«Siendo Nuestra Experiencia» Iam Saums.

15 Julio 2016 – del Sitio Web IAmSaums
traducción de Adela Kaufmann – Versión original en ingles
www.bibliotecapleyades.net

«Hasta que no elijamos
nuestra propia experiencia de vida,
nunca vamos a vivir verdaderamente».

Hilo Común

Hay más de seis mil millones de interpretaciones únicas de la vida en el constructo tridimensional que experimentamos como realidad.

A pesar de que los seres humanos tienen la inclinación popular de gravitar hacia una común a la que estamos vinculados, nuestra verdadera visión y naturaleza es de notable multiplicidad.

Inevitablemente, nos sometemos a un acondicionamiento interior y periférico para seguir la línea de la realidad. Llegamos a ser ecos sociales para una existencia de ingeniería que está distorsionada, que es difícil de alcanzar, oscura e inconsciente.

Nuestro deseo de diversiones sociales, confort, identidad, propósito y seguridad, significativamente pesan más que nuestra búsqueda para cumplir con nuestro ser, la creatividad, el destino, el amor y la verdad.

Fundación de la Ilusión

Estamos programados a creer que nuestra inteligencia es el único benefactor de nuestra supervivencia.

Nuestra insaciable fascinación con nosotros mismos y nuestro lugar en el mundo que nos distrae de todo lo que es sagrado. Con el tiempo, cambiamos nuestra pasión para vivir con una adicción a comprar.

Nuestras experiencias genuinas que nos empoderan y nos enriquecen son sustituidas por eventos virtuales grabados en un recibo de compra. La medida de nuestro cumplimiento está en la cantidad de nuestro entretenimiento en lugar de la calidad de nuestra experiencia.

La sociedad se convierte en una moneda de diez centavos sin valor, que promete una gran cantidad de abundancia, felicidad y significado, aunque rara vez se cumple.

Cableados por la Razón

Somos seres multidimensionales con posibilidades eternas y un potencial infinito.

Nuestro adoctrinamiento en los principios y estructuras complejas de las condiciones de la realidad estándar nos hipnotiza y nos manipula hacia la cadena humana del instinto, la reacción y la supervivencia.

Somos similares a un barco de carga con velas desabrochadas, rebotando sobre los mares sociales de la casualidad. Nuestro cuerpo y el cerebro es nuestro hardware y nuestro software es un programa de dos dimensiones del instinto y el intelecto.

Nosotros olvidadizamente dependemos y estamos atados al conocimiento y la lógica, acondicionados a ser simulaciones en un paradigma de pensamiento, amenaza y miedo.

Jugando en los ángulos

Todos nosotros estamos lavados del cerebro y hechizados por los filtros de las múltiples facetas de nuestras propias percepciones.

Con frecuencia se nos presenta la oportunidad de elegir la forma en que contemplamos nuestra experiencia de la vida. La mayoría de nosotros vemos el mundo a través de un tapiz elaborado de nuestro análisis, miedos, juicios, y deseos.

Rara vez observamos el mundo como realmente es.

Lo vemos la forma en que nos gustaría que fuera. Vivimos de estas fantasías personales y empujamos las agendas de nuestras posiciones en la búsqueda de hacer la realidad común cada vez más cómoda, conforme o conveniente a nuestros propios deseos.

Nos comprometemos con una ilusión de lo que es en lugar de su autenticidad.

El mundo que Habilitamos

Nuestro poder personal está en nuestra

  • creatividad
  • compasión
  • conciencia
  • amor
  • transformación

Sin embargo, lo expresamos nuestro más a menudo con

  • drama
  • juicio
  • opinión
  • atropello

No es que seamos meramente ajenos a nuestra verdad y propósito.

Somos producto de la ética de la sociedad a la que ansiosamente nos sometemos. Parece más fácil abandonar nuestra propia y única experiencia, existencia y percepción como un sacrificio no auténtico y noble en lugar de reclamar y vivir la vida a la que estamos destinados.

Somos tan poderosos como seres humanos.

Sin embargo, nos comprometemos a matar nuestras vidas diarias con nuestra negación, desinterés, duda y obediencia a la esclavización de la realidad.

«Deja de lado tu derecho.
Deja de lado tu mal.
Deja de lado la mentira.
A la que perteneces».

El Dios Humano

La invención humana de Dios que aceptamos y se espera que creamos es principalmente una de juicio, venganza e ira.

Es el miedo más allá del mito que cautiva nuestra lealtad. La embriaguez de este falso poder nos seduce a la emulación e imitación. Aunque a menudo no vemos la verdad más evidente de esta influencia «divina».

La potencia bruta de nuestro ego desatendido impone una experiencia y percepción de cinismo, renuncia y ridiculizamos cualquier cosa que no sea de nuestro propio diseño inteligente.

Adoptamos una defensa de desaprobación, drama, opinión y rumores en lugar de estar presentes a las posibilidades de aceptación, compasión y comprensión.

Signos Vitales

El campo de la medicina identifica la vitalidad de nuestra existencia, tomando el pulso, analizando nuestra respuesta a los estímulos, observando la respiración en diferentes áreas de nuestro cuerpo y escuchando a nuestro corazón.

Cuando nos encontramos con estos criterios básicos, se nos da una etiqueta de brezo y un reconocimiento de la vida.

Sin embargo, la verdadera medida de la vida se encuentra en nuestro potencial, expresión y voluntad de hacer una diferencia. El verdadero significado de la vida es servir a otros, tanto o más que a nosotros mismos por el bien del servicio.

Cuando elegimos ejercer esta oportunidad, instantáneamente transformamos nuestra experiencia en una de comunidad, propósito y posibilidad.

Propósito

La mayoría de nosotros vivimos nuestras vidas en ausencia de propósito.

Tenemos una tendencia a tirar estragos al viento y ver lo que vuelve a nosotros. Más a menudo que no, muy poco vuelve, al menos a nuestro deseo. Desafortunadamente, el propósito no es principalmente ejercido, mucho menos existente en nuestra sociedad.

La naturaleza misma de la realidad no es compatible o sostiene (apoya) lo extraordinario. Nuestro enfoque personal depende únicamente de cuálcómo y por qué de nuestra experiencia. Estos son los elementos cruciales de nuestro potencial para potenciar a nuestras vidas.

Cuando traemos propósito a todas las facetas de nuestra experiencia, expresamos creatividad, conciencia, iluminación y transformación.

La verdad del Falso Poder

Cada uno de nosotros tiene su propia experiencia única de vida definida por nuestras elecciones, el enfoque de nuestra energía, la percepción (es) que abrazamos y el destino que cumplir.

No hay nadie más en este mundo que podría o debería degradar, desacreditar, juzgar o cuestionar la autenticidad, la intención, el significado y el valor de nuestras experiencias. Todos simplemente se esfuerzan por ocultar o proteger sus propios miedos, inseguridades, insuficiencias y debilidades.

Hemos sido criados en un entorno social en defensa que es de gran peligro para los objetivos coincidentes de nuestra expresión.

La fuerza del falso poder que proyectamos sobre los demás en última instancia, disminuye la verdad de la nuestra propia.

Siendo Nuestra Experiencia

No hay nada más importante en nuestra vida que quién nosotros estamos siendo.

En una realidad donde el ser ha sido barrido bajo la alfombra proverbial de la sociedad contemporánea, es verdaderamente la única gracia salvadora para el presente y el futuro de todos.

Quien somos crea, expresa y sostiene la calidad de nuestro compromisoNuestra visión, capacitación, propósito y soporte inspira cómo realmente vivimos nuestras vidas.

De nosotros requiere nuestra creatividad, confianza, valor y coraje para manifestar nuestra mayor experiencia.

Sólo a través de nosotros podrá el poder de nuestra experiencia trascender los límites de la realidad y de la sociedad y transformar el mundo

 «Las experiencias más grandes
que tendremos siempre
son las que elegimos crear.»

***

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.