Las sagas vikingas contaban la verdad

Encuentran los restos de un hombre en el fondo de un pozo de una fortaleza vikinga

Toda leyenda tiene una parte de verdad, o al menos esa es la creencia más extendida. Los hallazgos localizados en el castillo de Sverreborg (Trondheim, Noruega), han venido a confirmar parte de los terribles hechos narrados en la saga de Sverre, rey vikingo de la Noruega medieval, derrotado por sus enemigos en su propio castillo. Estos enemigos habrían destruido su acceso al agua potable arrojando un cadáver al pozo del castillo y rellenando el mismo con piedras, algo que ha sido constatado por los arqueólogos hasta el último punto. Además, el cadáver encontrado data de finales del siglo XII según las pruebas de radiocarbono realizadas. Estos vikingos se tomaban muy en serio eso de derrotar al enemigo.

Fuentes de información digital utilizadas
Past Horizons
Fuente de las imágenes
Past Horizons
Palabras clave:
medieval, vikingos, Trondheim, Noruega, sagas, sucesos
Bibliografía científica, publicación original

Los arqueólogos que trabajan en Trondheim (Noruega) se han visto sorprendidos por el descubrimiento de un esqueleto humano en el fondo del pozo abandonado de un castillo. El esqueleto constituye la evidencia que confirma los drámaticos eventos que se reflejan en las sagas.
La ubicación y contenido del pozo se mencionan en la Saga de Sverre, una crónica de uno de los reyes de Noruega, y uno de los poquísimos manuscritos históricos que describen hechos históricos en el periodo medieval de la Noruega vikinga.
Los estudiosos se han cuestionado la fiabilidad histórica del documento. Pero ahora, al menos una parte de la saga parece recoger la verdad, hasta el más mínimo detalle.
“Es verdaderamente asombroso. Hasta donde yo sé no hay otro ejemplo conocido del descubrimiento de un individuo históricamente conectado con un acto de guerra que se remonta al año 1197. Y el hecho de que corrobore un evento descrito en la saga de Sverre es simplemente increíble”, dice la arqueóloga directora de la intervención, Anna Petersén.

En el fondo de un pozo durante 800 años
en 1197 el rey Sverre Sigurdsson y sus mercenarios (Birkebeiner) fueron atacados y derrotados en su castillo, Sverresborg, por sus rivales, los Baglers. Según la saga , los Baglers quemaron los edificios y destruyeron la fuente de agua potable del castillo arrojando a uno de los hombres fallecidos del rey Sverre al pozo, y rellenándolo con piedras.
Ahora, tras realizar una excavación en el pozo para comprobarlo, los arqueólogos pueden confirmar esta dramática historia. Los arqueólogos han conseguido recuperar parte del esqueleto hallado en el pozo en 2014. Un fragmento de hueso ha proporcionado una fecha basada en el radiocarbono que confirma que el individuo vivió y murió a finales del siglo XII, el mismo momento en que se produjo el incidente descrito en la saga.

El esqueleto y el pozo
Los arqueólogos del Instituto Noruego de Investigación para el Patrimonio Cultural han vuelto este año para llevar a cabo una excavación completa del pozo con el objetivo de retirar las capas de piedra y en último término el esqueleto completo.
La excavación de las piedras hasta la primera de ellas que golpeó el cuerpo del Birkebeiner ha dado a los arqueólogos información adicional sobre la naturaleza de los hechos de 1197. Además quedó al descubierto la estructura de madera del pozo del castillo.
“Es una imagen única de un importante hecho histórico. Puedes casi sentirlo. Es casi como si uno estuviese allí”, dice Petersén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *