(DDLA) “Ciencia y conciencia”

Morféo de Gea
Detrás De Lo Aparente nada es lo que parece!!
detrasdeloaparente.blogspot.cl

De las zonas peligrosas, la ciencia es la más difícil de tratar, más aún que la religión y el ego, porque está arraigada en lo más profundo, en los arquetipos formados por años de educación académica implantada desde la niñez. Sé que este artículo producirá cientos de dudas y preguntas de parte de los lectores y la refutación por aquellos que sean académicos y profesionales. No es mi intención entrar en debate sobre el tema, sólo exponer lo que se encuentra detrás de lo aparente, queda en ustedes aceptarlo o no y descubrir en lo profundo de su “ser” la certeza que lo atestigüe. Recomiendo primero la lectura, al que no lo haya hecho, del artículo “La rama del árbol(http://selenitaconsciente.com/?p=241485).

Comencemos con la etimología y definición de la palabra ciencia, según Wikipedia, “(del latín scientia ‘conocimiento’) es el conjunto de conocimientos sistemáticamente estructurados obtenidos mediante la observación de patrones regulares, de razonamientos y de experimentación en ámbitos específicos, de los cuales se generan preguntas, se construyen hipótesis, se deducen principios y se elaboran leyes generales y esquemas metódicamente organizados.” Resalto “sistemáticamente estructurados”, como principio fundamental para su rigidez. Si yo le dijera que el teorema de Pitágoras (c² = a² + b²) que expone que en un triángulo rectángulo, el área del cuadrado de la hipotenusa “c” (el lado de mayor longitud del triángulo rectángulo) es igual a la suma de las áreas del cuadrado de los catetos “a” y “b” (los dos lados menores del triángulo, que conforman el ángulo recto), no es correcto en la matemática de la realidad general, porque ésta se aplica a la geometría euclidiana tridimensional y el espacio en la realidad general es globalmente hiperbólico, me comerían vivo. Existe una ciencia subjetiva  para las unidades de carbono comunes, basada en la práctica de esta definición sobre la realidad subjetiva, y una ciencia objetiva real, oculta para la mayoría, basada en la realidad general.  Podríamos decir que hay dos líneas paralelas de conocimiento científico, una real y objetiva, y la otra irreal y subjetiva, pero no por esto menos practicable en esta dimensión. Los amos son poseedores de la real, nosotros de la irreal. Parte de esa ciencia real “olvidada”, está hoy en día siendo aplicada sin que nosotros lo sepamos. Tengan en cuenta que el avance científico de los últimos 50 años es superior al de toda la historia de la humanidad desde sus comienzos. Todo comenzó a principios del siglo XX cuando determinadas unidades de carbono tuvieron acceso de forma subconsciente a la memoria genética y a parte de la consciencia del “ser”, tal vez por decisión del “Do” tratando de equilibrar la octava o porque así estaba dispuesto, descubriendo secretos guardados por miles de años. Estos científicos descubrieron el tronco del árbol y comenzaron a recorrerlo hacia la copa. Nikola Tesla y Albert Einstein fueron algunos de ellos. Como siempre la intervención de los amos no se hizo esperar, apropiándose del conocimiento y desvirtuando nuevamente el camino, creando una octava paralela para manejar la situación y que éste no llegue a la masa de la sociedad. En el año 1943 se hace el primer experimento basado en esa nueva ciencia y tecnología, conocido públicamente como el “experimento Filadelfia”, llamado también “proyecto Arcoíris”, a partir de ese momento los acontecimientos se desarrollaron de una manera exponencial, todo se catalogó como de máximo secreto y se produjo el primer acto de intervención del “Do” mediante sus representantes para tratar de frenar y acomodar la octava del conocimiento científico. Su propuesta fue rechazada pues se consideró inviable por el poder de turno,  pues el requisito exigido era el desarme mundial y la entrega del conocimiento a la totalidad de la población. Los representantes de la octava del “Do” se retiraron sin lograrlo. Al poco tiempo una raza perteneciente a la octava del Demiurgo y creada también por los amos, hace contacto con las autoridades mundiales ofreciéndoles conocimientos tecnológicos y científicos a cambio de la no intervención en sus actividades. Esta propuesta es aceptada y una octava secundaria sobre la paralela fue puesta en acción. La ciencia real estaba a salvo nuevamente, oculta a los ojos de la mayoría y manejada sólo por unos pocos elegidos. Desde ese momento el desarrollo tecnológico y científico pegó un salto cualitativo y cuantitativo,  pero había que entregar algo a la ciencia subjetiva de las unidades de carbono para mantenerlas ocupadas y conformes, alejadas del verdadero conocimiento científico, (el microchip por ejemplo, obsoleto en comparación de lo que existe, es una de tantas tecnologías entregadas), así fuimos avanzando a cuenta gotas según se nos permitía y daba, mientras por otro lado se avanzaba a océanos de conocimiento. La diferencia que existe entre la ciencia subjetiva y la real es de cientos o tal vez miles de años. Los viajes en el tiempo y entre dimensiones, la teletransportación, los viajes espaciales a distancias imposibles, el contacto con civilizaciones extraterrestres, la energía libre y gratuita, los portales de salto, las bases en marte, la cura de enfermedades actualmente incurables, la manipulación de las octavas, etc., es moneda corriente en determinados sectores del poder oculto. Lo demás, es la rama del árbol, que seguimos empeñados en recorrer. La ciencia actual conocida está en la época de las cavernas comparada con la ciencia real oculta. Lana y forraje para las ovejas, vestidos y carne para los amos.

Por suerte hay una parte de la comunidad científica como Nassim Haramein y Rafael López Guerrero, entre otros muchos més, no tan conocidos, que pese a las presiones y desprestigio de parte de sus pares, están redescubriendo la ciencia acorde con el “Do”. Espero que esta vez puedan lograr su objetivo y por fin desenmascarar al “fantasma en la máquina”. Ellos necesitan de nuestro apoyo para lograrlo, más aún de la comunidad científica tan reacia a los cambios y eso sólo podremos hacerlo a través de la consciencia del “ser” para tener realmente conciencia (del latín conscientia ‘conocimiento compartido’) y todos seamos iguales en oportunidades y avances científicos para nuestra vida y nuestro futuro como humanidad.

***

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *