Invitación al CORAZÓN, Invitación a la PAZ de SER

por Pablo M. Rizzo

Pablo M. Rizzo

Si te fijas bien, si puedes quedarte quieto, en silencio y conscientemente alerta, percibirás que tu percepción va a ir cambiando de foco, desde el percibir las múltiples formas y nombres que aparecen en cada instante y son conceptualizadas en la mente, hacia una consciencia continua, profunda, abierta como el cielo, como un trasfondo consciente en donde todas las formas surgen espontáneamente.

Este trasfondo consciente, está siempre presente, aunque no nos demos cuenta de esto. ¿Cómo es sino que ahora mismo estás percibiendo estas palabras?; ¿en dónde están surgiendo? … Ahí, en ese Espacio de Consciencia, ilimitada, siempre presente, que puede ser vivido ahora mismo, como el sustrato desde donde podemos experimentar la vida que percibimos.

Fíjate también, que esta consciencia no requiere ningún esfuerzo para existir. Existe por Sí Misma, en Sí Misma. Es la Fuente de todo conocer.

Es quietud, ilimitada, vacuidad, pero en donde toda la manifestación aparece como existencia, por lo tanto, es la fuente de toda existencia, el Corazón, el Centro sin centro, donde el tiempo y el espacio surge, pero es en Si Misma sin tiempo y sin espacio. Es sin esfuerzo, espontánea, sin comienzo y sin final.

Ahora mismo, si lo sientes, puedes reposar en y como esta Consciencia. Si si, ahora mismo, porque esta aquí y ahora, inseparable de lo que “Tú” como persona crees ser. “Tú” o “Yo” es inseparable de esta Consciencia. Deja que el “Yo” personal, repose en esta Consciencia impersonal, como Ser-Consciencia-Dicha (SatChitAnanda en idioma Sánscrito). Es la sensación sutil de simplemente “estar siendo” … esa sensación que mora en nuestro Corazón.

Está siempre Presente, solo tenemos que recordarla, volver nuestra atención al mismo hecho de estar siendo conscientes. Entonces el “Yo” personal que se siente separado, se diluye como un hielo en el agua, como una ola en el océano, sin hacer esfuerzo, regresas a tu Plenitud.

Es nuestro llamado a regresar al Corazón. Un llamado a sentir y cultivar la Paz que hay dentro.

No es “algo” que “Yo” te pueda dar. Es en realidad tu Esencia, lo que ya está en TI. Sólo surgen los indicadores …

OM Shanti Shanti Shanti,
Que haya Paz, que haya Paz, que haya Paz en nuestros Corazones.
Que todos los seres sean Felices.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *