Adriana – SOSIEGO: EL GRAN OLVIDADO

Francisco de Sales
http://www.buscandome.es/
http://mauandayoyi.blogspot.com.ar

sosiego

sosiego
De sosegar.
Quietud, tranquilidad, serenidad.

En mi opinión, el SOSIEGO contiene en su esencia una gran sabiduría, y ser sosegados nos aportaría algo
que es bastante necesario.

SOSEGAR es aplacar, pacificar… también es aquietar las alteraciones de ánimo, mitigar las turbaciones y movimientos o el ímpetu de la cólera e ira. ¡Qué más se le puede pedir!, ¿Por qué no estamos ya en un continuo sosiego?

Se merece una atenta reflexión para comprender dentro de uno lo que significa.

¿Cuántas veces hemos tenido una necesidad importante de tener sosiego y no lo hemos tenido? Muchas.

“¡Paciencia!”, nos pedimos a veces. Y cuando la pedimos estamos pidiendo saber esperar algo que se desea, pero… ¿Por qué no nos pedimos sosiego? ¡Es es que sosiego lo que realmente queremos! Queremos serenidad durante esa espera.

Queremos aplacarnos, pacificarnos, escaparnos de la tiranía y el descontrol del caos; tener la calma que a veces necesitamos para enfrentarnos a las circunstancias o para afrontar las situaciones difíciles.

No es aplazar las cosas que tenemos que afrontar lo que necesitamos, sino tener la ecuanimidad suficiente para atrevernos con ellas desde un estado equilibrado y libre.

Y eso es lo que nos puede proporcionar el sosiego.

Nos permite desembarazarnos de esas emociones que tanto nos alteran, que tanto nos descontrolan, y cuyos resultados posteriores emocionales casi siempre son desoladores.

El carácter descontrolado que a veces se manifiesta en nosotros es fuente de posteriores diatribas internas, en las que nos reprochamos el descontrol, la falta de gobierno entonces es cuando nos prometemos que la próxima vez estaremos más serenos, que contaremos hasta diez antes de explotar –o hasta mil-, pero no lo haremos porque seguiremos a merced de los arrebatos de una personalidad sin asentar, sin aquietarse, lejos del estado de imparcialidad, objetividad, neutralismo y equilibrio que nos aporta el sosiego.

Y que quede claro que no estoy hablando de pasividad, de indolencia, de desidia, de indiferencia… nada de eso, porque se trata de afrontar lo que haya que afrontar pero desde un estado en el que el ímpetu descontrolado no tiene cabida, en el que la ira o la cólera no se manifiesten con su descontrol y furia, arrasando, a veces, de un modo tan destructivo que lo convierte todo en irreparable.

Sólo un Proceso de Desarrollo Personal puede acercarnos a ese sosiego.

Sólo mediante un Proceso de Autoconocimiento en el que uno descubra quién es por encima de quien está siendo, y desarrolle su propia escala de valores –que será quien dicte el orden de importancia de las cosas- es como uno puede acceder a ese estado en el que uno es capaz de apreciar las cosas en su justo valor y medida, en el que puede mantener la serenidad para que no le alteren en su esencia las cosas a las que se les da importancia aunque no sean importantes, y el aplomo conveniente para ver los asuntos complicados de la vida con la ecuanimidad que requieren.

Ser una persona sosegada es siempre interesante. Permite ver las cosas inquietantes con un cierto desapego que siempre es bienvenido, permite desdramatizar lo duro, y quedarse a salvo de los vaivenes inquietantes e innecesarios de la vida.

Recomiendo efusivamente que mediante la meditación, la relajación, el yoga, la lectura, la música relajante, o el medio que cada uno considere adecuado, uno contacte con esa parte que lleva dentro de sí que le hará salirse del personaje y ponerse más en contacto consigo mismo.

Te dejo con tus reflexiones…

2 comentarios en “Adriana – SOSIEGO: EL GRAN OLVIDADO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *