Hay una creencia muy extendida de que los vehículos aéreos no tripulados,

http://katehon.com/

Hay una creencia muy extendida de que los vehículos aéreos no tripulados, también conocidos como drones, son usados como una alternativa de reconocimiento aéreo para ataques contra objetivos distantes. Los Estados Unidos los usaron en Afganistán, Pakistán, Irak, Somalia y otros países. Pero la Armada de los EEUU, y otros tipos de tropas conectados con el agua de uno u otro modo (tales como el cuerpo de Marines y las fuerzas especiales), también están usando activamente los drones para sus propias necesidades.

En 2000, el Centro de Guerra de Superficie Naval de los EEUU en Carderock, abrió un departamento para Vehículos No-tripulados de Superficie, VNS, el propósito del cual era encontrar las necesidades para el desarrollo de los vehículos aéreos no tripulados. En 2002, la Demostración de Concepto Tecnológico Avanzado, DTCA, junto con las empresas, Radix Marine, Northrop Grumman y Raytheon, crearon el concepto tecnológico y presentaron el barco Spartan Scout (explorador espartano) como producto. Este prototipo fue probado en el golfo pérsico en diciembre de 2003 y puede servir como una embarcación de superficie sin tripulantes y plataforma militar modular multi-propósito que opera en un modo semi-autónomo. Podía llevar equipamiento montado y armas.

Esta herramienta se concibió principalmente para combatir a las denominadas “amenazas asimétricas”, tales como lanchas o pequeños barcos y otros medios de ataque de bajo coste, cuando el uso del poder de las armas y misiles anti-naval es cara e ineficiente. Es más, tales barcos controlados remotamente pueden ser usados para la inspección de objetos sospechosos en el agua, así como patrullar aguas restringidas (puertos y estrechos) e instalaciones críticas (plataformas petrolíferas, faros, etc.).

En 2010, QinetiQ desveló su nuevo desarrollo, un barco no tripulado de reconocimiento invisible: Sentry. La máquina tiene un casco hecho acorde con la tecnología invisible y un poderoso cañón de agua. La compañía dice que el nuevo barco es perfecto para el papel de exploración y patrulla. Es capaz de transportar diferentes cargas, y puede ser controlado desde una distancia de 30 kilómetros.

El desarrollo e introducción de Vehículos Submarinos No-Tripulados, o  VSNT, está regulado por una serie de documentos del pentágono. Inicialmente, en 1994, el plan #87 del programa de la armada de los EEUU sobre los VSNT establecía como alta prioridad la investigación y búsqueda de minas con submarinos. La segunda prioridad era el Sistema de Reconocimiento de Minas a Largo-plazo, o SRML, y la tercera era la oceanografía táctica. Este documento fue un poco enmendado en 1995 y 1997. En abril de 2000, las recomendaciones fueron emitidas y el plan completo desarrollado sobre esta base se firmó en diciembre de 2003. Una versión actualizada, denominada como el Plan Maestro de Vehículos Submarinos No-Tripulados (VSNT), fue producida en noviembre de 2004.

El documento declaraba que 9 componentes adicionales necesitaban ser añadidos al plan del “poder marítimo en el siglo XXI”:

  1. Inteligencia, vigilancia y reconocimiento.
  2. Contramedidas de minas.
  3. Guerra antisubmarina.
  4. Inspección / identificación.
  5. Oceanografía.
  6. Comunicación / Nodos de red de navegación.
  7. Reparto de carga útil.
  8. Operaciones de información.
  9. Golpes en momentos decisivos.

La razón principal para utilizar los Drones submarinos fueron las siguientes:

Autonomía. La capacidad de operar independientemente durante extensos periodos produce una fuerza multiplicadora que permite a los sistemas tripulados extender su alcance y enfocarse en tareas más complejas. Los costes pueden reducirse cuando los sensores o armas operan desde la infraestructura más reducida de un VSNT que desde una plataforma enteramente tripulada.

Reducción del riesgo. Su naturaleza no tripulada reduce o elimina el riesgo al personal desde el entorno, desde el enemigo y desde el implacable mar.

Perfil bajo. El VSNT opera totalmente sumergido con una acústica y señales electromagnéticas potencialmente bajas. Mantienen un perfil bajo cuando salen a superficie para extender la antena. El posible desarrollo para la continuación de las operaciones tripuladas en una ruta o área no está revelado y se preserva el elemento de sorpresa. El VSNT tiene menos riesgo de enredarse con objetos bajo el agua u obstrucciones flotantes que los sistemas remolcados o por cable (tales como los Vehículos Operados Remotamente, VOR).

Desplegablidad. Por la virtud de su tamaño potencialmente más pequeño, el VSNT puede garantizar una oportunidad intrínseca para los grupos de ataque. Pueden ser designados como objetos “alejados” o ser posicionados en áreas de Vanguardia. Su lanzamiento puede adaptarse a una variedad de plataformas incluyendo barcos, submarinos, aeronaves, e instalaciones de costa. Las embarcaciones de recuperación de VSNT no necesitan ser idénticas a la plataforma de lanzamiento. La recuperación puede retrasarse o descartarse enteramente por el bajo coste de los sistemas. Pueden desplegarse múltiples VSNT simultáneamente desde una plataforma.

Adaptabilidad en el entorno. El VSNT puede operar en todas las aguas profundas, bajo tiempo terrible, y en mares bajo condiciones tropicales o árticas, y a cualquier hora. Su capacidad para operar en el medio les da ventajas únicas de sensor sobre sensores similares remolcados u operados en superficie.

Persistencia. El VSNT puede mantener la posición incluso frente a un clima que abortaría las operaciones de un Vehículo Aéreo No-tripulado (VANT) o de un Vehículo No-tripulado de Superficie (VNS), simplemente sumergiéndose hasta la calma de las profundidades. El clima violento puede imposibilitar las operaciones de superficie, pero el VSNT puede esperar a que pase la tormenta en las profundidades, imposibilitando el tránsito por largo tiempo hasta que las condiciones mejoren. Del mismo modo, el VSNT que pierde energía (accidental o intencionalmente) puede asentarse establemente en el fondo, a diferencia de los VANT y los VNS que están a merced de los elementos cuando pierden propulsión.

Los VSNT han de ser usados en situación en que su rendimiento sea optimizado, con los menores costes, y que realice las misiones que no pueden hacerse por sistemas tripulados, o puedan al menos reducir los riesgos para los sistemas tripulados. Las características únicas del sistema VSNT puede facilitar la reunión de estos principios, incluyendo su capacidad para poner sensores en una posición óptima tanto en la dimensión vertical como horizontal. Son autónomos, duraderos, difíciles de observar, prescindibles y pueden mantener tanto la distancia o la proximidad respecto de la plataforma de lanzamiento.

Los vehículos submarinos autónomos, SUMRE (Sistema de la Unidad de Monitoreo Remoto del Entorno, en inglés REMUS) son uno de los primeros drones submarinos, y estaban diseñados por el Laboratorio de Sistemas Oceanográficos a finales de la década de 1990 y creado por Hydroid, una filial de Kongsberg Maritime. El REMUS 100 sólo pesa 36 kilos y ha sido usado por la armada de los EEUU en aguas poco profundas para la detección de minas y el reconocimiento hidrográfico. Este equipamiento se usa en otros países. Por ejemplo, el ministerio de defensa de Japón está trabajando con cuatro máquinas REMUS 600 y un REMUS 100 para mapear el fondo marino y detectar minas.

La armada de EEUU presume de tres tipos de REMUS:

  • MK 18 Mod 1 Swordfish, está basado en el REMUS 100 y está pensado para la búsqueda, clasificación y mapeo en aguas poco profundas. La armada de EEUU tiene 24 drones submarinos Swordfish que están distribuidos entre varias bases y sub-unidades.
  • MK 18 Mod 2 Kingfish, se convirtió en el prototipo del REMUS 600, pero tiene más potencial y servirá como plataforma para sensores avanzados. La configuración del Módulo Sonar de Apertura Sintética (MSAS) del pequeño Kingfish proporciona mayor banda ancha, imágenes de alta definición, y la capacidad para detectar objetivos sumergidos. La armada de los EEUU está trabajando actualmente con contratistas para el desarrollo del Kingfish, pero estos sistemas serán usados para operaciones militares al menos hasta septiembre de 2015.
  • Littoral Battlespace Sensing, LBS (Detector de Combate Litoral, DCL) también se basa en el REMUS 600. El Mando de Sistemas de Guerra Naval y Espacial (MSGNE, en inglés, SPAWAR) ha pedido tres LBS para estudio ecológico del océano, y de las aguas costeras e internas.

Deberíamos anotar que la batería recargable de Iones de Litio en el REMUS 600 con su capacidad de 5,2 kilovatios/hora puede usarse durante unas 70 horas a una velocidad de 5 nudos a 1.970 metros de profundidad.

Sin embargo, los Estados Unidos están desarrollando otro modelo. El nuevo prototipo del sistema de navegación autónoma para robo-barco sumergido afrontó su primera prueba de carrera en enero. El robot navegó autónomamente la distancia entre Gulfport y Pascagoula en el río Mississippi. Este sistema está diseñado para el arrastre continuo en la lucha contra submarinos.

La compañía Leidos que desarrolló el buque, dijo en una conferencia de prensa que “controlado solamente por el sistema autónomo, y con solamente un mapa del área cargada en su memoria y las entradas desde sus radares commercial-off-the-shelf (COTS), el barco sustituto navegó exitosamente las complicadas aguas interiores del entorno de las rutas marítimas intracosteras del golfo”. Además: “Durante su viaje de 35 millas náuticas, el sistema de autonomía marítima funcionó tal como estaba diseñado. El barco evitó todos los obstáculos, boyas, tierra, aguas poco profundas, y otros buques en el área – todo sin ningún punto de camino planeado o intervención humana”.

Las publicaciones especializadas del ejército de los EEUU más tarde confirmaron esto, diciendo que el vehículo autónomo diseñado para cazar submarinos fue un paso importante del proceso. Por ejemplo, el sitio Defense One dijo que “los océanos puede que nunca sean los mismos”, añadiendo que para mantener la carrera de los submarinos cada vez más invisibles de Rusia, China e Irán, puede usarse un barco fantasma robótico que les seguirá por toda alta mar.

La creación de un buque autónomo para seguir en silencio a los submarinos diésel fue informado por primera vez en 2010 por la agencia DARPA. El programa fue denominado Buque No-tripulado de Rastreo Continuo en Guerra Antisubmarina (BNRCGA, en inglés ACTUV)

Expertos destacan que, de hecho, este programa puede cambiar no solamente la guerra naval, sino también los modos en que la gente, vehículos y sistemas robóticos interactúan en el agua en todo el mundo.

La compañía de ingeniería Leidos, y DARPA probaron el prototipo ACTUV durante medio mes en 100 escenarios diferentes. El buque de pruebas se equipó con componentes de radar, software y programado para varios puntos de navegación, capaz de detectar a un objetivo en una distancia de un kilómetro sin golpearse con las rocas, las aguas poco profundas u otros barcos.

Las pruebas mostraron que el barco robot era capaz de cumplir difíciles misiones militares sin violar las reglas internacionales de prevención de colisión en el mar. Las pruebas también presentaron evidencias convincentes de la competencia del concepto mostrando que grandes robots pueden navegar en mar abierto con barcos de crucero y de pesca. El siguiente desafío del ACTUV serán las pruebas con “barcos enemigos” que intentarán bloquear el barco-robot.

Mientras que Leidos ha gastado el tiempo de pruebas para el barco sustituto de 42-pies, la construcción de un prototipo de buque ACTUV denominado “Sea Hunter” (cazador de mar) ha de ser completado en otoño de 2015.

La idea de hacer tales buques similares a animales marinos es bastante natural. A finales de 2014, la armada de los EEUU completó las pruebas del GhostSwimmer que es el último en una serie de proyectos innovadores desarrollados en el marco del proyecto Silent NEMO. El GhostSwimmer fue diseñado para parecerse en forma y mímica al estilo del comportamiento de un gran pez. Con una longitud de unos 1,5 metros y un peso de casi 45 kilos, el GhostSwimmer puede trabajar a profundidades en un rango de 0,25 a 90 metros. Su bio-imitación proporciona seguridad adicional en baja visibilidad durante las misiones de inteligencia, vigilancia y reconocimiento.

El proyecto similar del BIOSwimmer fue desarrollado por Boston Engineering, y parece un pez robot diseñado para detectar contrabando oculto en un casco con los sofisticados sensores.

Se espera que muchas compañías y laboratorios que están dedicados a la investigación y diseño de submarinos y robots de superficie cooperen activamente en acelerar los procesos técnicos y presentar los prototipos a los clientes. El 30 de enero de 2015, la compañía Huntington Ingalls Industries anunció que había adquirido la compañía Engineering Solutions Division del Columbia Group, un desarrollador y manufacturador de cabecera en los vehículos submarinos no tripulados para clientes nacionales e internacionales. En particular, la compañía desarrolló el buque multifuncional submarino, Proteus, que recibió un premio en 2012. Obviamente, esta decisión fue hecha de acuerdo con la nueva estrategia del Pentágono. Uno de los líderes la explicó: “Ya que la armada avanza hacia un mayor empleo de vehículos no tripulados tanto en los dominios de superficie como submarinos, produce un gran sentido estratégico el hecho de juntar a un constructor de vehículos submarinos no tripulados y a uno de los mayores constructores del mundo de barcos y submarinos”. “Ahora la Engineering Solutions Division será renombrada como Undersea Solutions Group y proporcionará su información a los constructores de barcos”.

Pero también se combinaron los robots anfibios. Un equipo de investigación de Stamford, Connecticut, desarrolló un robot anfibio que están probando actualmente con los marines. El GuardBot es una pelota robot que navega sobre el agua a unas 4 millas por hora y después rueda por la playa, hasta una pendiente de 30 grados y a 20 millas por hora.

El GuardBot usa una estabilización de nueve ejes, un sistema de propulsión de “movimiento pendular”, que mueve el robot adelante por el cambio del centro de gravedad atrás y adelante con una variedad de algoritmos de dirección.

En enero de 2014, probaron el GuardBot en la base naval anfibia de Little Creek, Virginia, donde el GuardBot completó exitosamente su misión y regresó al barco.

La compañía está trabajando en un nuevo software que incluye sistemas de información geográfica que garantizan mayor autonomía. Uno solo necesita seleccionar una localización en el mapa, y la pelota rodará allá.

El sistema ha sido principalmente diseñado para monitorear e inspeccionar instalaciones. El robot puede rotar 360 grados, así que es más maniobrable que otros robots terrestres. Durante las pruebas con láser, el espectroscopio con carga útil (dos pequeños hemisferios transparentes en un lado del robot) fue capaz de detectar explosivos químicos, que estaban más o menos a 2 pulgadas de separación.

Pero el robot no solamente puede explorar e investigar, también puede usarse directamente como medio para llevar materiales explosivos.

La OTAN está poniendo atención al desarrollo de los drones submarinos y de superficie. El 4 de mayo de 2015, el Centro para la Investigación Marina y la Experimentación, junto con importantes estructuras de mando, mantuvieron ejercicios en el mar del norte, titulados de una forma bastante extraña: “Dynamic Mongoose” (Mangosta Dinámica). Las maniobras valoraron las redes autónomas en el clima norteño y en el contexto de la lucha antisubmarina, incluyendo las aguas profundas. Las redes de sensores autónomas podrían estar involucradas potencialmente en la vigilancia constante y trascenderían las ventajas tradicionales  con menos costes y riesgos. Los científicos de la OTAN están trabajando en el despliegue de robots submarinos, incluyendo planeadores y vehículos submarinos autónomos. También han trabajado en el desarrollo de las habilidades tácticas de entrenamiento que permiten la visualización del entorno submarino en una zona de operación. Los supuestos enemigos para los ejercicios fueron los submarinos rusos.

3 comentarios en “Hay una creencia muy extendida de que los vehículos aéreos no tripulados,

  1. obviamente…..

    estos militares modernos, no tienen en cuenta que las maquinas…. son solo titeres….. absolutamente fragiles.-

    lo que llamamos “autonomo”…. solo funciona en el papel…. o en pruebas de cientificos…. o solo funciona “bien”, para la FABRICA QUE LOS FABRICA…. para venderselos a los ejercitos….. les estan queriendo VENDER cosas…. cosas muy caras.-

    un verdadero Militar…. una mente verdaderamente militar….. jamas va confiar en estos artilugios……

    los ejercitos van a descubrir, (de la peor manera), que “la era de los robots de combate”…. todabia esta en la imaginacion.-

    (estan viendo muchas pelis de ciencia ficion….).-

    profesor J

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *