Aida. Cultivar un jardín de hierbas aromáticas y medicinales

por  Productos Ecológicos Sin Intermediarios

Cultivar un jardín de hierbas aromáticas y medicinales

Cultivar un jardín de hierbas aromáticas y medicinales

Los persas denominaban a los jardines donde cultivaban las hierbas aromáticas y medicinales, los cuales también utilizaban como espacios de recogimiento y tranquilidad, “Paridaeza” (jardín cercado o entre muros), término de donde proviene la palabra “paraíso”, la cual define, de forma sublime, lo que más adelante será conocido por nosotros como “jardín de hierbas”.

Jardinería ecológica

http://www.productosecologicossinintermediarios.es/Jardineria-ecologica

Accesorios de jardinería biodegradables.

Para que sus plantas crezcan sanas y libres de sustancias químicas.

El jardín de hierbas, un paraíso
El jardín de hierbas posee ciertas características que vienen establecidas desde la Edad Media por los monjes en sus monasterios, ya que ellos fueron quienes se ocuparon de su cultivo y de preservar ese conocimiento que ha llegado hasta nuestros días.

Las plantas de hierbas aromáticas, en su mayoría, requieren ser podadas muy seguido, tienen raíces superficiales y delicadas, y son de relativa duración. Es por ello que tienen que estar en espacios “enclaustrados”, donde las inclemencias del tiempo no las afecten, y de fácil acceso para su cuidado.

Cultivar un “jardín de hierbas” puede resultar fácil para quien se entusiasme a iniciarlo, pues se puede plantar en pequeñas extensiones de tierra o simplemente en contenedores y jardineras.

Siembra y cuidado.
Su cuidado es fácil; para un mejor rendimiento es importante conocer las características de cada una de las hierbas a sembrar.

Lo primordial es que el jardín tenga un buen drenaje para que el agua no se empoce; y sembrar en una buena tierra, con turba y estiércol, para que se desarrolle a plenitud. Debe fertilizarse poco, máximo, cada mes, conjuntamente con un uso racional de insecticidas, si fuera necesario, ya que son plantas comestibles. Hoy, en nuestro mundo “ecológico” para alejar las plagas se vuelve al antiguo arte de sembrar junto a las hierbas matas repelentes, tales como ajo sociedad y clavel de muerto, para evitar el uso de insecticidas. Su cuido es fácil; para un mejor rendimiento es importante conocer las características de cada una de las hierbas a sembrar. Hablaremos aquí de las más comunes, que podemos dividir en tres grupos. Esto nos permitirá también poder sembrar en un mismo contenedor varias de éstas, si nuestro espacio es pequeño.

GRUPO I: albahaca, perejil, eneldo, cilantro. Son de raíces frágiles, requieren mantener su tierra húmeda y como mínimo 6 horas de luz diaria, mejor el sol de la mañana. Su tiempo de vida es corto y varía según su cuido.

GRUPO II: romero, orégano, salvia, tomillo. Más arbustivas y de tronco leñoso, son las llamadas perennes, es decir, su tiempo de vida es más largo. Requieren de menor frecuencia de riego: hay que esperar a que se seque la tierra entre riegos; y se desarrollan a pleno sol.

GRUPO III: menta, hierbabuena, bálsamo de limón o menta alimonada. Son las llamadas hierbas para infusión. Requieren ser sembradas individualmente ya que sus raíces son muy agresivas. Este grupo requiere de sombra o luz filtrada.

Recolección y usos
Es mejor cortarlas a primeras horas de la mañana, ya que sus aromas están concentrados en sus hojas.

Si quieres sus sabores concentrados en las hojas, poda sus flores, de esta manera no gasta sus energías en el desarrollo de éstas, a no ser que quieras sacar sus semillas para nuevas plantas o usar sus flores para ensaladas.

No dudes en podarlas siempre, esto ayuda a su desarrollo.

Puedes usarlas para condimentar tus comidas e infusiones o congelarlas o deshidratarlas para su conservación.

Fuente: plantas.lapipadelindio.com

Un comentario en “Aida. Cultivar un jardín de hierbas aromáticas y medicinales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *