El pueblo Mari: animistas de Eurasia.

http://unaantropologaenlaluna.blogspot.com.es/

“Los Mari no pueden talar árboles. Su conciencia no se lo permitirá.  Si has talado un árbol, has destruido un ser viviente.” 
“Dicen que tenemos que aumentar el consumo para salir de la crisis económica, pero si todos empezamos a consumir al nivel de Inglaterra o Estados Unidos, destruirán la tierra dentro de una década” “Nuestras mujeres ni siquiera se vierten el agua sucia en el río”
Vitaly Tanakov, karta o sacerdote Mari.
Los Mari son un grupo étnico ugrofines, que han vivido tradicionalmente a lo largo de los ríos Volga y Kama en Rusia. Tienen un segundo nombre: Cheremis. La palabra Cheremis significa “hombre blanco”. El color blanco fue un color sagrado para los Mari. En épocas pasadas vestían con este color.
Se compone de tres grupos diferentes: Mari del prado, que viven a lo largo de la orilla izquierda del Volga; Mari de la montaña, que viven a lo largo de la orilla derecha del Volga, y Mari oriental, que viven en la República Bashkortostán. En el censo ruso del 2002, 604,298 personas se identificaron como “Mari”.

Tiene su propio idioma, también llamado Mari, que se escribe con el alfabeto cirílico y dispone de cuatro dialectos diferentes, que no son todos mutuamente inteligibles. Dicen que su lengua suena un poco como una extraña mezcla de turco y finlandés, y también dicen de ellos que son los últimos paganos de Europa.

“Nosotros no somos paganos” aseguran su karta (sacerdotes) “Llamamos a nuestra fe la religión tradicional Mari”

Una fe animista que ha sobrevivido a siglos de hegemonía cristiana y musulmana.

En el verano, las ceremonias incrementan. De hecho, como la mayoría de las religiones animistas, la fe Mari tradicionalmente no conoce las escrituras sagradas y no hay edificios sagrados, templos o iglesias. La naturaleza es su templo. Ellos prefieren reunirse en “küsoto”, arboledas aisladas: tienen aproximadamente 400 küsoto sagradas.

Una cosecha abundante, dicen, vendrá de Agavairem, una manifestación del Gran Dios Yumo (Blanco), que incluyen el sacrificio ritual de animales como los gansos, considerado el animal más sagrado debido a su capacidad para comunicarse con los tres elementos naturales: tierra, aire y agua. También el buey o la oveja son los animales elegidos. Después de la comida, deben quemar cualquier carne que quede para que los animales pueden renacer en el cielo. “Estos ritos son nuestra forma de agradecer a los dioses por la armonía” dice Mikhail Aiglov.
La fe Mari es una fe que conecta estrechamente al individuo con la naturaleza, y que para eso poseen un panteón de dioses que residen en los cielos, el más importante el Gran Dios Blanco (Ош Кугу Юмо, Osh Kugu Yumo) con sus nueve sustancias o hipóstasis, que van desde el dador de vida Ilyan Yumo a la diosa del nacimiento Shochin. Otros dioses menores incluyen el dios del fuego (Тул Юмо, Tul Yumo) y el dios del viento (Мардеж Юмо, Mardezh Yumo). También creen en los semidioses (керемет, keremet) que viven en la tierra. El más venerado de ellos es Chumbulat (Чумбулат), o Chumbylat (Чумбылат), un líder guerrero.
Cada dios posee su propio árbol sagrado, que están unidos con un cinturón hecho de estopa de tilo que se sumerge por primera vez en la sangre del animal sacrificado. Después de la oración, la cinta se quema en el fuego.
Prácticamente no existen empresarios Mari en el negocio más lucrativo de la zona, la tala de árboles, señala el karta o sacerdote Vitaly Tanakov. “Los Mari no pueden hacer eso – su conciencia no se lo permitirá- debido a que un árbol tiene un alma en un proceso de transición de la evolución. Si has talado un árbol, has destruido un ser viviente.” La venta de agua de manantial también está fuera de su cultura. “El agua es una de las hipóstasis de Yumo, por lo que significa la venta de Dios.”
Tanakov opina que se debería promover los valores tradicionales de este tipo entre los Mari, así, las autoridades estatales perderían su capacidad de controlar la población. “La riqueza ya no sería un instrumento de poder”.
“Dicen que tenemos que aumentar el consumo para salir de la crisis económica, pero si todos empezamos a consumir al nivel de Inglaterra o Estados Unidos, destruirán la tierra dentro de una década” “Nuestras mujeres ni siquiera se vierten agua sucia en el río”

Pero la fe Mari no es una fe cerrada y aislada, y ha sido descrita como sincrética, que combinan elementos de diferentes religiones. Aunque, como recuerda Dudina, poeta e intelectual de la capital Ioshkar-Ola: “Hay tantas tradiciones paganas en el cristianismo. Mira el árbol de Navidad”.

El fotógrafo italiano Raffaele Petralla muestra con sus fotos ropa tradicional Mari, sus rituales, y un paisaje cultural de Rusia que se extiende por siglos. Desapercibida por gran parte del mundo exterior, la fe Mari ha hecho una notable recuperación desde el fin de la Unión Soviética.

http://www.raffaelepetrallaphotographer.com/mariskyslide.html

Fuentes:
http://www.themoscowtimes.com/sitemap/free/2009/6/article/europes-last-pagans-worship-in-marii-el-grove/379152.html
http://www.newyorker.com/culture/photo-booth/the-resilient-pagans-of-russia
https://rbth.com/multimedia/pictures/2013/10/25/life_in_mari_el_between_the_natural_and_supernatural_31149
https://www.opendemocracy.net/od-russia/geraldine-fagan/russias-last-surviving-pagans-targeted-by-law-enforcement
https://mariuveren.wordpress.com/2010/01/27/russias-unorthodox-worshippers/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *