MISTERIOS DE LA ANTÁRTIDA

http://squitel.blogspot.com.es/

Si hay un continente misterioso por excelencia en nuestro planeta es sin duda la Antártida, porcentualmente el territorio más inexplorado de la Tierra ( al menos, oficialmente! ). Según especulaciones científicas, integrante hace millones de años de un megaterritorio bautizado por los investigadores como “Gondwana”, luego fracturado en varios continentes, la Antártida se encuentra actualmente alejada 1.000 kilómetros de Argentina y 3.200 kilómetros de Nueva Zelanda, sus dos límites continentales más cercanos Alcanzada por primera vez por el hombre moderno el 14 de Diciembre de 1911, por el noruego Roald Amundsen y su equipo y un mes más tarde, el 17 de Enero de 1912, por la expedición británica liderada por el capitán Robert F. Scott, que llegó al mismo punto pero pereció congelado en su intento de regreso.Su funcionamiento y estructura es actualmente para la ciencia un rompecabezas gigantesco, tal vez peor aún que el de los planetas del sistema solar, y por lo tanto una fuente eterna de sorpresas y de propiedades desconocidasTal vez en parte debido a ello, se han ligado al continente blanco las leyendas arquetípicas de más fuerte simbología: se lo ha señalado como una entrada al mundo subterráneo, la mítica tierra hueca dentro de la cual habitan aún los seres primigenios que enseñaron al hombre todo su saber; se lo ha supuesto la Atlántida no sólo sumergida sinó congelada ( últimamente, el descubrimiento debajo de sus hielos de fantásticas cadenas montañosas del tamaño de Los Alpes ha reavivado fuertemente esta creencia ) y a partir de los sucesos de la Segunda Guerra Mundial, se ha especulado con que se haya convertido en un refugio inexpugnable de los jerarcas nazis que nunca fueron hallados luego de la toma de Berlín, Hitler y Eva Braun incluídos.

Precisamente, algunos sucesos que relacionan directa o indirectamente al régimen de la Alemania nazi con el continente antártico ( y con submarinos en la Patagonia atestados de víveres, en la costa balenaeria argentina de Mar del Plata y en el puerto chileno de Talcahuano ), no han dejado de llamar la atención siendo como mínimo dignos de sospechas He aquí una cronología ( por supuesto siempre desde la vereda de enfrente de la historia oficial ) fascinante y casi cinematográfica: Los alemanes fueron unos de los primeros países europeos en demostrar interés por este continente, simultáneamente con su interés arqueológico mundial en búsqueda de los orígenes primigenios.Entre 1938 y 1939, la Sociedad Alemana de Investigaciones Polares organizó misteriosas y secretas exploraciones con un perfil típicamente militar que fueron lideradas por el capitán Alfred Ritscher, como resultado de la cual denunciaron el descubrimiento de una zona tropical oculta similar a las fuentes termales de Islandia, y aerofotografiaron más de 600.000 km2.Causó una gran sorpresa mediática en su momento el hecho del silencio absoluto que se mantuvo respecto a la misión y actividad polar que realizó este grupo de exploradores.“Cumplí ordenes del mariscal Goering”, declaro el capitán Alfred Ritscher, al regresar a Hamburgo el 12 de abril de 1939. Cinco meses más tarde se iniciaba la Segunda Guerra Mundial.Uno de los motivos secretos de la expedición fue la consolidación de una base secreta en la Antártida, la cual fue construida pocos años antes de iniciarse la II Guerra en principio en una región conocida como “Tierra de la Reina Maud” ( cuya soberanía había sido reclamada previamente por Bélgica y cuyo reclamo los alemanes jamás discutieron en tribunales internacionales ) , rebautizada temporariamente en 1936 como NEUSCHWABENLAND (Nueva Suavia), pero vuelta luego a su nombre original para no originar conflictos con el reclamo belga sobre la zona.

Durante el transcruso de la guerra, dicha base fue ampliada y mejorada considerablemente y sin escatimar recursos, trabajo que llevó tres años durante los cuales los submarinos nazis iban y venían febrilmente de la Antártida y culminó con la creación de enormes complejos subterráneos y un almacenamiento sin precedentes de provisiones.En agosto de 1940, el doctor Wohlwill, director del Deutsche Reichsinstitut fuer Metallen (Instituto Alemán del Reich para el Metal), ordenó a los técnicos metalúrgicos alemanes preparar aleaciones a base de metales no ferruginosos que pudieran soportar temperaturas inferiores a 60 grados bajo cero.Estos son hechos que se negaron y sobre los cuales se especuló durante la postguerra, y que actualmente son aún motivo de controversia.Una serie de sucesos acontecidos tres meses después de finalizada la 2° Guerra Mundial dieron lugar a las más diversas especulaciones, todas ellas relacionadas con el destino final de Hitler, Eva Braun y la plana mayor nazi: la Base Secreta en la Antártida. Aquí una cronología de los hechos:Una semana antes de la rendición nazi, el comandante de la “Armada Submarina”, Almirante Doenitz ( quien ya había manifestado en un singular telegrama en diciembre de 1943 que “la flota alemana de submarinos está orgullosa de haber construido para el Führer, en otra parte del mundo, un Shangri-La, una fortaleza inexpugnable” ), afirmaba con una seguridad impropia del momento, que jamás se rendiría a los AliadosUna enorme cantidad de submarinos partieron en ese entonces en dirección al Atlántico Sur llevando consigo casi el triple de la tripulación normal. Mientras se encontraban en plena navegación, Doenitz ordenó un cambio de trayectoria a tres de los submarinos: el primero lo envió a Portugal ( el centro de espionaje por excelencia de toda Europa ) para entregar documentación secreta al Dr.Salazar, presidente del Consejo Portugués, y ordenó a los marineros que una vez cumplido el encargo, hundieran el submarino, cosa que los tripulantes cumplieron al pié de la letra..

El segundo submarino se dirigió a Tierra del Fuego, Argentina, con instrucciones secretas para una colonia de refugiados alemanes emigrados después de la invasion Aliada a Europa (1944-1945).El tercer submarino, que era de última generación y tenía una gran capacidad de carga ( capaz de permanecer 6 meses bajo el agua sin emerger ) apareció a mediados de 1945 primero cerca de la costa de la Patagonia Argentina y finalmente recalando en Mar del Plata, provincia de Buenos Aires, quedando su reducida tripulación detenida e interrogada por servicios secretos estadounidenses, que viajaron a ese país para tal fin. Previo al arribo y amarre a puerto, testigos presenciales aseguraron haber visto salir desde el submarino embarcaciones neumáticas que tocaron tierra en lugares aislados.El submarino transportaba una enorme carga de cigarrillos a pesar de que ninguno de sus tripulantes fumaba, y estaba clasificado y pintado como un falso submarino viejo de la Marina Alemana, que al cotejarse con los archivos navales nazis aparecía en planilla como “en reparaciones”, de modo que la falsificación era una clara muestra de un intento de ocultar conspirativamente la desaparición de la nave.La última bitácora “oficial” del sumergible era la siguiente: el 2 de mayo ( dos días después de la parodia del suicidio de Hitler y su amante y coincidentemente con el testimonio de Heinrich Müller, jefe de la Gestapo quien testificó durante un interrogatorio de la CIA que el verdadero Hitler voló el 21 de abril hacia el aeropuerto austríaco de Hörsching, cercano a la ciudad de Linz,con ocho personas, entre ellas Eva Braun, donde permaneció cuatro días pagando su inmunidad con un tren repleto de oro ) partió desde Kristiansand (Dinamarca) luego de hacer descender por extraña orden expresa de Berlín a todos los marineros casados ( 16 en este caso ), luego hizo una breve parada en España ( donde probablemente lo abordó Hitler, que habría llegado procedente de Austria encabezando el 26 de abril una lista de pasajeros de un avión “charter” que viajó desde Hörsching a Barcelona pilotado por Werner Baumbach, ( fallecido en Argentina en 1953 ) alojándose en una hostería llamada ‘Las Quebrantas’, en Cantabria ),atravesó sin ser detectado la zona vigilada del Atlántico, pasando entre las islas Faroe e Islandia, y se dirigió hacia el sur rumbo a las Islas Canarias donde llevó a cabo un reabastecimiento. A partir de allí navegó en superficie siguiendo la costa Brasileña hasta llegar a Mar del Plata, habiendo navegado en solitario durante 5 meses. El constante cambio de órdenes y contraórdenes es un típico truco militar para desorientar y distraer a sus perseguidores, y un submarinista lo compararía con la suelta de lastre para simular un engañoso hundimiento.

El Almirante Doenitz era sin duda un estratega brillante y todos los movimientos ya mencionados realizados sobre el Atlántico también fueron emulados en el Pacífico: En el puerto chileno de Talcahuano se produjo casi paralelamente al evento en Argentina, otra aparición de una flota de submarinos nazis.La elección de Chile tampoco fue azarosa sinó totalmente premeditada: el Presidente de dicho país andino, Juan Antonio Ríos, había declarado en sucesivas oportunidades su desprecio hacia los países aliados negándose a declarar la guerra a Alemania hasta último momento ( llegó incluso a amenazar a los aliados con bombardear sus naves si era obligado ) cuando más de 80 países fueron presionados a hacerlo aunque sea simbólicamente, y era considerado un aliado incondicional por parte de la Alemania Nazi, aún en mayor medida que el también régimen amigo del presidente argentino, debido a que Argentina estaba ya vigilada férreamente por los norteamericanos ( porque se sabía que podría ser un probable destino de los jerarcas nazis que intentaban huir ) mientras Chile no había permitido dicha injerencia.Ríos era además un declarado partidario de las dictaduras, estaba casado con una mujer de ascendencia alemana y él mismo era admirador y mantenía estrecha relación con los colonizadores germanos del Sur de Chile.La cuestión era que la escalada de una enorme flota de submarinos nazis en estos dos países ( algunos de ellos abarrotados de víveres ) hizo presuponer un desembarco allí de la plana mayor nazi que literalmente “desapareció” de Alemania y una estadía considerablemente prolongada hasta ponerse en camino a su destino final.Sólo dos años después de estos extraños sucesos, una enorme y agresiva fuerza de tareas norteamericana partió hacia la Antártida al mando del Almirante Richard Byrd, Gran Canciller de la Orden de Lafayette y de La Cruz del Mérito, Secretario perpetuo de La Academia Federal de La Marina Americana y de las Ciencias, autor de varios libros científicos y experto ilustre en temas antárticos, como comandante superior y bajo el comando operativo de la flota a cargo del Almirante Richard H. Cruzen.No aceptaron observadores extranjeros, y con ellos viajaba un reducido y selecto grupo de científicos lo cual remarcó aún más su carácter secreto. La operación fue bautizada sugerentemente Highjump ( “Salto Alto” ) y las excusas de la misma fueron un reconocimiento fotográfico por aire, tierra y mar de la Antártida, la búsqueda de supuestos yacimientos de uranio y un entrenamiento de tropas y naves en condiciones extremas.

La Task Force 68 invadió militarmente la zona con un ejército de al menos 4.200 hombres en el despliegue militar más enorme del que se tenga noticia después de finalizada la Segunda Guerra Mundial: una de las mayores fuerzas de tarea naval en la historia sólo comparable en importancia con los desembarcos de Normandia, Corea,Vietnam y el Golfo Pérsico (13 naves, entre rompehielos, destructores, cargueros y buques tanques de aprovisionamiento, lanzadores de hidroplanos, buque de comunicaciones, un submarino ( el Sennet ) y un portaviones, el Phillipine Sea ).El despliegue de tropas comenzó en el Mar de Ross, al sur de Nueva Zelandia, dividido en tres grupos convergentes. Este esquema en abanico se organizó con la intención de que el campo de exploración fuera de vastos alcances ( lo cual reflejaba su obsesión por rastrillar un sector lo más amplio posible ).El motivo no declarado más probable ( aunque el tema siguió siendo motivo de discusiones y controversias a través de las décadas ) se perfilaba como un relevamiento meticuloso en búsqueda de confirmar la existencia de una base secreta nazi, y en caso de descubrirla, combatirla hasta destruírla.Este inédito despliegue ( que además despertó recelos en los gobiernos de Chile y Argentina que tenían serios reclamos de soberania territorial en el cuadrante antártico sudamericano) aportó la más contundente confirmación de lo que hasta entonces era terreno de la mitología.Coincidieron con esta fecha las expediciones cívico-militares chilenas lideradas por Ramón Cañas Montalva y el Almirante Guesalaga, quienes fueron los mentores de las primeras bases antárticas de ese país y el posterior arribo al continente blanco del presidente de Chile Gabriel Gonzalez Videla, para tomar oficialmente posesión del territorio. Argentina lo haría recién en 1950 bajo una intensa promoción que incluyó la mención del Comandante Byrd y sus misiones polares. Ambos destacamentos en La Antártida, el chileno y el argentino, reportarían luego numerosos avistamientos OVNIs.

La “High Jump” instaló una pista continental desde la cual despegaban constantemente aviones tipo DC3 adaptados para vuelos de largo alcance de relevamiento aerofotográfico, mientras los bimotores DC4 eran impulsados desde el portaaviones por unos nuevos dispositivos denominados JATO ( inventados para este evento ) colocados como cohetes de empuje en el tren de aterrizaje para lograr despegues en distancias inusualmente cortas. Esta monumental operación permitió el relevamiento de más de 500.000 kilómetros cuadrados ( incluyendo los “valles secos” descubiertos en 1903 cercanos a la barrera de hielos de Ross, una zona propicia para asentamientos humanos ) y la toma de 70.000 fotografías ( las cuales jamás fueron exhibidas al público ) en tan solo 2 semanas.El 19 de febrero de 1947 el propio Byrd emprendió un vuelo más hacia el Polo Sur para cubrir ‘nuevas tierras desconocidas’. A su regreso de esta solitaria expedición, realizó crípticas declaraciones ante la prensa que comenzaron a agitar controversias: “Interceptado” por un periodista chileno del diario El Mercurio el 5 de Marzo de 1947, donde se encontraba de paso en su camino de regreso hacia EE.UU., le dijo: La mayor amenaza para Estados Unidos y sus aliados, viene ahora del polo Sur, pues nos hemos encontrado con extrañas aeronaves de alta tecnología y de muy altas velocidades” ( textual en inglés: “the USA would be attacked by fighters that are able to fly from one pole to the next with incredible speed”)Coherentemente con esta “previa” chilena, Byrd, acompañado de otros militares, declaró luego ante la prensa norteamericana avistamientos y encuentros con naves aéreas de altas capacidades no comparables con los más avanzados aviones de la época. La operación Highjump finalizó abruptamente registrando numerosas bajas en hombres, naves y material tecnológico ( obviamente como consecuencia de un enfrentamiento armado ). Originalmente debía durar entre seis y ocho meses y fue interrumpida a la sexta semana. En los Estados Unidos se justificó el alto numero de muertos atribuyéndolos a accidentes inevitables en condiciones tan extremas, y el caso fue urgentemente cerrado.Con respecto a los rumores y trascendidos sobre una contundente derrota a manos de un enemigo muy poderoso, los militares intentaron burlarse llamando a la operación “La Guerra de Los Pingüinos” insistiendo en que éstos eran los únicos seres vivivientes contra los cuales podría haberse combatido.Durante la operación, el secretario de Defensa en Estados Unidos era James Forrestal. Un año después de finalizada la misma, fue internado en un hospital, donde bajo extrañas circunstancias cayó desde un decimo piso, quedando el caso catalogado como suicidio.Al parecer, a los nortemericanos pelear contra los pingüinos les había creado una obsesión, ya que diez años después, organizaron una nueva expedición hacia la misma zona, bautizada “Deep Freeze” ( evidentemente, se trataba de pingüinos extremadamente resistentes ).Los resultados fueron mucho peores que en el anterior intento: las fuerzas estadounidenses se retiraron nuevamente en actitud de franca huída, en Mayo de 1958.A ver: ¿qué presupone Ud. que hace los Estados Unidos si es derrotado humillantemente dos veces consecutivas en batalla?..

El 27 y el 30 de Agosto y el 9 de Septiembre de aquel mismo año el gobierno de Sudáfrica declaró detectar emisiones electromagnéticas de alta energia, comparables con explosiones nucleares en el área antártica cercana a sus costas (NEUSCHWABENLAND-Reina Maud).Lo controversial de estas aparentes explosiones atómicas es que de haber existido bases secretas alemanas habrían sido subterráneas, y las detonaciones ( salvo la primera ) que registraron los sensores africanos fueron producidas en el aire.Ciertas fuentes ( obviamente anónimas ) declararon que ninguno de los tres misiles atómicos explotó en suelo antártico, sino que, inexplicablemente, lo hicieron en pleno vuelo sobre el mar mientras se dirigían a su objetivo.

La bandera de las Naciones Unidas (ONU), muestra un mapa del mundo. En dicho mundo, falta por completo la Antártida, como si no existiera ( pese a que varios países ejercen actualmente soberanía sobre ella ). Como contraparte, sí aparece el Polo Norte, que tampoco es un país ( por si alguien pensó en esa razón ). La Antártida se ha convertido a partir la finalización de la Segunda Guerra Mundial en zona “caliente” de avistamientos OVNIs. Según las afirmaciones de un articulo de Jean Brun de la revista Nostra N° 425 de la semana del 29 de Junio al 4 de Julio de 1980, el Almirante Byrd habría vivido una aventura “extraordinaria” en los Glaciales del Polo Norte: “Byrd, acompañado de 3 personas, habrían descubierto un valle estrecho y profundo cubierto de abundante vegetación y aparentemente iluminada por un Sol caliente permanente. Un verdadero oasis de vida en medio de un gran desierto de hielo, que habría incluído la identificación del cuerpo de un mamut congelado bajo los hielos.Su colega el Capitán Fitin habría escrito en el periódico de la mision: “El 14 de Junio de 1926 a 74 metros de Altitud a 12h 08, los 4 hombres se pusieron a utilizar sus cuerdas para llegar a la maravillosa vegetación que se extendía sobre una centena de metros. La temperatura allí era de unos 28 grados centígrados” (1947)El relato aparentemente realizado por el propio Byrd de esta increíble experiencia fue a través de un supuesto diario suyo ( cuya autenticidad jamás ha podido ser probada y cuya redacción no amerita muchas dudas sobre su origen apócrifo ) en el cual relataba que una escuadrilla de OVNIs nazis interceptó e inutilizó su avión, y los condujo a él y a su operador de radio a una ciudadinterior de una arquitectura inédita, donde se entrevistó con un sabio maestro en representación de una raza subterránea quien le explicó que la raza humana sería diezmada en poco tiempo y sólo unos pocos se salvarían y luego lo liberó para que pudiera regresar a su base y advertir a sus superiores, quienes al ser puestos al corriente reaccionaron incrédulamente.

El perfil del Almirante Byrd y su estilo de redacción ( fue autor de varios libros ) no parecen coincidir con el de este documento, a la vez que el mismo parece satisfacer demasiado idealmente ciertos intereses ideológicos sectoriales, por lo cual nuestra opinión es que se trata de un diario falso.Sin embargo,no quiero cerrar este post con algunas auténticas palabras del Almirante Byrd luego de una de sus experiencias en solitario en la Antártida, completamente aislado de todo contacto: “Conmigo llevo la sencilla belleza, el sencillo milagro de estar vivo y una idea nueva y más humilde sobre el valor, y sobre vivir una vida interior más profunda”.

LA PARTICULAR FORMA DE ESTA MONTAÑA HA SIDO CAUSA DE CONTROVERSIA RESPECTO A SI NO PODRÍA TRATARSE DE UNA PIRÁMIDE CUBIERTA POR LOS HIELOS Y EL PASO DEL TIEMPO…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *