Aida. La canela puede mejorar la capacidad de aprendizaje, según nuevo estudio

POR CONAN MILNER – LA GRAN ÉPOCA

La canela puede mejorar la capacidad de aprendizaje, según nuevo estudio

La canela puede mejorar la capacidad de aprendizaje, según nuevo estudio

(Foto: Chris Cross)
La canela se ha usado como medicina por más de 3.000 años. Estudios actuales han confirmado que esta corteza dulce y picante puede ayudar con a tratar la diabetes, la digestión y el dolor. Sin embargo, investigaciones recientes han revelado una función potencialmente nueva de la canela: mejorar nuestra capacidad de aprendizaje.

En un estudio publicado en el Journal of Neuroinmune Pharmacology en junio de 2016, los investigadores han encontrado que ratones, que previamente tenían una memoria pobre, aprendieron a recorrer un laberinto en menos de la mitad del tiempo después de consumir canela por vía oral durante un mes, incluso cuando se cambió la ubicación de salida en cada prueba.

También descubrieron que el tratamiento con canela contribuyó a cambios favorables en el hipocampo de esos ratones.

Si los efectos observados se convierten a dosis de tamaño humano, los adultos necesitarían alrededor de la mitad de una cucharadita diaria de canela en polvo.
En una prueba anterior, el mismo grupo de investigadores encontró que la canela protegía a las proteínas y neuronas del cerebro propensas a deteriorarse en la enfermedad de Parkinson.

Cómo funciona

(Foto: Damian Cabrera / EyeEm)
(Foto: Damian Cabrera / EyeEm)

Según investigadores, el benzoato de sodio -una sustancia química que nuestro cuerpo extrae de la canela al metabolizarse en el hígado- es lo que mejora la salud del cerebro. Asimismo los estudios demostraron que esta sustancia tiene acciones antiinflamatorias y antioxidantes y ayudan a promover neuronas sanas y fuertes. Es por eso que este producto es un fármaco aprobado para algunos trastornos neuronales.

Entonces ¿por qué no omitir la canela y usar el benzoato de sodio puro? Según el Dr. Kalipada Pahan, uno de los autores del estudio y profesor de Neurología en Rush University Medical Center, la canela es más potente que esta sustancia química.

“Si usáramos el benzoato de sodio, tendríamos que utilizar una dosis tres o cuatro veces más alta al día, porque el benzoato de sodio es soluble en agua y se excreta rápidamente a través de la orina”, escribió el Dr. Pahan en un correo electrónico.

“Por otro lado, esta sustancia es liberada lentamente de la canela dentro de nuestro cuerpo durante todo el día. Por eso, la canela en sí funciona como una fórmula de liberación lenta de benzoato de sodio. Esta es sin duda una de sus ventajas”, según el Dr. Pahan.

Otra desventaja del benzoato de sodio sintético es la toxicidad. Es utilizado como conservante para alimentos y bebidas porque inhibe al moho, pero en altas dosis, también se ha relacionado con enfermedades neurodegenerativas. Peor aún, cuando el benzoato de sodio sintético se mezcla con la vitamina C, formula benceno, un conocido carcerígeno. Tales efectos nocivos no ocurren con la canela.

Cómo usarlo

(Foto: Sofia Bagdasarian / EyeEm)
(Foto: Sofia Bagdasarian / EyeEm)

Estos estudios en ratones fueron los primeros pasos, pero queda por verse si la canela mantiene la virtud de incentivar el cerebro en aplicaciones en humanos. Pahan dice que se discute sobre si se usa en alumnos con aprendizaje lento, para ver sí se tienen experiencias similares a las de los ratones.

Los pacientes con demencia, es otro grupo que podría beneficiarse al consumir canela. “Estamos hablando con neurólogos para un posible ensayo clínico en la enfermedad de Alzheimer”, dijo Pahan.

El Cinna aldehído y otros compuestos específicos sólo en la canela son los que desencadenan la producción de benzoato de sodio en el cuerpo, y ambos, la corteza de cassia (canela china) y la verdadera canela, tienen este efecto. Pero Pahan recomienda (Cinnamomum verum) de Ceilán más dulce, o canela de Sri Lanka para su uso a largo plazo, porque la corteza de casia contiene pequeñas cantidades de camarina, una molécula tóxica para el hígado.

Si se traducen los efectos observados en ratones a dosis de humanos, se necesitaría de unos 3 gramos diarios de canela en polvo (un poco más de la mitad de una cucharadita).

Por supuesto, al ver lo que puede hacer la canela en el laboratorio, Pahan disfruta de una dosis más grande.

“Cada noche tomo como suplemento una cucharadita de (Cinnamonum verum), canela en polvo mezclada con miel”, compartió.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *