Varoufakis y el Brexit: el matrimonio entre Londres y la Unión Europea “necesita terapia, no un divorcio”

http://www.bbc.com/mundo/noticias-36552124

Yanis VaroufakisImage copyrightGETTY IMAGES
Image captionYanis Varoufakis le pide a Reino Unido que se mantenga en la Unión Europea.

Nadie puede acusar a Yanis Varoufakis de ser un defensor incondicional de la Unión Europea (UE).

Cuando hace un año el entonces ministro griego de Finanzas encabezaba las negociaciones de su país con acreedores para evitar su salida de la zona euro y una catástrofe económica, Varoufakis no escatimó en críticas contra las instituciones europeas.

Pero en política un año es mucho tiempo.

Y para Varoufakis, las prioridades han cambiado, como queda claro en una conversación con Martha Kearney de la BBC, en el marco del festival literario de Hay-on-Wye en Gales, Reino Unido, que se realizó entre el 26 de mayo y el 5 de junio pasado.

Más que criticarla, ahora Varoufakis pide la salvación de la UE

Tiempos oscuros

El carismático exfuncionario reitera sus críticas a las instituciones de la UE.

La Unión Europea es como el Hotel California. Puedes hacer el checkout cuando quieras, pero nunca te puedes ir

Yanis Varoufakis
Getty

No obstante, advierte de un riesgo mayor. el desmoronamiento de esa misma organización que, en su opinión, puede acelerarse si Reino Unido vota por su retiro de la misma en el referendo del próximo 23 de junio.

El coloquialmente llamado Brexit, asegura el economista, dejaría a Europa a las puertas de una Gran Depresión económica y un oscuro panorama político al estilo de la década de 1930, la era que produjo el fascismo y eventualmente llevó a la Segunda Guerra Mundial.

Por lo mismo, Varoufakis llega con una petición sorpresiva para un izquierdista crítico de los poderosos de Bruselas: le aconseja a los británicos que voten a favor de su permanencia en la UE.

Sin veto

En su conversación con la BBC, Varoufakis no vacila en justificar esta aparente contradicción.

Yanis VaroufakisImage copyrightAFP
Image captionCuando era ministro, Varoufakis criticó fuertemente a la Unión Europea.

“Que tengamos una familia disfuncional no significa que debamos destruirla.Necesitamos terapia, no un divorcio“.

“A un nivel más práctico, Reino Unido no puede irse de la Unión Europea. Pueden votar para irse de la Unión Europea, pero no pueden realmente irse”.

Y explica: “Lo que pasa es que seguirán regidos por normativas de la UE en temas laborales, ambientales, de mercados y otros. En efecto, la mayoría de su legislación será determinada por Bruselas, pero si se retiran, los británicos no estarán ahí para tener una opinión o un poder de veto”.

“La Unión Europea es como el Hotel California (de la canción del grupo estadounidense Eagles). Puedes hacer el checkout cuando quieras, pero nunca te puedes ir”.

Una Gran Depresión

Varoufakis no deja de advertir de los riesgos que enfrenta la economía y la política europea por cuenta de la inestabilidad que experimentan las instituciones del continente.

Esta situación, en su opinión, puede verse exacerbada si Reino Unido se retira.

Protesta antialemana en Grecia.Image copyrightAFP
Image captionDurante la crisis griega, muchos culparon a Alemania de la austeridad.

“La Unión Europea no puede darse por sentada. Está desintegrándose. El problema es que si colapsa, y si esa desintegración se ve acelerada por el Brexit, tendremos una nueva Gran Depresión en Europa que consumirá a Gran Bretaña independiente de si votan por quedarse afuera o adentro”.

Yo quiero que Reino Unido se quede, porque Reino Unido es un aliado significativo para el resto de nosotros en Europa que estamos tratando de poner nuestra casa en orden”.

Trump: ¿un nuevo Reagan?

Pero la turbulencia que aqueja a Europa también se manifiesta en Estados Unidos, donde la nominación de Donald Trump a la candidatura presidencial por el Partido Republicano ha sacudido los cimientos políticos de esa nación.

Varoufakis nuevamente sorprende a los que esperan que, con sus credenciales izquierdistas, contemple con horror la posibilidad de ver a Trump en la Casa Blanca.

Gorbachev y Ronald ReaganImage copyrightGETTY IMAGES
Image captionPara Varoufakis, Trump podría resultar como Ronald Reagan, quien habló de guerra en la campaña, pero una vez en el poder buscó acuerdos con los rusos.

“Esto me hace acordar de los últimos meses de 1980, cuando Ronald Reagan estaba a punto de convertirse en presidente de Estados Unidos. Si lees lo que Reagan decía entonces, en los meses antes de su posesión, era un hombre que daba mucho miedo”.

A lo que agrega: “A veces me gusta pensar que Trump podría ser un nuevo Ronald Reagan, que se transforme una vez se posesione de su cargo”.

Varoufakis apunta a la esperanza de una moderación del magnate si llegase a resultar elegido, tal como ocurrió con Reagan hace más de tres décadas.

“Reagan era, en el papel, un monetarista que iba a aplicar una política de tierra arrasada con la austeridad. Pero, de hecho, fue todo lo contrario. el presidente que más empleó el gasto público para el crecimiento en Estados Unidos desde la época de Franklin Delano Roosevelt“.

“Reagan había dicho que iba a bombardear a Rusia pero apareció con un plan muy razonable de desarme nuclear con el entonces dirigente soviético Mijail Gorbachov”.

Luego, Varoufakis aclara: “No obstante, estos son pensamientos que solo me permito después de tomar más de un par de copas de vino”.

Banco central europeoImage copyrightAFP
Image captionVaroufakis asegura que los bancos hicieron lo que tenían que hacer.

“No critico a los bancos”

Inevitablemente la conversación con Varoufakis toca el que fue el momento más álgido de su corta permanencia en el gobierno griego: su enfrentamiento con los acreedores cuando en 2015 buscó fallidamente una renegociación de la deuda griega.

Sus recuerdos más amargos no los guarda contra las entidades financieras, las mismas que presionaron para que no se perdonara la deuda.

“A los bancos alemanes no los critico. Hicieron lo que tenían que hacer. Es la naturaleza de la bestia“.

Los bancos no son entidades morales. No podemos esperar que sean los guardianes éticos de la sociedad. Ellos sólo maximizan sus ingresos”.

“Se creyeron su retórica”

Para Varoufakis, la actitud de los gobiernos, tanto de los países deudores como de los acreedores, es la que debe fiscalizarse, en particular lo que ocurrió en los años anteriores al descalabro de 2008-2009, cuando se permitió el endeudamiento masivo de naciones como Grecia.

Manifestación a favor del brexitImage copyrightAFP
Image captionLos defensores del Brexit aseguran que Reino Unido recobrará así su soberanía plena.

“La responsabilidad moral está en el gobierno, las entidades regulatorias. Perotodos fallaron por igual, no sólo los griegos“.

“Se creyeron su propia retórica. El entonces primer ministro británico Gordon Brown decía que había eliminado el ciclo de bonanzas y colapsos que había caracterizado a la economía en años anteriores”.

A comienzos de la década de 2000, “el entonces jefe del banco central estadounidense Ben Bernanke decía que la economía estaba experimentando ‘una gran moderación’, al tiempo que ocurría un tsunami de flujos financieros desestabilizando los mercados, completamente insostenible”.

Ellos se creyeron el mantra de los financistas. Que ahora estábamos ante un nuevo paradigma”.

“Algunos como (el premio Nobel de Economía) Joseph Stiglitz y yo advertíamos entonces que esto iba a resultar en un gran colapso, una depresión. Me decían entonces que yo era una reliquia del pasado, que ahora había un paradigma en donde el riesgo no tenía riesgo”.

“¿Has oído hablar de eso? Que el sector financiero había conseguido diluir el riesgo de la economía. A los políticos les encanta oír narrativas consistentes con sus objetivos de corto plazo. Ahí es donde fallaron”.

Manifestación contra BrexitImage copyrightAFP
Image captionLos que piden que Reino Unido siga en la UE aseguran que así puede tener más influencia en Europa.

Democracia después de la crisis

Varoufakis, ahora retirado del poder, trabaja en la organización de un movimiento, el DiEM-25, que alerta sobre la amenaza de que se repita en Europa lo que ocurrió durante la última gran crisis financiera: la de los años 1930.

“Varios de nosotros hemos empezado un movimiento a favor de la democracia en Europa. Hay que crear una oleada de democracia en Europa que tenga éxito en donde nuestros predecesores fallaron en 1930, el año después de la crisis financiera de 1929“.

“Hay que crear una alianza amplia de demócratas de izquierda o de derecha para detener este descenso a un nuevo abismo como el de la década de 1930”.

“No creemos que debemos ser optimistas, pero hay que tener esperanzas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *