El rastro de la ‘lista Falciani’ lleva a la UCO hasta el marido de la jefa antifraude

El juez José de la Mata ordena investigar a Alejandro Pérez Calzada, financiero casado con la máxima responsable de la ONIF, Margarita García-Valdecasas, y antiguo tripulante del yate ‘Bribón’ del rey Juan Carlos. La pista que ha llevado hasta él ha sido una pareja identificada como evasora gracias a los datos facilitados por el célebre informático.

Hervé Falciani

La sombra de la ‘lista Falciani‘ es alargada. El titular del Juzgado Central de Instrucción número 5, José de la Mata, ha ordenado este miércoles a la Guardia Civil recabar información sobre el gestor de fondos Alejandro Pérez Calzada, marido deMargarita García-Valdecasas, designada en 2013 por el PP jefa de la Oficina Nacional de Investigación contra el Fraude (ONIF). Este es, precisamente, el departamento del Ministerio de Hacienda clave en la lucha contra la corrupción. El origen de las pesquisas que han llevado hasta este financiero se encuentran en una pareja investigada precisamente por los datos facilitados por el antiguo empleado del HSBC. Estos llevaron, primero, a un agente de Bolsa y éste, a su vez, a la filial española del banco suizo de inversión Mirabaud y a Venture Finanzas Sociedad de Valores, relacionados ambos con Pérez Calzada, muy conocido en el mundo de la náutica por haber sido tripulante del ‘Bribón’, el barco del rey Juan Carlos I.

El juez De la Mata envió a la UCO a la sede en Madrid del banco suizo Mirabaud, donde el marido de la jefa de la ONIF ocupó un cargo hasta 2015

Los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) recabaron los datos sobre el marido de la máxima responsable de la ONIF este miércoles en un discreto dispositivo que incluyó la ‘visita’ de dos entidades financieras. Incluso, algunos medios como ABC, aseguran que se llegó a registrar su domicilio familiar, extremo que no ha podido ser confirmado por este medio. El primero, la sede que Mirabaud tiene en la madrileña calle de Fortuny. Allí, los guardias civiles volcaron los datos de diversos equipos informáticos, entre ellos los vinculados a Pérez Calzada, ligado al banco suizo hasta el año pasado . El otro lugar ‘visitado’ por los agentes fue el edificio que ocupan los servicios centrales del Banco Sabadell en el madrileño barrio de Las Tablas. En este caso, lo que buscaban era el ordenador utilizado por un agente externo, Carlos Alberto Sánchez Bienzobas, que ya no trabaja para la entidad.

El origen de dichos requerimientos se encuentran en la ‘lista Falciani’ y, en concreto, en dos nombres incluidos en la misma. Se trata, en concreto, de los de Joel David Alar yMaría Belén Pérez-Minayo Barroso. Ambos aparecían ya en la primera documentación sobre los clientes del HSBC en Suiza que Hacienda recibió procedente de Francia cuando el informático aún no había empezado a colaborar con las autoridades de Madrid. Entonces, el fisco español identificó a cerca de 700 defraudadores, a los que les informó de que conocía que tenían cuentas en el extranjero. La mayoría de ellos, entre ellos los Botín, saldaron sus deudas con el fisco. Sin embargo, 40 personas y empresas decidieron ignorar el aviso, por lo que se inició un proceso penal contra ellos por delito fiscal ya que todos superaban los 120.000 euros de fraude. Entre ellos estaban Joel David, de origen estonio pero nacionalidad estadounidense, y María Belén Pérez-Minayo. Ambos supuestamente defraudaron 10 millones de euros entre 2004 y 2008.

Empresas de servicios financieros

Ambos figuraban relacionados con empresas financieras. Ella, en concreto, con Azahar Servicios Financieros, en la que precisamente figuró como administrador único entre 2013 y 2015 Sánchez Bienzobas, la persona sobre la que el juez José de la Mata ha reclamado información al Banco Sabadell. El motivo: éste había trabajaba hasta hace poco como agente independiente para la entidad catalana, pero antes lo había hecho también para Venture Finanzas, la empresa de Pérez Calzada. Los agentes ‘volcaron’ la información que contenía el ordenador que había utilizado, así como el rastro de sus gestiones que aún se conservaba en los servidores del banco español en busca de indicios de blanqueo de capitales. Él ha sido, de hecho, la persona que ha llevado finalmente hasta el actual marido de Margarita García-Valdecasas, investigado ahora por su presunta implicación en las operaciones sospechosa de blanqueo de capitales.

Perez Calzada aparece vinculado a una pareja de la ‘lista Falciani’ a través de un tercer investigado que había trabajado en su empresa Venture Finanzas

Alejandro Pérez Calzada no es, ni mucho menos, un desconocido en el mundo de las finanzas. De hecho, fue fundador del banco barcelonés Fibanc, del que salió tras vender el 20% que tenía por 42 millones de euros. Parte de ese dinero lo dedicó al lanzamiento de Venture Finanzas, la empresa que le liga al escándalo de la lista Falciani. En 2010, vendio una parte de éste al banco suizo Mirabaud que se hizo con el control total del mismo a finales de 2011 y le cambio el nombre por el de Mirabaud Finanzas Sociedad de Valores. Pérez-Calzada se mantuvo como consejero delegado de la misma hasta febrero de 2015. En mayo de 2016 aún aparecía como presidente y consejero de Venture Ahorro Patrimonial SA. Su nombre también está vinculado a la náutica, deporte del que es gran aficionado. De hecho, ha sido varios años tripulante de ‘Bribón’, en yate que patroneba el rey Juan Carlos durante sus estancias en Mallorca. Además, en 2012 completó en su barco ‘Charisma’ la vuelta al mundo participando en todas las grandes regatas del planeta, un hecho inédito en la historia de la vela española hasta ese momento. De hecho, cuando atracó con el barco en Barcelona fue recibido por el entonces presidente de la Generalitat, Artur Mas.

También conocida mediáticamente es su segunda esposa, Margarita García-Valdecasas, con la que se casó cuando la hermana de ésta, Julia García-Valdecasas, ya fallecida, era delegada del Gobierno en Caaluña. Luego sería ministra de Administraciones Públicas con José María Aznar. La esposa de Perez Calzada llegó al cargo de jefa de la ONIF en julio de 2013, después de que Cristóbal Montoro renovara toda la cúpula de la Agencia Tributaria tras el escándalo por el DNI de la infanta Cristina en el ‘caso Nóos’. Desde entonces, no han faltado las polémicas entorno a ella. Primero, por el nombramiento de una de sus hermanas, Rosario, como responsable de una de las jefaturas adjuntas de Antifraude. Más tarde, porque se resistió a elaborar un informes sobre las donaciones ilegales reflejadas en los ‘papeles de Bárcenas’ en los términos que le reclamaba el juez Pablo Ruz. Y, finalmente, porque rechazó la autoría del informe que propició la investigación sobre Rodrigo Rato. Ahora, el escándalo le llega de la mano de su marido y la ‘lista Falciani’.

Un comentario en “El rastro de la ‘lista Falciani’ lleva a la UCO hasta el marido de la jefa antifraude

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *