Las estrellas pueden tener la prueba de la vida extraterrestre

http://www.shock.co/

Todo el tiempo se ha buscado vida extraterrestre tratando de ubicar planetas con zonas habitables. Es decir, que permitan temperaturas suaves y la existencia de agua líquida. Pero según una nueva teoría publicada por el Journal of the British Interplanetary Society, el físico y astrobiólogo  Milan M. Ćirković propone búsquedas en un lugar inesperado: planetas transformados de manera artificial en estrellas.

Ćirković, del Observatorio Astronómico de Belgrado, explica que la existencia de estrellas artificiales podría ser el indicio más seguro de la existencia no solo de vida extraterrestre, sino de una especia tecnológicamente avanzada.

Ahora, ¿qué es una estrella artificial? En teoría, los planetas gigantes gaseosos como Júpiter son, en realidad, estrellas fallidas que no han llegado a entrar en ignición. Si se insertara de manera controlada un diminuto agujero negro en el núcleo de uno de estos planetas, se podría lograr que alcance la masa crítica suficiente como para convertirse en una pequeña estrella. Ese proceso se conoce como estelificación.

Lo difícil de saber es, si una hipotética raza extraterrestre hubiera logrado estelificar un planeta gaseoso, ¿qué aspecto tendría esta estrella artificial? ¿Cómo identificarlas? El astrobiólogo cree que hay factores que podrían hacernos sospechar, como encontrar una estrella de masa y tamaño inusualmente pequeños que forme parte, por ejemplo, de un sistema binario y que tenga planetas en zona habitable a su alrededor. Las estrellas conocidas como enanas marrones, un raro híbrido entre planeta gaseoso y estrella, podrían ser también indicios de esta ingeniería planetaria.

Con la tecnología que tenemos es difícil saberlo aún. No hemos desarrollado algo capaz de identificar si algún cuerpo cumpliera todas las características descritas por Ćirković, pero la perspectiva de este astrobiólogo nos da una cosa más a tener en cuenta cuando analizemos los datos que nos llegan de nuestros ojos en el cosmos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *