Asesinatos, violaciones y maltratos a los refugiados en Turquía

https://detenidos27e.wordpress.com

Hace pocos meses se produjo entre la Unión Europea y Turquía un infame acuerdo según el cual los refugiados provenientes de la guerra siria que ya habían entrado en Europa o aquellos que fueran a ampararse en las mediáticas cifras de asilo, dicho acuerdo convertía en papel mojado (una vez más) la propia legalidad burguesa europea así como los derechos humanos.
Un acuerdo según se arreglaba la devolución de refugiados a Turquía (acompañados de un pago a su gobierno), afirmando que esto no vulnera la legalidad ya que Turquía es ‘zona segura’, de lo cual hablaremos más adelante.
La farsa del asilo político y el auxilio de nuestros vecinos de Oriente medio asolados por la guerra se desvanecieron tan pronto como las televisiones de todo el mundo dejaron de retransmitir constantemente las imágenes de este triste proceso migratorio.
A la hora de tomar esta decisión, ni siquiera detuvo a los gobiernos de Europa el espantoso ridículo que han hecho cambiando de opinión repentina y deliberadamente sin mostrar ningún cambio evidente en las condiciones materiales de esta cuestión, sabían (y saben) perfectamente que esta campaña mediática es tan fácil de hacer, como de deshacer.
No les importa evidenciar (otra vez más) que la coherencia de la alienación capitalista brilla por su ausencia, que del pacto de la vergüenza se ha hablado una semana en los grandes medios y da gracias, que misteriosamente ya no es un asunto urgente y dramático eso de los refugiados, la guerra en Siria o quién la ha estado alimentando.
También debe ser para algunos un misterio eso de la urgencia de acabar con DAESH, o cómo puede ser que en España, a aquellos más consecuentes en la lucha contra la amenaza fascista y la guerra de rapiña y conquista que encarnan DAESH y los bloques imperialistas, se les encarcele sin pruebas, se les pidan 25 años de cárcel, torture psicológicamente, se les acose y se les acuse de genialidades como ser “el brazo armado” de un grupo terrorista, tener explosivos (ojo que los explosivos eran un bote con una cantidad irrisoria de fertilizante, menos mal que nadie tenía instalación de butano o nos ejecutan públicamente en la Puerta del Sol), o de ser una red de captación que por lo que parece debía ser muy mala teniendo en cuenta que solo fueron dos personas y eran miembros del propio partido, dedicándose dicho partido -como suponemos deben de hacerlo todas las redes de captación- a rechazar sistemáticamente a los cientos de personas que les contactaban para ir a Kurdistán explicándoles que ellos no han mandado ni mandan a nadie a combatir a Kurdistán.
Esta es una de las tropelías a las que nos tienen acostumbrados, informan y desinforman a conveniencia, vanagloriando a unos y criminalizando a otros, mientras tanto el mundo sigue girando y las consecuencias de las acciones de la burguesía siguen haciéndose ver para aquellos dispuestos a mirar.
Si miras, también verás como lo que supuestamente es una ‘zona segura’ (Turquía) a la que deportar a los refugiados lleva ya tiempo al borde de la guerra civil. Un gobierno de Turquía, al que si estás dispuesto a mirar, verás que no solo colabora con el DAESH o censura, criminaliza y masacra a conveniencia, incluso también demacra a la población refugiada, ya de por sí demacrada. Estas son algunas de las afirmaciones de Human Rights Watch:
Sólo en abril y en marzo, tres refugiados y dos traficantes de personas, entre ellos un joven de 15 años, murieron y 14 personas resultaron gravemente heridas a consecuencia de esas acciones, aseguró la organización en un informe publicado este martes (10.05.2016).
Según el informe de HRW, que contradice la versión oficial turca de que mantiene abierta la frontera, la mayor parte de los abusos se produjo en la frontera al sur de la ciudad turca de Antioquía.
“Pese a que representantes del Gobierno turco reiteran que los refugiados sirios son recibidos con los brazos abiertos, los vigilantes de la frontera matan y golpean a los migrantes”, aseguró el portavoz de HRW, Gerry Simpson. “Disparar contra hombres, mujeres y niños traumatizados que huyen de los combates y de una guerra indiscriminada es realmente abominable”, añadió.
Varios sirios que viven cerca de la frontera con Turquía han descrito como se han visto atacados con armas cuando intentaban recuperar los cuerpos de las víctimas junto a la valla fronteriza, y un testigo compartió con HRW videos que filmó de una serie de muertos y supervivientes, explica el comunicado.
La nota enumera de forma detallada una serie de incidentes graves y recuerda que Turquía tiene la obligación de respetar el principio de no repatriación, que prohíbe rechazar refugiados en la frontera cuando en sus países están amenazados de persecución, tortura, riesgo de asesinato o privación de libertad.
Críticas a la UE
La frontera entre Siria y Turquía lleva cerrada desde agosto de 2015, según HRW, que exigió al Gobierno de Ankara que deje de emplear esa “violencia excesiva”, que investigue los incidentes y que reabra las fronteras a los refugiados. HRW y Amnistía Internacional ya acusaron en varias ocasiones a Turquía en el pasado de enviar a los refugiados de vuelta a Siria, algo que el Gobierno de Ankara niega.
El comunicado de HRW alude al “controvertido acuerdo de migración” que alcanzó la UE con Ankara en marzo para frenar el flujo de refugiados a Europa, con una ayuda de 6.000 millones de euros al Gobierno turco para atender a los ciudadanos sirios que huyen de la guerra en su país. En este contexto, advierte de que la UE no debería quedarse simplemente mirando como en la frontera turca se usan las armas para detener el flujo de refugiados.
Simpson criticó también a la Unión Europea (UE), al señalar que su política de refugiados está llevando a que Turquía rechace los migrantes. “Los funcionarios de la UE deberían reconocer que su luz roja a la entrada de refugiados da a Turquía luz verde para cerrar (también) sus fronteras, por lo que los refugiados golpeados por la guerra deben pagar un alto precio, al quedarse sin un lugar al que ir”, dijo Simpson.
Abusos, también, contra kurdos
Durante esta misma jornada se conoció, además, que las fuerzas de seguridad turcas mataron a tiros y quemaron a civiles en una región de mayoría kurda en el sureste de Turquía, según denuncian informes a los que tuvo acceso el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, que exigió a Turquía el acceso a la zona.
[…]
Mientras tanto, ayer se confirmó que una treintena de niños refugiados sufrieron abusos sexuales y violaciones por parte de un miembro de la Agencia Estatal de Emergencias turca (AFAD), encargada de gestionar el campo de refugiados.
Dichos niños fueron sobornados por cantidades que oscilan entre 0,45€ y 1’5€ para guardar silencio, solo ocho de las familias han denunciado estos hechos presumiblemente por su temor a ser deportados fuera de Turquía.
Estos hechos se produjeron en el campamento de refugiados de Nizip, a 50km de la frontera, y según han declarado los propios responsables militares del campamento este desastre es responsabilidad de la agencia estatal turca.
Esta es la realidad de los refugiados en Turquía, deportaciones, asesinatos, palizas, abusos sexuales. Esta es la zona segura a la que los gobiernos de la burguesía europea han estado, están y estarán mandando a los refugiados de guerra. Mientras tanto, el circo mediático sigue en marcha.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *