Adriana – Los personajes en los que vivimos

Psicologia/Roxana García Martínez
https://lamenteesmaravillosa.com
http://mauandayoyi.blogspot.com.ar/

Mujer-con-dos-máscaras

Hemos venido a este mundo a través de un cuerpo, que es el vehículo que nos permite vivir en una realidad tridimensional y, a través de él, aprendemos a relacionarnos en base a programas o “softwares” que ya traemos en nuestros genes. Sin embargo, serán los personajes en los que vivimos los que van a determinar de qué forma interactuamos con nuestro entorno, pareja, amistades…

La semilla empieza a germinar a partir de los 3 años, cuando el niño/a adopta a nivel inconsciente una serie de modelos o personajes tipo, que dependerán de la situación en la que viva y de los distintos estímulos que vaya recibiendo de su entorno.

¿Qué personajes interpretamos?
Según Bert Hellinger existen tres personajes principales, en base a los cuales, forjamos nuestra personalidad. Esto no significa que únicamente vayamos a vestirnos con uno de ellos, sino que estos se irán interconectando y alternando a lo largo de nuestra historia vital. Si bien es cierto, todos/as hemos escogido inconscientemente uno que condicionará esencialmente la forma en la que nos relacionamos.

El Bueno
El primero de los personajes es el bueno y se forma cuando el niño/a ha vivido una angustia de soledad, un vacío interno que parece no llenarse nunca. Cuando el exterior te falla aparece este vacío y la mente busca solventarlo mediante justificaciones del tipo: “me han dejado solo porque soy malo, por eso, si soy bueno me querrán”.

Sin ser consciente de ello, quién interpreta a este personaje desarrolla determinadas dinámicas de comportamiento: se suele callar, hace lo que los demás quieren y prioriza las necesidades ajenas frente a las propias. Su máxima es agradar para evitar la culpa que proviene de la angustia de soledad.

Este personaje se sustenta sobre una de las creencias irracionales del padre de la Terapia Cognitiva, Albert Ellis, que postula sobre nuestra necesidad de obtener amor y aprobación de todas las personas significativas de mi entorno.

perdon

El bueno cree que siendo todavía más bueno conseguirá lo que necesita. Sin embargo, su personaje siempre se siente culpable y responsable de la felicidad de los demás. Si te identificas con este personaje, hazte las siguientes preguntas:

¿Sabes escucharte?
¿Sabes respetarte?
¿Sabes sentirte?
Cuando la respuesta sea afirmativa, esa angustia de soledad desaparecerá. La vibración del amor es lo que va a llenar ese vacío, y esa vibración comienza dentro de uno/a mismo/a.

“A la hora de la verdad, que es la de buscarse a sí mismo en lo objetivo, uno olvida todo y se dispone a no ser fiel más que a su propia sinceridad”
-Gerardo Diego-

El Rebelde
El rebelde es un personaje con mucha potencia energética. Pero en este caso padece una angustia de inseguridad, ya que el niño/a se siente inseguro/a de su figura de apego.

Un rebelde tiene que estar siempre luchando, no puede disculparse, no puede dar su brazo a torcer… Interpreta del exterior que es débil, con lo que su actitud defensiva y combativa servirá para demostrar que él/ella es quien está en lo cierto. Aunque se haga lo imposible por no molestarlo, la confrontación es la herramienta que usa para demostrar que es poseedor de la verdad absoluta, su verdad.

rebeldía-por-Gisela-Kozak-Rovero-640
Sólo viviendo la angustia de seguridad y observando el movimiento que genera a su alrededor, es capaz de conocerse, desarrollando así la comprensión de la que carece.

“Aquellos que nunca se retractan de sus opiniones se aman a ellos mismos más que a la verdad”
-J. Joubert-

El Urna
Este personaje se sustenta en una angustia de identidad, que se ha forjado a partir de la falta de atención de su madre, y que actúa ignorándolo, como si no tuviera ninguna valía, como si no existiera…

El urna intenta pasar desapercibido/a y tiene dificultad para relacionarse con más de uno o dos amigos/as íntimos, a los que “mete en su urna” para autoabastecerse energéticamente. Se trata de un personaje muy mental, que vive en el absoluto control, ya que si algo se descontrola aparece la angustia.

Dentro de este personaje, nos encontramos con grandes investigadores que desarrollaron su inteligencia como fachada a sus carencias relacionales. En el protagonista de “Una mente maravillosa“, Einstein u otras mentes prodigiosas, se han dado magníficos ejemplos de este personaje.

olimpiadas-matematicas

“La felicidad está en el darse cuenta de que vivimos en un personaje y que eso no eres tú”
-Paloma Crisóstomo-

Y tú, ¿en qué personaje vives?…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *