¿Conocías estas dos curiosas anécdotas de Sócrates, el filósofo más grande de la historia de la humanidad?

http://www.batanga.com/

El sentido del humor es un bien común de todos los humanos que nunca debemos perder. Gracias a él podemos sobrevivir a los malos momentos de la vida y disfrutar de los buenos.

Esto lo sabía bien Sócrates, un filósofo griego que vivió hace 2500 años y que se ha convertido en todo un mito. Algo que no es de extrañar, dado que era un hombre con muy buena disposición para la risa, como demuestran sus mejores anécdotas.

Sócrates y su visión del dinero y la educación

Si bien Sócrates nunca escribió su filosofía ni plasmó su forma de vida en papel alguno, sus muchos alumnos, entre los que destaca Platón, sí que mantuvieron viva la llama del filósofo y dejaron para la posteridad las enseñanzas del maestro, como su visión del dinero y la educación.

Una divertida anécdota sucedió cuando un adinerado ateniense le quiso contratar para que educase a su hijo. Sócrates le pidió 500 dracmas por el trabajo, un total que al rico griego le pareció excesivo.

Contrariado, le comentó al pensador: «Por ese dinero puedo comprarme un asno». No obstante, el filósofo no se cortó un pelo y le contestó: «Tienes razón. Te aconsejo que lo compres y así tendrás dos».

Sócrates y su peculiar relación con Xantipa

Una gran lección que dejó Sócrates para la posteridad está relacionada con elempirismo, aunque en aquella época no se consideraba así. Este hecho se relaciona con el mal carácter de Xantipa, su esposa, consideraba insoportable para los machistas cánones de la época.

A este respecto, Sócrates tiene varias anécdotas relacionadas con ella. Por ejemplo, cuando le preguntaba por qué se casó con una mujer con una personalidad tan difícil y si le gustaba vivir con ella. El filósofo siempre contestaba: Lo que me gusta es aprender todos los días de una persona con un carácter tan malo. No hay escuela mejor que el trato con los demás.

No cabe duda de que Sócrates podría ser el padre de la investigación moderna, la psicología actual e incluso el psicoanálisis. Es más, una vez el pensador estaba encarcelado y condenado a muerte, fue visitado por Xantipa, que se echó a llorar frente al panorama.

El filósofo le dijo: No llores, todos estamos condenados a muerte por naturaleza. Su mujer le respondió: «Pero a ti te han condenado injustamente», a lo que Sócrates comentó: «¿Es que te parece menos lamentable que me hubiesen condenado justamente?»

No cabe duda de que Sócrates, uno de los filósofos más grandes de la historia de la humanidad, tenía un ingenio y humor envidiables, incluso frente a las puertas de la muerte. Si él era capaz reír, ¿por qué nosotros no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *