Huellas de pisadas de hace 7.000 años descubiertas en un antiguo bosque de la Atlántida británica

Portada - Restos del antiguo bosque que formó parte hace miles de años de la antigua región de Doggerland, hoy sumergida. Fotografía: North News and Pictures.

– See more at: http://www.ancient-origins.es/noticias-historia-arqueologia/huellas-pisadas-hace-7000-%C3%B1os-descubiertas-un-antiguo-bosque-la-atl%C3%A1ntida-brit%C3%A1nica-003463?nopaging=1#sthash.UPAmuj9E.dpuf

 

A lo largo de una franja de unos 200 metros de longitud de la línea de costa de Low Hauxley, cerca de Amble (Northumberland), han quedado al descubierto antiguas huellas de pisadas así como troncos y tocones de árboles prehistóricos. Esta región se encuentra en la antigua ubicación de Doggerland, la Atlántida británica.

El Daily Mail informa de que este bosque existió a finales del período mesolítico. Comenzó a formarse en torno al 5.300 a. C., y quedó sumergido bajo las aguas del océano tres siglos más tarde. Los estudios han demostrado que en aquella época, cuando este antiguo bosque aún existía, el nivel del mar era mucho más bajo. Era un período en el que Gran Bretaña se había separado recientemente de las tierras que hoy forman Dinamarca. Este bosque incluía principalmente avellanos, alisos y robles. Los investigadores creen que formaba parte de Doggerland, antigua franja de tierra firme que unía Gran Bretaña con la Europa continental.

Doggerland: la Atlántida británica de la Edad de Piedra

Ubicada en lo que hoy es el Mar del Norte, se calcula que Doggerland ocupó en su época unas 100.000 millas cuadradas (258.998 kilómetros cuadrados). Sin embargo, el final de la Edad del Hielo provocó una importante subida del nivel del mar y un aumento de las tormentas y las inundaciones en la región, por lo que Doggerland se fue encogiendo gradualmente.

Doggerland, denominada en ocasiones la Atlántida británica de la Edad de Piedra, o el Jardín del Edén prehistórico, es una región del Mar del Norte que los arqueólogos llevaban largo tiempo esperando redescubrir. Finalmente, la moderna tecnología ha alcanzado un nivel de desarrollo tal como para convertir sus sueños en realidad. Se cree que Doggerland pudo albergar población humana por primera vez alrededor del 10.000 a. C., y se espera asimismo que toda una serie de innovadoras tecnologías sirva de ayuda en un nuevo estudio que aspira a vislumbrar cómo era la vida cotidiana de los humanos prehistóricos que habitaban la región antes de que catastróficas inundaciones cubrieran por completo este territorio en algún momento entre el 8000 a. C. y el 6000 a. C.

Esta región, que habría albergado gran variedad de animales, así como a los cazadores recolectores que se alimentaban de su carne, se inundó debido al deshielo que tuvo lugar al finalizar la glaciación, aportando algunas de sus zonas más elevadas, como la ‘isla Dogger’, delimitada por un trazo rojo en la imagen, reveladoras pistas para conocer mejor estas antiguas tierras de nuestro pasado más remoto. (Public Domain)

Esta región, que habría albergado gran variedad de animales, así como a los cazadores recolectores que se alimentaban de su carne, se inundó debido al deshielo que tuvo lugar al finalizar la glaciación, aportando algunas de sus zonas más elevadas, como la ‘isla Dogger’, delimitada por un trazo rojo en la imagen, reveladoras pistas para conocer mejor estas antiguas tierras de nuestro pasado más remoto. (Public Domain)

Tierras sumergidas que revelan sus secretos

La investigación más reciente sobre Doggerland ha sido realizada por gran número de arqueólogos y voluntarios encabezados por un equipo de Archaeological Research Services Ltd, entidad que con anterioridad ya había llevado a cabo otros proyectos en la región de Northumberland. En las excavaciones principales han participado un total de 700 personas y se ha descubierto parte de un yacimiento de la Edad del Hierro datado en el 300 a. C. aproximadamente y cercano a Druidge Bay.

El doctor Clive Waddington, de Archaeology Research Services, ha afirmado al respecto:

En el 5000 a. C. el nivel del mar se elevó muy rápidamente e inundó estas tierras. Las dunas de arena fueron empujadas tierra adentro, quedando enterrado el bosque, y a continuación el mar retrocedió un poco. El nivel del mar está creciendo de nuevo en la actualidad, reduciendo el espacio ocupado por las dunas y dejando el bosque al descubierto.

Clive Waddington, director del proyecto de Archaeological Research Services Ltd, en las excavaciones del yacimiento arqueológico prehistórico de Low Hauxley cercano a Amble, Northumberland (The Journal)

Clive Waddington, director del proyecto de Archaeological Research Services Ltd, en las excavaciones del yacimiento arqueológico prehistórico de Low Hauxley cercano a Amble, Northumberland (The Journal)

Antiguas huellas

Waddington añade que su equipo también ha descubierto pruebas de presencia humana en las cercanías, ya que han encontrado en la zona huellas de pisadas de niños y adultos. Tras los resultados obtenidos al analizar estas huellas, se ha llegado a la conclusión de que los individuos que las dejaron utilizaban calzado de cuero. Los investigadores también observaron en la zona huellas de animales, como jabalíes salvajes, osos pardos y venados.

Bosques fosilizados

Los restos del bosque de Doggerland no son los del bosque más antiguo conocido. El bosque fosilizado más antiguo del mundo fue descubierto por un equipo de científicos de la Universidad de Binghamton en la localidad de Gilboa, en el norte del estado de Nueva York. La zona de Gilboa es conocida como una localización de árboles fósiles desde finales del siglo XIX. Sin embargo, sólo se empezó a investigar a partir de los años 20. La investigación más reciente en la zona dio comienzo en el año 2004, cuando Linda VanAller Hernick, directora de excavaciones paleontológicas, y Frank Mannolini, técnico de excavaciones paleontológicas, descubrieron más especímenes intactos. Según el artículo publicado en el año 2012 y escrito por William Stein, profesor asociado de ciencias biológicas de Binghamton, la antigüedad de los fósiles descubiertos en esta zona se calcula entre los 370 y los 380 millones de años.

En este vídeo se puede contemplar el bosque prehistórico de hace 7.000 años que ha quedado al descubierto recientemente por la acción de las tormentas:

Imagen de portada: Restos del antiguo bosque que formó parte hace miles de años de la antigua región de Doggerland, hoy sumergida. Fotografía: North News and Pictures.

 

Un comentario en “Huellas de pisadas de hace 7.000 años descubiertas en un antiguo bosque de la Atlántida británica

  1. Todo planeta tiene siete razas y siete sub-razas. Nuestro planeta Tierra ya dio cinco razas, faltan dos. Hay que salvar la Tierra para que se puedan completar las Siete Razas.
    La Tierra actual, por ejemplo, está completamente marchando de acuerdo con la Ley de la Entropía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *