Aida. Simplemente, recuerda

por

No tienes nada que aprender. Simplemente, recuerda… Bajo los impulsos de la mente, surge en ti, casi sin que te des cuenta, la queja sobre la vida y el mundo. Sin embargo, escucha bien esto desde tu Corazón, este mundo es el escenario idóneo, adecuado, perfecto y necesario para que tú y todos las personas desarrolléis las experiencias conscienciales que elegisteis desplegar antes de encarnar en el plano humano. Una vez aquí, por imperativos naturales de la propia encarnación en esta Dimensión, lo olvidáis. Sin embargo, para eso, para vivir esas experiencias conscienciales, estáis aquí y ahora, cada cual en su momento evolutivo y estado de consciencia. Ninguno mejor ni peor que otro, ni superior ni inferior, ni bueno ni malo, cada cual el suyo en función de su propio devenir consciencial y haciendo exactamente lo que en el estado de consciencia que sea corresponde. Se trata de un colosal Milagro generado por vosotros mismos desde lo que realmente sois y ante el que sólo cabe Respeto, Con-Pasión, Confianza en la vida y, muy especialmente, Amor.
 
No tienes nada que aprender. Simplemente, recuerda… Es inmensa la magnitud y capacidad creadora de la experiencia que estás protagonizando: aquí encarnado, experimentas el tiempo y el espacio cuando tu ser está más allá del tiempo y el espacio y es en la eternidad y la infinitud; te crees de este mundo cuando provienes de la multidimensionalidad y de todos los mundos creados y por crear; inventas lo que llamas muerte, cuando sólo hay Vida por todos lados, también más allá de la vida; te sientes como individualidad cuando eres Unidad; te percibes en la diversidad cuando existes en la Unicidad; te ves como humano cuando eres Dios encarnado… Es prodigioso, fantástico, portentoso… Goza de la aventura en la que voluntariamente y con tanto ánimo y valentía te has embarcado. Y para saborearla plenamente, recuerda que en tu vida, en la vida de los demás y en la Humanidad, en su conjunto, todo es exactamente como tiene que ser: todo, sin excepción, tiene su sentido profundo, su porqué y para qué; todo encaja y nada sobra ni falta. Cuando lo recuerdes, te reirás a carcajadas al constatar que lo único que andaba inquieto en la Creación eras tú.
 
No tienes nada que aprender. Simplemente, recuerda… En tu proceso de recuerdo, te percatarás igualmente de que en tu vida nunca ha habido ni habrá errores ni equivocaciones, ya que todo lo que has hecho es reflejo y manifestación de tu estado consciencial en ese preciso momento y abre nuevas puertas experienciales para expandir tu consciencia. Deja atrás, por tanto, cargas, culpas, pecados y karmas… De la misma forma que tampoco hay problemas. Ni en tu vida, ni en la vida de los otros, ni en el mundo… Ya ves, tanto darle vueltas mentales a los problemas y resulta que no existen: lo que consideras tales son, simplemente, experiencias-oportunidades que tú mismo pones en el camino desde tu genuino ser para expandir tu proceso consciencial en este plano e impulsar una Evolución que, pareciendo aquí tuya, es auténticamente del Todo. Así de sencillo: no hay problemas, sino experiencias-oportunidades en las que lo importante no es qué pasa o deja de pasar, sino el cómo se viven en consciencia. Lo cual es aplicable a todo, incluido lo que denominas enfermedad, que verdaderamente tampoco existe, pues es sólo la manifestación exterior –síntoma- de procesos de sanación interiores que despliegas en clave de desarrollo consciencial… Date cuenta de todo ello desde la Paz y la Armonía que constituyen tu esencia…
 
No tienes nada que aprender. Simplemente, recuerda…Céntrate en el aquí-ahora y observa y vive la vida sin juzgarla. No te identifiques con el “yo” físico, mental y emocional que utilizas como vehículo para experienciar la vivencia humana. Haz que desaparezca de ti toda queja y brille la Confianza en la vida y, derivado de ella, la Aceptación. Diluye todos los miedos y vive en completa libertad. No cedas a nadie tu poder y no tengas otro guía o maestro que tú mismo. En lugar de vivir bajo la influencia de los estímulos externos que otros provocan, interpretándolos según los sistemas de creencias que otros han instalado en tu cabeza, sigue lo que brota y emana de ti. Deja de intentar comprender, ver y vivir la vida a través de la mente y hazlo desde el Corazón. Cesa de buscar fuera, incluida la divinidad, lo que ya tienes dentro desde siempre y por siempre. Entiende que todo hecho, situación o circunstancia exterior, sea personal o colectivo, tiene su causa y origen en el interior, en el desenvolvimiento de las dinámicas conscienciales. Toma consciencia de que el sufrimiento es una elección en consciencia y que sufre quien quiere sufrir. Deja de perseguir cualquier tipo de meta, de desear alcanzar alguna cosa, de tener que luchar contra algo. Practica y comparte con entusiasmo tus dones y talentos. Libérate de cualquier dualidad y de todos los esfuerzos, obligaciones, deberes, normas, dogmas, ritos, cultos, religiones, morales y sistemas de creencias.
 
No tienes nada que aprender. Simplemente, recuerda…Recuerda el Amor que eres y, a partir de ahí, haz lo que te dé la gana. Deja tu cuidado entre las azucenas olvidado. Comprueba que la única razón de la existencia, en cualquier plano o Dimensión, es gozar la Vida. Fluye en la Felicidad incausada y no te inquietes por nada. Respira en serio y ríete por todo. Pasa tus días mil Gracias derramando a diestro y siniestro… Enamórate de la Vida y, simplemente, ¡Vive!… Transfórmate en el Dios que eres y relájate en tu divinidad.
 
Y todo esto y este Recuerdo de lo que eres y Es puede acontecer ahora mismo, en este mismo instante, porque “Nacer de nuevo” sólo depende de ti.

2 comentarios en “Aida. Simplemente, recuerda

  1. Simplemente recuerden… que estar presente aquí y ahora, demanda de la atención meditativa, dirigida a un poder ver, como parlotea la mente, en su laberíntico proceso bipolar de entender , mediante la repetida y sistemática imitación, de lo que le fue conferido como creencia referencial en el PASADO .

    El pensamiento es el producto residual del pasado, y cuando nuestra atención se polariza en él, terminamos divididos en entidades, facsímiles de nosotros mismos, pero viviendo en el pasado… Entonces quedamos atrapados en lo que fue y no en lo que ES, aquí y ahora, como movimiento interactivo sinégico, con nuestro entorno externo ( CREANDO PRESENCIA ACTIVA Y CONSCIENTE ).

    Toda calamidad o suceso exitoso de felicidad, acontecidos en un instante de nuestras vidas, pertenecen a experiencias pasadas, que cobran vida y son rumiadas con inercia desgastante, a través de la mente, con sus pensamientos, que existen en el pasado y solo le atañen a esa Mente… Por lo tanto preguntémonos : ¿ Porqué empeñarnos inconscientemente, en vivir sistemáticamente, en el pasado ? Hemos vivido durante casi toda nuestra vida ( por costumbre e inconsciencia ) en el pasado, mientras nuestra presencia consciente en el aquí y ahora, se diluye en ese pasado. Ni siquiera ya sabemos como hacer una pausa, para experimentar vivencialmente y mediante la atención plena en nuestra respiración, lo que significa estar VIVOS. Mientras se nos va la vida en este plano, pensando y atemorizados por la llegada de la ” muerte” futura … Coño., por favor ; démonos cuenta de lo inducidanmente masoquistas que solemos ser.

    Una aclaratoria : Momentos de recuerdos a voluntad, con propósitos recreacionales , en un pasado de nostálgicos recuerdos plenos de Amor y felicidad, son una acción sana e inherente a todo ser Humano. Es el equivalente a ver una Película que atrapa nuestra atención temporalmente… Siempre y cuando no se conviertan en leit motiv de vida, ya que nuestra presencia Atemporal – Espiritual, en la dimensión del aquí y ahora, se diluye en esa nostalgia y por ende, nuestra Alma, queda atrapada en ese sentimiento o sentimientos polarizados en la dualidad, que la separa del Amor incondicional inmanente que la conforma. Auto- limitando, la capacidad que tenemos de resucitar a la energía primordial del Amor, como fuente vivificante y renovadora de la Vida misma.

    Herman@s querid@s… los impelo a que se den cuenta, que ya no podemos seguir viviendo fuera de nuestra presencia en el aquí y ahora. Causa por la cual, no nos hemos dado la oportunidad, de INTEGRARNOS, en la convergencia colectiva de la consciencia que nos hará LIBRES…. Libres de las pasiones y vicisitudes de una Mente que se expresa con pensamientos residuales, que solo dan vida a un ego aislado de la TOTALIDAD.

    OS Abrazo en el poder de la integración… ALEX.

  2. Muchos articulos se centralizan en el recuerda, yo estino que es mas prioritario un *conocimiento* valedero . Conocer para poder recordar.
    Me agrado y concuerdo con la reflexion de Alex, saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *