PROYECTO ISIS: UN EXTRATERRESTRE EN EGIPTO

http://squitel.blogspot.com.es/

Año 1961, Egipto. En la llanura de la meseta de Guiza, bajo el proyecto Isis, se descubre una tumba con restos momificados de un ser extraterrestre (el visitante de Osiris).Las pruebas, emitidas en un documental del  año 1999,  demuestran que los restos encontrados tenían una antigüedad de 10.500 años antes de Cristo, fecha establecida por el carbono 14 ( C14) .
Además, los rusos recrearon por ordenador la posición exacta de las estrellas, que sin lugar a dudas, deberían ser las posiciones de las pirámides de Keops, Kefren y Micerinos. La recreación demostró que la alineación de las estrellas, con las tres pirámides de Guiza, se remontaba a dicha fecha.
El “ISIS PROJECT” es un proyecto que forma parte de los archivos secretos soviéticos. En él se sugiere que los hallazgos realizados en Egipto llevan a pensar, sin lugar a dudas, que las pirámides fueron realizadas por los extraterrestres. En la mitología egipcia, Osiris fue el primer faraón, muerto y resucitado por su esposa Isis. De esto se sugiere que no sólo Osiris fue un personaje real, sino que un extraterrestre fue el que llevaría la civilización a la humanidad. Después de su muerte fue momificado y enterrado en un lugar secreto.
El lugar fue descubierto gracias al proyecto Isis. Cuando los soviéticos descubrieron la tumba y la abrieron, muchos de ellos murieron por causas desconocidas. Los pocos que quedaron, recuperaron el cuerpo del “extraterrestre” momificado, y una serie de dispositivos tecnológicos colocados al lado del supuesto “ser del espacio”. Este proyecto de investigación realizado por la KGB que comenzó a mediados de 1950 y finalizó en 1960, llamado “Proyecto Isis”, fue dirigido nada menos que por Nikita Jruschov.
Esta extraña historia acerca de la Gran Pirámide de Giza, se puede leer en una edición de la revista egipcia Rose El-Yussuf. Según este artículo, que apareció en 1988, el egiptólogo francés Louis Caparat habría descubierto una habitación secreta en la gran pirámide de Keops (el nombre real del faraón Keops). En esta gran sala, de acuerdo con el artículo, se encontró una caja que albergaba en su interior un extraterrestre. A primera vista, el humanoide parecía estar “suspendido” o en un estado de animación suspendida. Caparat también afirma haber encontrado un papiro, que dice que el lugar de encuentro entre el faraón Keops y los extraterrestres, cuando vuelvan a la tierra, será junto a las pirámides.
Caparat se puso en contacto con un amigo, su colega español, el biólogo Francisco de Braga, al que le facilitó en Egipto muestras de sangre, tejidos y células del extraterrestre para que las analizara. Una vez fuera de El Cairo, Braga fue detenido por las autoridades egipcias y repatriado a España en un avión.
Por último, según reza el artículo en el periódico egipcio, el cuerpo del supuesto extraterrestre se encuentra en un laboratorio militar con los más estrictos niveles de seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.