LA NATURALEZA FUNDAMENTAL DEL COSMOS

https://derribandoelmuro.com/

El futurista, físico y místico Peter Russell hace una excelente labor explicando la problemática del estudio de la conciencia que enfrenta la ciencia y proponiendo la alternativa de que aquélla no es un producto de la complejidad de la materia, sino la naturaleza fundamental del cosmos.

Peter Russell

De entrada Russell define la conciencia como “el simple hecho de que estás experimentando, viendo estas imágenes ahora… no tienes que hacer nada para estar consciente, en este sentido la conciencia nunca cambia, lo que cambia es de qué estás consciente”.

Una de las cosas que merecen más reflexión sobre el tema es que todo lo que experimentamos ocurre a través de nuestra conciencia, más allá de que exista o no una realidad independiente de nuestra mente. Nuestro cerebro interpreta patrones de información –ondas electromagnéticas– y los reconstituye como objetos, los cuales tienen cierta forma y significado sólo a través de nuestra conceptualización y de un acuerdo consensual.

Dice Russell:

No hay un color verde allá afuera […] los fenómenos que experimentamos no existen en el mundo objetivo como tales, existen como un fenómeno en nuestra conciencia. Esto no quiere decir que no existe el árbol afuera sino que comúnmente confundimos la representación con la realidad… Incluso la materia en sus componentes fundamentales no es en absoluto como la experimentamos… La física cuántica ha descubierto que las partículas en realidad no son partículas, son algo así como nubes de existencia potencial… no son cosas como las conocemos, la materia no está hecha de materia. La materia está hecha de partículas de energía: de átomos y subpartículas.

Lo único que podemos decir es que las cosas no son homogéneas; existe la diferencia, no sabemos de qué está hecho el cosmos, pero sí que está diferenciado –esto es, distintos patrones de información. La información,  interpretada por los sentidos y decodificada por el cerebro, es lo que nos aparece a nosotros como el mundo tridimensional, sensible y con sonido “surround”, pero esto sólo existe en nuestra conciencia, una realidad virtual creada por el cerebro.

Russell apunta que, si bien hay una correlación entre los procesos del cerebro y nuestra experiencia, esto no resuelve el llamado problema duro de la ciencia: “Es más fácil explicar cómo evolucionamos a partir de células simples que explicar cómo llegamos a ser conscientes…

¿Cómo se creó la conciencia?… ¿cómo procesos materiales  en el cerebro dieron lugar a la mente inmaterial?”. Pensar que la materia generó la conciencia genera todo tipo de problemas, como decidir hasta dónde estirar la liga, ¿en dónde empieza la conciencia, en un pájaro, en un gusano, en una piedra? Y, ¿cómo es que en algunas partes la materia no genera conciencia y en otras sí?

“Una alternativa es que la capacidad de experimentar está presente hasta cierto punto en todas las cosas, no aparece de la nada como por arte de magia, la experiencia yace en la base del árbol evolutivo”. Tomando esta visión de la conciencia como fundamental, ayudaría a explicar algo que parece esencial en la ciencia moderna, esto es, que el observador juega un papel preponderante en los fenómenos de la naturaleza; una perspectiva de la conciencia como esencial incluye y explica la influencia del observador.

“El cosmos no es sólo un vasto campo de información, es un campo que Es y Está consciente, un campo de conocimiento, de conocerse a sí mismo…”: el auto- descubrimiento.

Para explorar la naturaleza fundamental del cosmos no tenemos que viajar al espacio exterior, es suficiente viajar el espacio interior, [la conciencia Es] lo único que no podemos negar y lo único que la ciencia no ha logrado explorar”, concluye Russell. Y esto es verdad: lo único que podemos decir con seguridad es que existe la conciencia, y que todo lo que conocemos lo conocemos a través de nuestra conciencia; es por ello que algunos científicos como Jacobo Grinberg, siguiendo tradiciones místicas, han considerado que lo único que existe en el universo es la conciencia.

2 comentarios en “LA NATURALEZA FUNDAMENTAL DEL COSMOS

  1. La respuesta a la pregunta:¿por qué en algunas partes la materia no genera consciencia y en otras sí?,la dió el obispo de Berkeley en el año 1706 “…la materia no existe,es una creación de la mente”

    1. La materia es una solidificación-densificación de la energía, en un universo donde todo es energía. Para que exista cpnsciencia (o conciencia), esa energia debe llevar implícita Chispa divina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *