Adriana – EL SECRETO DE LA EVOLUCIÓN PERSONAL

Por Deepak Chopra M. D.
http://mauandayoyi.blogspot.com.ar/

tren pasando puente hierro

Sólo tú puedes explorar tu mundo interior. De todas las formas que existen para desarrollar tu potencial interior, la más poderosa es sin duda el flujo de la evolución.

La evolución no es nada más una teoría, sino también una fuerza que ha estado trabajando en cada célula de tu cuerpo desde el día en que naciste. En la infancia, experimentaste la evolución como un proceso de crecimiento que no hacía falta elegir: tu cuerpo estaba programado para evolucionar desde que eras un bebé.

Tal vez hasta este momento tus principales ejes en la vida han sido ganarte la vida, tener una familia y explorar el mundo “allá afuera”. Sin embargo, ahora puedes adiestrarte en construir el yo que realmente quieres al elegir evolucionar. La fuerza de la evolución trabaja en tu beneficio si puedes hacer lo que hacías de niño sin ningún esfuerzo.

Sin embargo, en la edad adulta, la evolución es una elección. La clave es sencilla. Sólo tienes que hacer una cosa para alinearte con la fuerza de la evolución: participa en tu propia conciencia. Pon atención a estar alerta y consciente.
Mientras lo haces, desarrollarás nuevas habilidades que repercutirán en cada elección que hagas en la vida. La elección más evolucionada es la que tiene un mayor beneficio para tu cuerpo, mente y espíritu. No puedes decidir cómo hacer esas elecciones ideales usando nada más tu intelecto.

Sólo la conciencia sabe lo que es bueno para la conciencia.

El primer paso es ir hacia el interior y que ello se convierta en parte de tu rutina cotidiana. La mayoría de las personas pasan apenas un minuto en el silencio profundo y la paz que existe en su interior; se trata de un territorio desconocido. No obstante, las tradiciones de sabiduría del mundo descubrieron que la conciencia posee una ventaja secreta y oculta. La conciencia quiere expandirse y evolucionar; esta inclinación natural siempre ha sido parte de ti.

Si buscas en tu conciencia, encontrarás lo siguiente:

Desde que eras niño, tu mente ha preferido avanzar en lugar de quedarse inmóvil. No le gusta estar estática.
Una vez que comienza, la evolución acelera su ritmo.
La conciencia se expande naturalmente. El camino del deseo se alimenta de querer más.
Mientras mejor te conozcas, mejor será tu vida.
Las intenciones positivas reciben más apoyo que las negativas.
La conciencia individual está conectada a una conciencia superior, que percibimos como una sensación de pertenencia a un propósito superior.

Cuando la evolución se convierte en tu principal meta, puedes hacerte estas preguntas prácticas todos los días para ver si estás avanzando:
¿Cómo puedo avanzar hoy?
¿Mi crecimiento personal se acelera?
¿Me conozco mejor?
¿Disfruto más mi vida?
¿Veo las cosas de forma más positiva a medida que dejo de juzgarme?
¿Me siento conectado con una visión superior de la vida y un poder superior que hace realidad esta visión?

Estas son cuestiones prácticas que marcan el trayecto espiritual. A mí me sirven para medir mi propia evolución día tras día. Avanzo si siento más compasión, menos culpa y mayor calma. Mi crecimiento personal se acelera cuando logro mucho antes una meta que pensé que me llevaría años, como dejar ir la necesidad de sentir enojo. Creo firmemente en andar con los pies lo más afincados en la tierra que puedo.

Ha habido momentos en los que, mientras me encuentro en el tren rápido de Nueva York a Boston y observo el paisaje gris que pasa zumbando ante mis ojos, me fundo en él, sintiendo como si Deepak se hubiese esfumado y sólo quedara el Ser, la paz de la existencia pura. Estos momentos privilegiados son el tipo de indicadores de los que hablo. Me muestran que la evolución es una fuerza real en mi interior, una fuerza universal e individual al mismo tiempo. No puedo imaginar mayor regalo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *