ESTE 20 DE JUNIO SE CELEBRA EL SOLSTICIO DE VERANO, EL DÍA MÁS LUMINOSO DEL AÑO EN EL NORTE Y EL SOLSTICIO DE INVIERNO EN EL SUR (JUNTO CON UNA LUNA LLENA); AQUÍ LAS RESONANCIAS ASTRONÓMICAS Y SIMBÓLICAS DE ESTA FECHA.

El solsticio de verano en el hemisferio norte y el solsticio de invierno en el hemisferio austral se celebran este lunes 20 de junio, el día más extremo del año. Los solsticios junto con los equinoccios son las cuatro grandes fiestas astronómicas naturales que dictan el paso de las estaciones y ponen límites al año, tradicionalmente celebradas por las culturas vinculadas estrechamente a la naturaleza (lo que hoy se generaliza como “el paganismo”).

En el hemisferio norte este será el día más luminoso el año, al alcanzar su más alto grado de declinación norte (+23º 27′) . La palabra solsticio significa “sol quieto” (sol + sistere: quedarse quieto, en latín), una alusión a la impresión que deja el sol de quedarse quieto en el cielo justo por encima del Trópico de Cáncer en lo que cambia de dirección. El solsticio de invierno tradicionalmente marca el inicio del verano para las culturas occidentales, ya que en China por ejemplo se tiene una fecha anterior.  El momento exacto del solsticio del 2016 es el 20 de junio a las 22:34 UTC o 17:34 tiempo de la Ciudad de México.

Este año el evento será único puesto que coincidirá con la luna llena en Capricornio –el Sol estará entrando a la constelación de Cáncer– algo que no ocurría exactamente en poco menos de setenta años. Esto parece ser una combinación astrológica doblemente explosiva ya que tradicionalmente el solsticio de verano es el momento de máxima energía (la cual desde este punto empieza a descender hasta llegar a la muerte simbólica del otoño y el posterior renacimiento en el solsticio de invierno). Esto, y por otra parte la luna llena es considerada también la fase lunar de mayor energía, si bien estas energías están en signos directamente opuestos.

El observatorio Slooh transmitirá el evento de la luna llena del solsticio en vivo, en una transmisión para geeks de la astronomía.

El solsticio de verano era considerado el tiempo de la cosecha, de la fruición de lo que se sembró pero no sólo materialmente sino también espiritualmente. Es así también una fiesta de la fertilidad en la que tradicionalmente se rendía culto a divinidades ligadas a la agricultura. Se confunde e interpenetra esta fecha con la Fiesta de San Juan de la misma manera que el sincretismo religioso romano aparentemente también mezcló la Navidad (y las saturnalias) y el solsticio de invierno. Entre las religiones paganas aún existentes se celebra el Midsummer. Esta fecha también es el momento cúspide del turismo en Stonehenge, ya que esta misteriosa construcción monolítica está alineada con el sol del solsticio de verano.

Recordamos siempre celebrar esta fecha en Pijama Surf, sobre todo como un pretexto para concebir el tiempo de una manera orgánica y cualitativa, como un ritmo y una energía y no como dinero o un proceso inerte meramente cuantitativo. El solsticio hace tangible la estrecha relación entre el hombre y el cosmos a través del ritmo y nos permite apreciar con mayor facilidad la polarización perpetua entre la luz y la oscuridad, una eterna danza.

Para los astrónomos amateurs que quieren combinar estas fechas con observaciones, mencionar que este día en el hemisferio norte tendremos las sombras más cortas del año –y las más largas en el sur. Asimismo  podrán observar con un telescopio a Urano en la madrugada, mientras que en el  cielo vespertino serán visibles Marte, Júpiter, Saturno y, desde mediados de julio, Venus, la “estrella” más brillante del firmamento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *