Adriana – Porque te lo debes

out

Decidir que ya no quieres, que ya no te callas, que ya no te conformas… Y ¿Por qué no? Decir basta…
Saltarte la próxima queja y soltar uno de tus complejos absurdos mientras das un paseo improvisado ante el mar, a media tarde… Cuando crees que deberías estar haciendo algo que durante mucho tiempo has pensado que importa mucho y ahora ves que era superfluo…

Detenerte para imaginar cómo será el resto de tu vida. Mimar cada detalle con todo lujo de sensaciones y entusiasmo infantil…Recordar aquellos momentos en que creías que todo era posible y no entender que pudo pasar para dejar de creerlo.

Recuperar tu vieja caja de tesoros y descubrir que ahora son incluso más valiosos que antes.
Ir caminando despacio al lugar donde se supone que tienes más prisa por llegar y detenerte a dar los buenos días por el camino a cualquiera que tenga cara de necesitarlos…

Que no te importe que los ignorantes te ignoren.

Que no te asuste que los que se asustan por todo no te entiendan.

Que no te moleste que los que nunca bailan se rían al verte bailar mientras ellos apuran sus copas amargas de rutina.

Alegrarte por los triunfos ajenos como si fueran propios.

Celebrar las victorias de tus adversarios.

Saber que no te hace falta llegar primero para ganar.

Notar que ya no te importan los resultados porque lo que te interesa es la efervescencia previa al imaginarlos y la satisfacción de haber sido capaz de lucharlos.

Darte cuenta que desde que no te preocupa lo que piensen, ya no piensan.

Dejar plantadas a tus culpas de siempre justo cuando toca sesión de reproches.

Soltar la carga pesada de no ser, de no llegar, de no reconocer…

Vacilarle a tus miedos y ver que se encogen.

Pasear con la mirada desafiante por ese lado de la calle de tu vida donde hasta hace poco no te atrevías a poner un pie.

Olvidar recordar tus tragedias.

Olvidar tus lamentos diarios porque estás ocupado saltándote una norma que no recuerdas quién impuso pero ahora ves claro que no tiene sentido.

Descubrir que ninguna de las normas que sigues te hace feliz y lanzarlas al mar.

Recordar que un día hace mucho, cuando eras niño, tenías un sueño y aún lo tienes pendiente.

Alimentar a tu yo imprudente y alocado que siempre te pide que no dejes pasar las oportunidades.

Perdonar sin saber aún cómo ni por qué a los verdugos de tus alegrías. A los que te arrancaron la ilusión o jugaron con tu corazón… Perdonarles porque ya no te importa qué pasó, porque ya no te duelen sus palabras y sus actos… Perdonarles porque, en el fondo, te dan pena sus vidas limitadas.

Perdonarte por no ser, por no tener, por no llegar… Y perdonarte por haberte culpado por todo esto durante años y no haber sido capaz de ver todo lo bueno que había en ti.

Notar que estás contigo. Que estás de tu parte. Que no necesitas un decorado perfecto para vivir. Notar que cuando respiras hondo ya no sientes ese punzada que te recortaba la libertad.

Equivocarte. Decidir que es mejor fallar que pasarse la vida lamentándote por lo que podría haber sido…

Hacer lo que quieras ahora mismo, no porque debes sino porque te lo debes…

Merce Roura
https://mercerou.wordpress.com
http://mauandayoyi.blogspot.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *