Las emociones positivas son el mejor arma contra la adversidad

https://lamenteesmaravillosa.com/

Enseñamos a los niños a leer, escribir, vestirse o montar en bici, etc. Pero, ¿qué hay de sus emociones?Educar en emociones positivas puede convertirse en la llave de la felicidadLas emociones positivas contribuyen a hacer más resistentes a las personas frente a la adversidad. Las personas que ante la adversidad se doblan pero no se rompen, son las capaces de experimentar emociones positivas incluso en situaciones estresantes.

Muchos problemas de salud mental tiene un origen emocional, las emociones incomprendidas y reprimidas nos dañan el cuerpo y la mente. Las emociones siempre se “educan”, la diferencia es que pueden educarse por sí solas, para bien o para mal, o bien puedes incidir conscientemente en ellas, ayudándonos a comprender, transformar y regular nuestras emociones.

La habilidad de hacer una pausa y no actuar por el primer impulso se ha vuelto aprendizaje crucial en la vida diaria

Educar las emociones

Educar en emociones es educar para la vida. La inteligencia emocional consiste en disponer de una serie de habilidades para reconocer nuestras propias emociones y las de los demás y además poder gestionarlas adecuadamente.

Niña sentada en el suelo

Hace unos años, la educación emocional consistía en aprender a reprimir ciertas emociones y a no permitir que aflorasen en público. Sin embargo, afortunadamente poco a poco estamos empezando a descubrir la inteligencia emocional, a darle la importancia que merece y eso incluye la expresión adecuada de las emociones y no su represión.

La manera ideal de reducir los futuros niveles de violencia y de aumentar los de altruismo pasa por un temprano aprendizaje social y emocional. Si un niño es capaz de identificar cuáles son sus sentimientos y los de sus compañeros, sabrá reaccionar de forma adecuada ante los ellos y le servirá de base para mejorar sus habilidades sociales: para saber qué hacer en qué momento.

La integración de niños con problemas de sociabilidad pasa por aquí, por que él entienda cómo se sienten los demás y porque los demás entiendan cómo él se siente. Además, saber expresar emociones hará que no sea un niño sin voz, que sea un niño que pida ayuda si se siente en peligro o amenazado.

“No olvidemos que las pequeñas emociones son los capitanes de nuestras vidas y las obedecemos sin  darnos cuenta”
-Vincent Van Gogh-

¿Cómo nos ayudan las emociones positivas?

Las emociones positivas facilitan la puesta en marcha de patrones de pensamiento receptivos, flexibles e integradores, favoreciendo la aparición de situaciones y conductas novedosas. Es muy posible que esta forma de pensar haya precedido a los grandes descubrimientos y a las realizaciones más importantes de la historia de la humanidad.

Es difícil imaginar a Miguel Ángel cabreado mientras pintaba la Capilla Sixtina, a Newton iracundo debajo del manzano, a Edison, a Marie Curie, deprimidos en sus laboratorios. Por el contrario, es fácil imaginarles pensando posibilidades y alternativas, combinando elementos a priori imposibles, absortos en su tarea, emocionados contemplando sus avances hacia una meta deseada y llena de significado para ellos.

En esta misma línea, se ha comprobado que los diagnósticos sobre enfermedades hepáticas eran más acertados cuando a los médicos se les hacía sentir bien  (Fredrickson, 2003). Con “más acertados” se referían en este estudio a que los médicos tardaban menos tiempo en integrar la información del caso y a que eran menos proclives a basarse en pensamientos iniciales y, por tanto, a hacer diagnósticos menos prematuros.

Las emociones positivas nos ayudan no solo a sentirnos mejor con nosotros mismos sino también a potenciar nuestras habilidades y competencias personales. Experimentar día a día emociones positivas nos ayuda a que cada vez más sintamos un estado de felicidad global.

Rostro de niña feliz

“Las emociones son como caballos salvajes. No son explicaciones que nos ayudan a seguir adelante sino nuestra voluntad de seguir adelante.”
-Paulo Cohelo-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *