con la URSS, donde no se hacían vacunas contra esta enfermedad.
Los mosquitos infectados con malaria estaban al servicio de los nazis alemanes que los planeaban usar como arma biológica por lo que hacían pruebas en los campos de concentración.

Escarabajo de Colorado

Escarabajo de Colorado
© FLICKR/ ANDRIUXPHOTO
Escarabajo de Colorado

Los escarabajos, feroces devoradores de las plantas de la patata, son capaces de provocar hambre en el territorio del enemigo ya que eliminan rápidamente los sembradíos. Los franceses fueron los primeros en desarrollar métodos para la cría intensiva y la liberación del escarabajo de la patata, una plaga que había sido introducida accidentalmente en Europa durante la Primera Guerra Mundial.

Insectos-espías

Mosca
© FLICKR/ JACOB MARTIN
Mosca

Al colocar electrodos en el cerebro de los insectos, pueden servir de perfectos espías en el territorio del enemigo y conseguir información secreta.

Lea más en http://mundo.sputniknews.com/defensa/20160515/1059663065/insectos-combatientes.html#ixzz48kggMPIe

Un comentario en “Insectos como terribles armas de guerra

  1. ¿No se habran ido al carajo con la inventiva? realmente hacer entrar una colmena a un tanque de guerra sin que los acribillen, me parece demasiado fantasioso. Por otro lado, ¿que densidad de escorpiones tienen que haber arrojado para que los habitantes, acostumbrados a lidiar con ellos, prefieran entregar la ciudad y ser pasados a cuchillo, en vez de pisotear un par de bichos?, Con una decima parte no habrian ni podido establecer el sitio.
    Cualquier espina tiene mejor direccion que una abeja, eso seguramente lo saben los nigerianos y hasta los esquimales, salvo que las disparen a un par de metros, con lo cual muchos habran terminado con el tubito de enema.
    Prefiero pensar en nanobots y no insectos con electrodos transmitiendo, ya que el costo de convencerlos y prepararlos es inmenso para tan poca vida de los mismos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *