La antigua y milenaria Tiro: una ciudad cosmopolita capital de la civilización fenicia

Portada - Tiro (Líbano), columnas de lo que se cree era una palestra (lugar de entrenamiento para atletas) en el sector de excavaciones de Al Mina.

http://www.ancient-origins.es/

La célebre ciudad de Tiro fue la más importante capital de la civilización fenicia. Surgida hacia el año 1300 a. C. (aunque según Herodoto fue fundada alrededor del 2700 a. C.),  era una ciudad construida en una isla fuertemente fortificada en medio del mar, con muros defensivos que alcanzaban los 45 metros de altura.

Originalmente, Tiro tenía dos sectores: uno insular y el otro continental. La isla estaba situada sobre un montículo de nombre Sr o Sur, que significa la roca en fenicio. La ciudad estaba separada del continente por un estrecho de 500 a 700 metros de longitud, y posteriormente fue unida a su sector continental por un istmo artificial obra de Alejandro Magno, construido cuando el conquistador macedonio asedió Tiro en el año 332 a. C. Ahora, un equipo científico español, liderado por la arqueóloga catalana María Eugenia Aubet, ha comenzado a desvelar los secretos de la antigua ciudad de Tiro, en el actualLíbano:

“A pesar de que está muy destruida por la ciudad romana, hemos dado desde el comienzo de las excavaciones con un yacimiento intacto en el que trabajamos, y la gran sorpresa es que estamos muy cerca del puerto meridional de la ciudad y que hemos encontrado un edificio monumental, impresionante. Llevamos muchos años aquí, pero solo el año pasado comenzamos a tantear este yacimiento de Tiro del 1.000 a. C., la (ciudad) que fundó Cádiz y Cartago, donde nadie había trabajado desde 1973 a causa del estallido de la guerra libanesa (1975-1990)”, ha asegurado la célebre investigadora, según informaciones publicadas por el periódico español eldiario.es.

Arco de triunfo de Tiro, construido durante el siglo II d. C. (David Bjorgen/CC BY-SA 2.0)

Arco de triunfo de Tiro, construido durante el siglo II d. C. (David Bjorgen/CC BY-SA 2.0)

Asimismo, la investigadora ha explicado que el área donde están trabajando en la actualidad se edificó hace unos tres mil años, y que en ella han localizado “una gran calzada con una puerta enorme” en la que se perciben restos del lugar en el que se encontraban unas columnas, que para Aubet “pudo ser una de las entradas de la ciudad de Tiro” porque, además, han descubierto “muchos restos arqueológicos asociados a dicha puerta en otros sectores cercanos”.

La arqueóloga, catedrática emérita de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, ha apuntado además que durante sus excavaciones –comenzadas en 1997 y que se reanudarán en septiembre en el cementerio fenicio– han hallado muchos objetos que prueban la importancia que tuvo la ciudad en la antigüedad:

“Muchísimas importaciones de lujo de cerámica, vajillas de Creta, del Peloponeso, griegas, de bronces y del exterior de Oriente. (…) Tiro tuvo contactos internacionales muy intensos e impresionantes, y fue una ciudad cosmopolita”.

A lo largo de las diversas temporadas de excavaciones, el equipo de arqueólogos españoles ha hallado numerosos objetos que prueban la importancia que tuvo la ciudad en la antigüedad. (Fotografías: Universitat Pompeu Fabra)

A lo largo de las diversas temporadas de excavaciones, el equipo de arqueólogos españoles ha hallado numerosos objetos que prueban la importancia que tuvo la ciudad en la antigüedad. (Fotografías: Universitat Pompeu Fabra)

En cuanto al enclave que están investigando actualmente, hay que indicar que se encuentra aún en la periferia de Tiro, una ciudad que en el año 550 d. C. fue totalmente destruida a causa de un colosal terremoto:

“No hemos llegado al interior, donde estaban las dependencias, los archivos, etc. No esperábamos encontrar los restos de la ciudad tan bien conservados. La ciudad ha sido casi una cantera”, continúa comentando a eldiario.es la experta arqueóloga.

Efectivamente, los romanos extrajeron piedras de la antigua Tiro para edificar sus monumentos, una práctica que también llevaron a cabo los británicos durante la ocupación de Palestina para la reconstrucción de enclaves como la ciudad medieval de San Juan de Acre. Por todo ello, Aubet ha resaltado finalmente, que el hecho de poder llegar “a los restos de la Tiro fenicia de los siglos IX y X a. C., en la que hubo tantas construcciones posteriores, sobre todo romanas, es como un sueño que hace dos años nos parecía imposible”.

Imagen de portada: Tiro (Líbano), columnas de lo que se cree era una palestra (lugar de entrenamiento para atletas) en el sector de excavaciones de Al Mina. (Heretiq/ CC BY-SA 2.5)

Autor: Mariló T. A.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *