(DDLA) “JFK”

Morféo de Gea
Detrás De Lo Aparente nada es lo que parece!!
detrasdeloaparente.blogspot.cl

1963 fue un año de bastante convulsión en el mundo, entre otros acontecimientos importantes y significativos, fue el año del asesinato de John F. Kennedy, el impulsor del proyecto Apolo. Aunque parezcan hechos aislados, todo está relacionado y fue el comienzo de la colonización del planeta por Baphomet y sus seguidores. Luego de la muerte de Juan XXIII, la iglesia fue tomada como la piedra angular para la conquista final del lhumanu. En ese encuentro en los jardines de Castel Gandolfo, se le puso en aviso a Juan XXIII de los planes de Baphomet, se le advirtió también que la iglesia a la que el tanto apreciaba, era un brazo más de la bestia y que si no actuaba rápido, sería el trono de Baphomet y sus fieles seguidores y representantes del pueblo elegido. Juan XXIII se comunica entonces con John F. Kennedy y le relata lo sucedido, Kennedy no estaba ajeno a los acontecimientos con los ETs desde la época de Eisenhower y fragua un plan junto con el Papa y un pequeño grupo de su confianza, para develar al mundo esta información y de esta manera, truncar los planes de los oscuros.
Kennedy lo haría de forma pública para todo el mundo y Juan XXIII lo avalaría de forma oficial para los creyentes y el resto de seguidores, creando la fuerza necesaria entre gobierno y religión para vencer al enemigo.
Mientras tanto, el programa Apolo, cuyo verdadero propósito era demostrar científica y categóricamente la artificialidad de la luna, avalando todo lo anterior expuesto, se desarrollaría paralelo al de los oscuros, que ya estaban hacía tiempo en territorio selenita, con la tecnología entregada por los representantes del pacto.
El resto de la historia, ya la conocen, el 3 de junio muere Juan XXIII y el 22 de noviembre Kennnedy es asesinado en Dallas y los planes de revelación de la verdad son desbaratados
”  El reinado de baphomet

Se cumplieron 50 años del asesinato contemporáneo más conocido y controvertido de la historia del siglo XX. John Fitzgerald Kennedy, uno de los presidentes norteamericanos que no comulgaron con el pacto y los oscuros sionistas que lo representan, fue asesinado por su decisión de dar a conocer el gran complot, asesinado a manos del servicio secreto por orden y autorización del Opus Dei, que ya se había ocupado de Juan XXIII hacía cinco meses y diecinueve días atrás. Lamentablemente la absurda historia de Lee Harvey Oswald sigue siendo la versión oficial del asesinato y sus causas, y muchos esbirros comunicadores siguen promoviendo el engaño como promueven todas las absurdas mentiras que pululan por la red y por los medios de comunicación masivos. Comunicadores inescrupulosos, vendidos, cobardes como todos los que creen en sus cuentos porque es más fácil seguir en la mentira que enfrentar la verdad. Es más cómoda y segura la apatía del creyente que la desafiante rebeldía del transgresor.

Estamos en los tiempos del Dragón, que es nuestro tiempo, es el no tiempo donde la medida de éste es la medida de nuestra expansión de consciencia, abarcando la totalidad de nuestra existencia y sus nueve niveles. Este no tiempo exige compromiso y acción hacia uno mismo y los demás, pues las batallas no se libran sólo en este espacio matricial, porque como seres multidimensionales que somos, debemos entregarnos de forma completa para que los metrónomos internos y externos se sincronicen y logren su misión, que es la Misión del colectivo de la humanidad y del sistema entero. Esa sincronización se dilata si un metrónomo no funciona o si se resiste a la sincronicidad retrasando todo el proceso.

Un Amasterdamo se inclina ante sus mayores para agradecer, pero también hacia sus menores para enseñarles, vestirlos y lavar sus pies, pues ellos son la causa de su existencia, son el propósito de su maestría, el orgullo de sus logros, la satisfacción de sus avances, son la causa de sus alegrías y el motivo de sus tristezas si estos no alcanzan el objetivo o se pierden en el camino. Como Humanos tenemos la responsabilidad de nuestros actos, pero como Viryas también tenemos la responsabilidad de que los actos de nuestros prójimos mantengan el rumbo y el ritmo deseado. Sin embargo, un Amasterdamo está para servir a los Humanos y los Viryas, pues su propósito y su Misión trascienden la existencia y se proyecta a toda la vida como consciencia y energía que amalgama los espíritus de los Seres que tomaron su compromiso. Un Amasterdamo ve la totalidad de la octava desde su intención inicial hasta su propósito final y no puede ni debe detenerse o desviarse por “menudencias” que no son importantes para la Misión final y retrasan la sincronización del metrónomo.

JFK murió por mantener sus convicciones y ser responsable de un pueblo engañado, desconozco si su intención inicial y su propósito final eran con fines claros y nobles, pero mantuvo sus principios acertados o equivocados hasta el final y no cedió a los intereses de los oscuros que lo presionaban.  John F. Kennedy cumplió su propósito y su misión como tantos otros que murieron por las mismas causas, pero en distintas circunstancias, en manos del oscurantismo reinante, por mantener sus convicciones aunque por ello les costara la vida. Yo decreto que sus muertes no fueron en vano y si muero cumpliendo el propósito y la Misión, defendiendo los ideales de un mundo y una realidad diferente, donde la magia, la igualdad y el amor al prójimo es posible, será la muerte más dulce y noble que pueda haber tenido. En definitiva, todos moriremos algún día y prefiero morir en la transgresora rebeldía del anarquista, que en la segura y egoísta apatía del burgués.

***

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *