Nuevo estudio revela que la base de la Gran Pirámide no es cuadrada

Artículo publicado en MysteryPlanet.com.ar: Nuevo estudio revela que la base de la Gran Pirámide no es cuadrada http://mysteryplanet.com.ar/site/nuevo-estudio-revela-que-la-base-de-la-gran-piramide-no-es-cuadrada/

Es la única maravilla del mundo antiguo que está en pie y hay quien dice que el mismísimo tiempo le teme, pero un nuevo estudio afirma que no es tan perfecta como parece: su base está un poco «torcida» porque los constructores —sean quienes sean— cometieron un pequeño error.
great-pyramid
En una reciente investigación liderada por el ingeniero Glen Dash y el famoso egiptólogo Mark Lehner, se llegó a la conclusión que el lado oeste de la Gran Pirámide es apenas más largo que el lado este. Y, si bien debido a la magnitud del monumento podría considerarse como un error ínfimo, lo importante es haberlo podido detectar a través de técnicas de medición modernas, reporta Live Science. «La base no es del todo cuadrada», declaró Dash, quien participó del estudio a través de su fundación. Originalmente, la Gran Pirámide de Guiza estaba recubierta por unos 27.000 bloques de piedra caliza blanca, pulidos, de varias toneladas cada uno. Mantuvo este aspecto hasta principios del siglo XIV, cuando un terremoto desprendió parte del revestimiento calizo. Posteriormente, los turcos otomanos utilizaron dicho revestimiento para la construcción de diversas edificaciones en El Cairo. Sin este revestimiento blanco presente hoy en día, el obtener las mediciones exactas de la maravilla antigua tal y como fue antaño, fue un verdadero puzle para los científicos, conformándose sólo con las medidas aproximadas obtenidas por el importante egiptólogo británico Flinders Petrie (1853-1942).

Midiendo la maravilla

Para determinar el largo de los lados originales de la pirámide, Lehner y su equipo buscaron pistas en las ruinas de los bloques que alguna vez conformaron el perímetro de la base, sobre todo marcas en la plataforma sobre la cual se erigió el monumento. En total, encontraron 84 puntos alrededor de los bordes originales. Posteriormente, el equipo utilizó un método estadístico llamado «regresión linear» para determinar las longitudes. Los resultados arrojaron que el lado este de la pirámide medía originalmente entre 230.295 y 230.373 metros (755.561 y 755.817 pies), mientras que el lado oeste medía entre 230.378 y 230.436 metros (755.833 y 756.024 pies). Esto significa que, como mínimo, el lado occidental era 14.1 centímetros (5.55 pulgadas) más largo que el opuesto; ergo, la base de la Gran Pirámide no era ni es exactamente cuadrada.

Unos de los pocos bloques del recubrimiento original que aún sobreviven en la actualidad.

No obstante, los investigadores aún mantienen el asombro con el nivel de precisión logrado por los constructores de las pirámides de Guiza hace miles de años, cuando supuestamente la tecnología disponible no lo hubiera permitido. «Los datos muestran que los antiguos egipcios poseían conocimientos extraordinarios para su época», escribe Dash en el reporte. «Solo podemos especular acerca de cómo estos hombres primitivos fueron capaces de trazar esas líneas con tal precisión valiéndose de las herramientas que tenían».

¿Un «error» intencional?

Livio Catullo Stecchini, profesor universitario de historia antigua y un obsesionado de la metrología, ya sostenía en la década de los 1960s que la aparente inexactitud detectada en la orientación norte-sur de la Gran Pirámide no era tal, que tenía un propósito. Stecchini, decía que la base de la Gran Pirámide fue diseñada para ser ligeramente diferente de un cuadrado perfecto y que el propósito tras esta variación tenía que ver con pi y con phi. Tal y como lo veía el experto, el eje para la alineación del lado occi­dental de la Gran Pirámide fue trazado en primer lugar, luego se deli­neó el lado norte para ser perfectamente perpendicular a él. El lado oriental, sin embargo, fue intencionadamente colocado en un ángulo 3 arcominutos más grande que perpendicular al lado norte. En otras pa­labras, la esquina noreste debía tener 90° 03’ 00”, no 90°. En cuanto al lado sur, se previó que fuera medio arcominuto más grande que perpen­dicular, de forma que la esquina sudoeste midiera 90° 00’ 30”, pues de acuerdo con el análisis de Stecchini no todos los lados estaban en los mismos y exactos ángulos.

Pirámides de Guiza.

Stecchini también analizó una pequeña línea sobre el suelo de la base de la Gran Pirámide cerca de la mitad del lado norte. Algunos autores han supuesto que este era el eje norte-sur original de la Gran Pirámide. Los datos muestran que la línea del eje está localizada a 115,090 metros de la esquina noroeste, y a 115,161 metros de la esquina nordeste, por lo que está un poco fuera del centro, una variación típicamente rechazada como un error humano. No obstante, el profesor Stecchini concluyó que esto no fue un error. Más bien, el eje norte-sur de la Gran Pirámide estaba desalineado a propósito. Por lo tanto, el vértice también estaba desviado del centro —de nuevo, a propósito— por unos 35,5 milímetros hacia el oeste. Como resultado, cada una de las cuatro caras de la Gran Pirámide tiene una pendiente ligeramente diferente de las demás, una teoría que también se le ocurrió a Petrie en el curso de su medición pero que nunca desarrolló. Y es que sería justamente esta diferencia entre las caras lo que permite a la Gran Pirámide incorporar tanto pi como phi en su diseño interior. La pared oeste de la Gran Pirámide estaba diseñada con el factor pi, mientras que la norte lo estaba con el phi. Teniendo esta antigua teoría en cuenta —en su tiempo rechazada por los eruditos como pseudocientífica—, ¿podría la reciente investigación de Dash y Lehner probar en realidad que la Gran Pirámide es más perfecta de lo que pensábamos? Stecchini seguro diría que sí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *