Las 10 nuevas especies más asombrosas del año

http://www.hispantv.com/

El Instituto Internacional para la Exploración de Especies publica, como cada año, su Top 10 de especies más asombrosas entre las descubiertas durante los últimos 12 meses.

Los científicos del mencionado centro, dependiente de la Universidad Estatal de Nueva York (EE.UU.), han elegido esta decena entre las 18.000 especies descritas el año anterior.

Este caballito del diablo de Gabón es una de las 60 nuevas especies descubiertas en el último año por un mismo grupo investigador en África. Su nombre en latín, ‘Umma gumma’, homenajea al cuarto álbum de estudio de la banda británica Pink Floyd, Ummagumma, que además es un término empleado por los estudiantes en Cambridge para referirse al sexo.

Este feo pez de apenas cinco centímetros fue descubierto en el Golfo de México en una expedición para comprobar los daños provocados tras la catástrofe de la plataforma petrolífera Deepwater Horizon. El pez, ‘Lasiognathus dinema’, pertenece al orden de los Lophiiformes, al que también pertenece el rape. Destaca el apéndice sobre su cabeza, que actúa como un señuelo para engullir a sus presas. Posee, literalmente, una caña de pescar.

Esta es la recreación artística de Laia, una simia de entre cuatro y cinco kilos que trepó por los tupidos bosques que alfombraban lo que hoy es Cataluña hace 11,6 millones de años. Sus restos fósiles fueron encontrados en un vertedero de Els Hostalets de Pierola (Barcelona) por investigadores del Instituto Catalán de Paleontología Miquel Crusafont. El nombre científico de la nueva especie es ‘Pliobates catalonia’.

La isla Santa Cruz, en las Galápagos (Ecuador), posee dos poblaciones de tortugas gigantes. Históricamente, se pensaba que pertenecían a la misma especie, pero un nuevo análisis de la investigadora Gisella Caccone, de la Universidad de Yale (EE.UU.), ha mostrado que los ejemplares del lado oriental de la isla pertenecen a una nueva. La especie ha sido bautizada ‘Chelonoidis donfaustoi’, en honor a Don Fausto, un guardaparques que ha vigilado la isla durante 43 años. En la imagen, Don Fausto con una de las tortugas gigantes.

El Instituto Internacional para la Exploración de Especies destaca que esta planta carnívora de Brasil puede ser la primera especie vegetal descubierta gracias a fotografías colgadas en la red social Facebook. La especie, ‘Drosera magnifica’, se considera en peligro de extinción, ya que se cree que solo habita en la cumbre de una única montaña en el sureste de Brasil, a 1.550 metros de altura. Mide hasta 123 centímetros, la más alta de América en su género, ‘Drosera’, conocido como “rocío del sol”.

Septiembre de 2015 llegó con una sorpresa: el hallazgo en África de una gran sima de huesos con una nueva especie humana. El ‘Homo naledi’, desenterrado en la cueva Rising Star, a unos 50 kilómetros de Johannesburgo (Sudáfrica), podría ser responsable de uno de los primeros rituales funerarios que se conocen, según sus descubridores, capitaneados por Lee Berger, paleoantropólogo de la Universidad de Witwatersrand. Por su morfología, el equipo de científicos sitúa al ‘Homo naledi’ en el origen del género Homo, hace unos dos millones de años.

Este bicho anfibio es un arquitecto. Con sus apenas nueve milímetros de longitud, construye refugios de barro en la única cueva de Brasil en la que se ha encontrado. La nueva especie, bautizada ‘Iuiuniscus iuiuensis’, pertenece a los isópodos, un orden de crustáceos que viven en agua y en tierra.

Este dragón de mar de 24 centímetros y un llamativo color rojo es, según subraya el Instituto Internacional para la Exploración de Especies, un recordatorio del desconocimiento que tiene el ser humano de su propio planeta. El pez, bautizado ‘Phyllopteryx dewysea’ y emparentado con los caballitos de mar, fue descubierto en la costa occidental de Australia. “Si no habíamos visto un dragón rojo de casi un pie de longitud en aguas poco profundas, ¿cuánto más no conoceremos todavía?”, se preguntan los científicos. En la imagen, el esqueleto de un ejemplar visto con una técnica especial.

Este escarabajo peruano debe su nombre científico (‘Phytotelmatrichis osopaddington’) al oso Paddington, un personaje de la literatura infantil del Reino Unido. El oso de ficción procede de Perú, según el relato, y aparece en una estación ferroviaria de Londres con un cartel que dice: “Por favor, cuida a este oso”. Los científicos bautizaron así al escarabajo para intentar alertar sobre la situación del oso de anteojos, una amenazada especie de la cordillera de Los Andes.

Esta desconocida especie de árbol con flores fue descubierta a tan solo unos pocos metros de la carretera principal del Parque Nacional de los Montes de Cristal, en Gabón. Los científicos creen que había pasado desapercibida por su pequeño tamaño, tan solo seis metros de longitud y una copa de 10 metros de diámetro.

zss/rha/nal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *